Rueda de prensa de ‘Invasor’

Invasor, rueda de prensa.

El pasado dia 28 de noviembre asistimos al pase de prensa de “Invasor”, podeis leer AQUÍ la crítica. Después del pase todo el reparto masculino de la película, estuvo arropando al director Daniel Calparsoro en la rueda de prensa, Antonio de la Torre, Alberto Amman, Karra Elejalde, Bernabé Fernández, además de Emma Lustres de la productora Vacas, Juan Gordo de Morena Films, Fernando Marías novelista, autor de la obra en que se basa la película y Javier Gullon guionista.

Invasor, rueda de prensa.

Los medios presentes tuvimos ocasión de resolver nuestras dudas con algunas preguntas al respecto del proyecto de Daniel Calparsoro, estas son algunas de las interrogantes que obtuvieron su respuesta:

  • ¿Hasta qué punto la película es fiel al libro?

Daniel: Es fiel en el contenido, en el espíritu, en la forma es bastante infiel, digamos que los personajes son los de la novela y el fondo de lo que ocurre, tanto el inicio como los eventos. Pero la novela es más reflexiva se mete mucho más en la mente del protagonista y pertenece a otro tipo de género. Hemos cogido el dilema de la historia y la hemos transformado a un thriller de acción.

  • ¿Cuál fue el motivo, o los motivos que le llevaron a aceptar este trabajo?

Daniel: Llevaba tiempo sin hacer cine y me habían llegado varios proyectos, no me decidí hasta que llegó Invasor, tenía dos cosas fundamentales para mi vuelta al cine; la primera un contenido y peso muy importante el dilema que plantea sobre asumir uno las responsabilidades de lo que hace cada me parecía un tema muy universal, que no estaba sólo relacionado con el tema de la guerra de Irak, si no que estaba relacionado con el ser humano y que incluso hoy en día es algo que está en la calle, el tema de la corrupción moral que se vive en este país, supongo que en los demás también. Y lo segundo, que me dejaron la idea de transformarlo en un thriller de acción, de aventuras con persecuciones de coches y muchísima acción. La ambición que tenía yo visual cinematográfica a los productores les interesaba y les atrajo y me apoyaron en ello, con esos dos mimbres ya tenía bastantes para embarcarme.

  • ¿El libro refleja un hecho concreto que no se ha conocido o una generalidad?

Fernando Marías: Es una novela de ficción, lo que cuenta es absolutamente inventado, pero creo que es totalmente posible haber ocurrido: El juego entre lo que vemos, lo que nos muestra, entre la realidad, todos somos muy conscientes y cada día que pasa más, porque vemos que estamos temidos en una manipulación permanente, yo no lo cuento en la novela, aunque se sugiere, en la película está más contado.

  • ¿Quería saber si los actores habéis tenido en la cabeza algún personaje o habéis tenido conciencia de pareceros a otros en otras películas?

De la Torre: (Entre risas) Me alegro que te pueda parecer verosímil, que te pueda parecer Tom Berenger, la pregunta en sí es ortodoxa, yo creo que eso era un poco inviable, una cosa muy castiza ya de fábrica, sólo quería hacer este chiste yo no soy de pensar soy un hombre de acción, (agudizando el tono y con más risas entre los asistentes; es evidente que comenzó el humor en la rueda de prensa.

Ammann: Yo por mi parte me he inspirado en algunos documentales bélicos que me sugirió Daniel, que reflejan la situación de militares en el exterior, tuve suerte de encontrar uno sobre militares españoles en Oriente, y eso me sirvió ya que de lo que más hay es material de militares norteamericanos. No me tuve que contaminar demasiado ya que la identidad de los personajes es potente.

  • ¿Las cosas más cuidadas de la película es la parte bélica?

Daniel: El objetivo era hacer un contraste muy fuerte entre el mundo de oriente medio y el español y europeo. La parte de Irak está muy trabajado porque otras muestran un tono más amarillentas, y más planas de fotografía. Queríamos trasladar también a una película de aventuras en un país lejano, y hemos utilizado una paleta de colores amplia, para todo lo que es naturalidad, utilizando muchos rojos, verdes, colores primarios que le dan mucha vida a la imagen y con cámara en mano. Por el contrario en Coruña se rodó de modo más tranquilo con la cámara sobre el trípode con una paleta de colores más limitada, en tonos grises, era un contraste entre el mar y el desierto. Pero la última parte aunque está en Coruña volvemos a rodar de la forma que se hizo en Irak. Todo esto está estudiado desde el guión con el director de fotografía. Tengo que mencionar a los Production Designer que es una figura que no se ha utilizado mucho aquí, es como el directo r artístico pero que se hace el diseño completo de la película.

