domingo , septiembre 23 2018
Home / Críticas de cine / Deseo, peligro. Ang Lee se olvidó de entretener.

Deseo, peligro. Ang Lee se olvidó de entretener.

deseo_peligro.jpgLo que no deja ligar a dudas es que esta película es preciosista, está ejecutada con precisión de relojero, la fotografía es maravillosa, el montaje sublime, los actores no desentonan y la dirección de Ang Lee espectacular. ¿Pero el cine no nació para entretener al espectador?. Esta cinta no lo hace.

Shanghai, 1942. La ciudad está ocupada por los japoneses. La Sra. Mak, una mujer sofisticada y adinerada, entra en un café, hace una llamada y se sienta a esperar. Recuerda… cómo empezó todo hace unos años, en la China de 1938. En realidad no se llama Sra. Mak, sino Wong Chia Chi. Un poco antes de la II Guerra Mundial su padre huyó a Inglaterra, dejándola en China. Era estudiante universitaria y conoció a Kuang Yu Min, que acababa de fundar una sociedad teatral para fomentar el patriotismo.

Wong Chia Chi se convirtió en la primera actriz de la compañía y descubrió que era capaz de conmover al público y a Kuang. Este último convenció a un grupo de estudiantes para llevar a cabo un ambicioso plan para asesinar a un importante colaborador de los japoneses, el Sr. Yee. Asignó un papel a cada estudiante: Wong Chia Chi era la Sra. Mak, que debía ganarse la confianza de Yee haciéndose amiga de su mujer para acabar seduciéndolo. La joven se transformó interior y exteriormente para hacer su papel. Todo iba según lo previsto hasta que sucedió un acontecimiento inesperado.

Y lo cierto es que es atractiva desde un principio, nos sumergimos en la compleja trama y los momentos de buen cine se suceden, pero cada bache en la narración es una pesada losa que lastra cualquier posibilidad de sentir como nuestra la evolución del film.

gal_deseopeligro071g.jpg

El emocionante poema de amor y sexo se pierde en su desmesurada duración, y en esta duración se diluyen las explosiones de buen cine y la atracción inicial de la historia.

Este director tiene que recordar que el cine es movimiento, tiene que entretener y fundir al espectador en la historia. Su anacrónico ritmo no beneficia a su filmografía plagada de buenas y malas cintas. En Tigre y dragón esta sublime y el ritmo no decae en toda la cinta, esto es lo que tiene que recuperar. Incluso en Brokeback Mountain el devenir narrativo es más adecuado, dentro de su lentitud.

Está claro que es uno de los grandes, capaz de lo mejor, de entusiasmar y de contar complejar historias, amores tortuosos y torturados y narraciones maravillosas presentadas con pulcritud. Pero no tiene que olvidar que si el espectador mira el reloj varias veces, a lo mejor la próxima vez que acuda a una sala de cine no es para ver alguna de sus películas.

Si quieres ver un cine hermoso y pulcro no te la pierdas, pero asimila su longitud lo antes posible y la recompensa será completa. Recomendada.

7 sobre 10

Rafael Calderón Luna

Acerca de Rafael Calderón

Crítico de cine, Director y Redactor jefe en Cineralia. Admito que soy un enamorado del séptimo arte que no duda en recordar que como dijo aquel, "Nadie es perfecto"

Mira esto

Crítica de El Pacto

Crítica de El pacto. La peluca de Belén Rueda

Los tratos y acuerdos con el Diablo han sido abordados en numerosas ocasiones por la …

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.