domingo , diciembre 16 2018
Home / Críticas de cine / Verbo. Una de cine español con personalidad propia

Verbo. Una de cine español con personalidad propia

La primera película con la que el director de cine español Eduardo Chapero-Jackson se estrena como largometrajista, no dejará indiferente a nadie. Verbo es uno de esos proyectos que impactan en el espectador y debido a su arriesgada puesta en escena, genera en el público división de opiniones. Y no sólo en el público, la crítica tampoco presenta unanimidad: o la quieren o la odian.

Y es que en este sentido, el director madrileño se atreve con algo distinto y nos presenta una historia que nada tiene que ver con el cine español al que estamos acostumbrados. Un argumento sorprendente presentado con un despliegue visual bastante creativo, unos efectos especiales muy trabajados y una estética dominada por el hip hop, los graffitis y las rimas, nos trasladan a una etapa díficil en la vida de un adolescente.

Sara (Alba García), a sus 15 años, se encuentra atrapada en un entorno mediocre que le impide desarrollar su propia identidad. Sin encontrar su sitio y en el afán de no dejarse llevar por esta situación, iniciará una batalla interior contra sus propios miedos. Para ello, se verá acompañada de un extraño grupo, liderado por Liriko (Miguel Angel Silvestre), con el que descubrirá la importancia de seguir luchando.

Entre sus virtudes cabe destacar el mensaje positivo que se lanza a los jóvenes; un mensaje lleno de vitalidad donde el público adolescente puede sentirse reflejado y tomar como propio el dilema de la protagonista, gracias a una estética actual y cercana a este colectivo.

Es evidente la crítica realizada al sistema educativo actual, obsoleto y que no evoluciona al mismo ritmo que su alumnado.  Pero toda la culpa no recae únicamente en el profesorado, también los padres reciben su grado de responsabilidad al no intentar comprender las necesidades de unos jóvenes en constante cambio.

Es una lástima que para transmitir este mensaje, el guión abuse de la rima como medio de expresión; técnica que llega incluso a ridiculizar unas interpretaciones de intención claramente dramáticas.

Una vez más, vemos cómo el mundo del cortometraje sirve de trampolín para directores noveles. En este caso, Eduardo Chapero-Jackson se reafirma como gran promesa del cine español. Aunque no se pueden negar los defectos de Verbo y la taquilla posiblemente no le acompañe, merece la pena valorar sus intenciones y su originalidad.

Acerca de Rafael Calderón

Crítico de cine, Director y Redactor jefe en Cineralia. Admito que soy un enamorado del séptimo arte que no duda en recordar que como dijo aquel, "Nadie es perfecto"

Mira esto

Bohemian Rhapsody 1

Crítica de Bohemian Rhapsody. Una visión superficial de Freddie Mercury

Gran parte de los biopics cinematográficos suelen tener el mismo problema: abarcar demasiados aspectos de …

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.