  • ¿Te ha costado algún entrenamiento especial para las escenas, Alberto Amman, y cuál fue la que más te costó rodar?

Todas, risas, no hizo falta un entrenamiento específico, sólo alimentarse bien y descansar lo más posible para que el cuerpo aguantara la dinámica de rodaje, lo que más me costó fue el trabajo interno que me preparé con los profesores que siempre trabajo. Queríamos crear un personaje que de momento está pero está ausente, que un trozo de su alma y de su espíritu está en un sitio guardado que no se sabe dónde, hay un problema de fondo que es bastante serio. Un diálogo interno con una necesidad que no es muy clara, porque es muy ambiguo y sostenerlo era lo más difícil, y cada día estaba presente y que estuviera como una nota de fondo sonando a pesar de que sonaran otras. Las escenas de acción al estar protegidos estaban cubiertas, aunque la paliza ha estado. Hemos estado cubiertos por especialistas y nos han ayudado a cubrir las coreografías.

  • ¿Yo preguntaría a Antonio si la escena de la playa no te mosqueaste, cómo de duro es rodar eso?

Si fue duro, a medida que voy cumpliendo años en la vida me voy dando cuenta que el esfuerzo es directamente proporcional a la satisfacción que te produce, y es verdad que la secuencia nos costó y que fui cuatro días al agua. Ha sido una película muy difícil para todos, pero al final el trabajo es muy grande. Es una película muy fuerte, muy entregada, y cuando la ves te reconforta.

  • ¿Cómo se trabajó la cámara y el trabajo con los actores?

Daniel: Dependiendo de las secuencias, pero normalmente se hace una coreografía y a veces se ensaña antes de llegar a los decorados. Lo que yo pretendo es llevar al espectador al sitio, que se sienta que está ahí y que sea verosímil y para hacer eso la cámara es importante junto con los actores como interpretan y como se mueven, la cámara va en un segundo plano a retratar esa verdad que ellos tienen que generar, lo más complejo de todo es conseguir el tono, que lo hacemos juntos, la manera de retratarlo está más al servicio de lo que ellos hagan. El montaje tiene 4200 cortes, y hemos cogido lo mejor de cada actor, para construir esa sensación, la efectividad. Y el tiempo es importante y mi trabajo es sacar el máximo cada día de rodaje.

  • ¿Se han quedado elementos accesorios en el camino?

Daniel: Todo lo que se ha rodado se ha montado, si es verdad que hay algunas cosas que se han cambiado en el mismo día de rodaje ó en el día anteior, pero vamos eso es muy común en algunas películas.

  • ¿Alguna vez temisteis que el tono de thriller hollywoodense, con todo lo que muestra para impedir la filtración, pudiera afectar a la credibilidad de cara a pasarlos a personajes y escenarios españoles?

Daniel: Eso es algo que hablamos mucho durante la escritura del guión, le dimos muchas vueltas a eso, se reescribieron veinte versiones distintos, y al final optamos por un camino que yo creo que era el más acertado que era jugárnosla a una carta y esa carta se llama Karra Elejalde, vamos a quitar todas las explicaciones, todas las oficinas le ponemos a Karra un gorro y vamos a hablar con él, y es sólo quien ha hecho eso.
Karra: dice, eso no es verdad. Hacía tiempo que no hacía pruebas para hacer películas pero me voy a afiliar para ello, pero yo antes de pasar por eso llamo al director, y le pregunto que como ve el personaje y Daniel me contestó: “es un tío de inteligencia, no es un sádico, es un profesional y le gusta su trabajo”, y la verdad que encontrar a un pájaro de estos fui difícil, lo intenté aproximar a lo bueno y malo que hay en mí. Lo primero que vi en el guión es que este hombre es muy honesto, los malos suelen ser amorales, muy poco éticos, gentuza y sobre todo muy mentiroso, pero todo lo que dice tiene lógica y se cumple, intenté ser agradable, sugerente, amable, encantador, y si no se consigue pues nada amenazo y ya. Intenté quererlo, no juzgarlo y acercarme a mí. Está en las antípodas de mi forma de pensar, y lo que parece que he conseguido es ser el más malo.(Muchas risas y aplausos)

  • ¿No es una película partidista, no es de denuncia, es premeditado o estaba en la novela?

Daniel: En una novela hay espacio para mucho más que en una película, para muchas reflexiones en la película la cosa está limitada en espacio y tiempo a mi me interesaba el dilema universal y me parecía importante no hacer un panfleto, me parecía importante que no fuera que denuncia esa guerra, hubiera sido distinta, con más investigación y tono narrativo y hubiera sido otra película. El dilema humano es lo importante y trasciende de la guerra de Irak, va más allá, y hoy en día está muy de actualidad la corrupción moral, y lo hicimos deliberadamente. No es ambigua sobre la guerra de Irak, es clara, pero no es una película sobre ello, es un mero trasfondo, si tu eres capaz o no de asumir tu responsabilidad sobre lo que haces, y eso en qué tipo de persona te convierte.

  • ¿Cuánto tiempo habéis tardado en rodarla?

Emma: Creo que es bueno para hacer películas que nos acerquen al público y que los ayuntamientos presten sus nudos neurálgicos para rodar ya que puedes mostrar unos planos que hacen la película más grande, y que si no es así se resienten visualmente. Cortamos la ciudad de Coruña y nos ayudó a ver una película más vistosa. Los días de rodaje en Coruña fueron 4 justos, pero suficientes, con doscientos planos.
Juan Gordo: Es importante entender que Invasor que Tiene un presupuesto más de un 20% más de un película media española y se ha rodado todo lo que habéis visto en pantalla en ocho semanas y previos. Doy la enhorabuena a los actores, los técnicos y al director, porque el trabajo es excepcional. La parte de Iak se rodó en Canarias, y lo increíble que se ve, si se hubiera rodado fuera hubiera costado tres veces más.
Karra: Enhorabuena a los productores porque con un presupuesto que no sé si puede decir (3,6 millones) y parece que os habéis gastado más y eso es debido a una buena producción.

  • Ammann, tu personaje presenta un dilema moral, ¿lo ves como un héroe, y si consideras que el final es triste?

Nunca se trabajó el personaje desde el punto de vista de verlo como un héroe, si no de necesidades básicas, porque es una persona íntegra va por vocación de servicio. Lo que le mueve no es un hecho reivindicativo, tiene que ver con una actitud coherente y que está fundada en el amor a su hija y a su mujer. Buscar el punto de necesidad de responsabilidad como persona.

  • ¿Daniel tuviste posibilidad de elegir a actores?

Fue un trabajo en equipo con directoras de casting, largamente hablado, pero aquí están los que yo quería que estuvieran.

  • ¿Cómo es trabajar con Daniel?

Antonio: Daniel es un apasionado por este oficio, y tiene dos cosas que tiene dos cosas fundamentales para que me lleve al agua cuatro o cinco veces, que es la honestidad en lo que te dice, en lo que te cuenta, lo que quiere, lo que piensa y la entrega, es el capital del barco, sabes que va a estar ahí contigo; y como trabajador hace que vayas a dónde sea. Fue un trabajo muy bonito con un mes con ensayo, poniendo situaciones, secuencias, haciendo trabajo de campo, fui muy pesado con el asesoramiento profesional, la parte médica. Fue un trabajo muy duro, pero siento la satisfacción multiplicada.

Ammann: Es una persona directa, sincera, y muy clara a la hora de decirte como lo ve como lo quiero, y también muy abierta esperando muy abiertamente, que siempre va a a favor del proyecto y abierto a escuchar y valorar, y se queda dándole vueltas a lo que le dices, siempre está pensando.

Karra: Sólo decís cosas buenas, decir las malas también, (risas) es un exprimidor profesional de actores, si tienes que correr y te tienes que ahogar estás a punto de hacerlo. Es un tío con una obsesión tremenda por la verdad. La sensación de verdad la haces o la haces, las cosas que requieren un esfuerzo físico te lleva al límite y en ese momento te cagas en todo. Hay momento en que lo odias porque te pide demasiado…

Y ahí ya comenzó la guasa de intentar meterse con el director, pero al final no pueden y continúan contando anécdotas y diciendo cosas buenas del director.

You may also like...

0 comentarios en “Rueda de prensa de ‘Invasor’”

Deja un comentario

Publicidad

Publicidad