miércoles , septiembre 19 2018
Home / Críticas de cine / Chronicle y charla con su director Josh Trank.

Chronicle y charla con su director Josh Trank.

Crítica de Chronicle

Desde aquí damos las gracias a la Productora Fox por dos cosas, por el pase a la ópera prima de Josh Trank, “Chronicle”, que se estrena en los cines el próximo 24 de febrero, y cómo no, por su posterior charla coloquio con el propio director, que nos mostró una gran ilusión y frescura al hablar sobre su primer trabajo de dirección.

Tres adolescentes de Portland durante una fiesta se ven expuestos a una sustancia rara en el bosque, y a partir de ahí comienzan a desarrollar poderes extraños. Unidos, como si fueran una mini pandilla, evalúan sus poderes como si de una diversión se tratase, hasta que esos mismos poderes y temas personales hacen surgir las diferencias entre ellos. AQUÍ PODEIS VER EL TRAILER.

Andrew,  el protagonista principal, con una familia desestructurada por el alcohol y la enfermedad de sus padres, no tiene casi amigos y debido a los poderes que desarrolla junto a Steve y Matt (los otros protagonistas), se siente alguien superior, siente que nada puede con él hasta que todo aquello que le favorece se le vuelve en contra. Incapaz de controlar las emociones y actos que le dan sus poderes, y con todos los problemas que tiene en su casa, todo se le torna oscuro, hasta acabar a la deriva total y enfrentado a los que ahora son sus amigos.

Una cinta que aunque parezca por y para adolescentes, contiene unos diálogos bastante intensos entre los protagonistas, y plantea muchas dudas existenciales sobre la época que los jóvenes pueden estar viviendo hoy en día: la falta de referencias, de autoestima, amistad, metas, etc…

Clara influencia de superhéroes y videojuegos, y esa mezcla de querer ser como ellos o actuar como los personajes de las consolas, es como si uno de ellos hubiese salido de  una pantalla y se hubiese metido en otra, la de la película.  También, a juicio del propio Trank connotaciones del surrealismo mágico de Stephen King. Los efectos especiales no son exagerados pero tienen un cometido esencial con el cual cumplen: entretener.

Hay un Superhéroe que Josh Trank no mencionó en ningún momento y que puede que por su edad no tenga demasiada influencia para él, pero que a mi parecer está bastante presente en la película y ése es Superman y su Criptonita. Él sin embargo al que claramente  aludió fue a Batman.

Según el propio director, (en el coloquio le compararon con Steve Spielberg y dijeron de él que será el próximo Tarantino), la película está claramente marcada por otras películas del mismo género que vio y disfrutó durante su infancia, al igual que por los videojuegos a los que es muy aficionado. Admite que cada escena puede tener hasta 35 influencias distintas, pero él siempre intentó darle un toque especial  “porque  no quería hacer un collage de películas, sino que quería mi propia identidad “.

Le preguntaron por qué el protagonista iba cámara en mano,  y dijo que él concibió la película en primera persona, porque él mismo creció así. En la película el protagonista mantiene bien la cámara como lo hacía él en su adolescencia, y piensa que el movimiento le da cierto sentido de amateur.

Trabajar con Max Landis como guionista fue un placer para el director, ya que se conocían de antes, coincidían en gustos, y dada la edad de ambos podían plasmar bien en un guión lo que un adolescente quiere vivir  (lo tienen reciente como quien dice).

Fox enseguida se interesó en el proyecto pero aún así tuvieron que hacer retoques a la hora del vocabulario, porque la productora quería que el largometraje fuese para una edad pero con esos diálogos un poco exagerados en cuanto a insultos no tendría cabida.

Ante ésto, me pregunto yo si es mejor que unos jóvenes de 12 a 14 años puedan ver esta película y no oír vocabulario obsceno pero sí puedan ver cómo se mata gente, pero claro, eso ya lo tienen en los videojuegos, no pasa nada. Creo que es algo que queda muy ambiguo en todos los sentidos.

Algo interesante a comentar es  la música que se empleó: “No tiene cortes estilísticos”, es lo que comentó el director. La música tenía que ser de trasfondo y por ello tiene más canciones que una película de estudio. Toda la música utilizada es de músicos independientes,  ya que el presupuesto no era muy alto.

Como colofón comentar la existencia de un rumor sobre su posible dirección de “Los Cuatro Fantásticos”, que él mismo negó, alegando su desconcierto al leerlo una mañana, sin tener más noticias que el resto de los internautas.

Acerca de Susana Peral

Mira esto

Crítica de Blackwood

Crítica de Blackwood. ¡Chas! y aparezco a tu lado

Los internados y escuelas de señoritas se han convertido en un escenario recurrente del cine …

7 comentarios

  1. Ya sabes que de Madrid al cielo. Un abrazo.

  2. Te advierto que nosotros que acogemos con los bravos abiertos!!!

  3. Susana lo de la camara es menos importante que el texto…

    Y Rafa… no te creas que no me estoy planteando lo de Madrid… pero es todo taaaannnn complicado… en fin. Un abrazo y a ver si nos vemos pronto.

  4. La colaboradora cometió un error de bulto y de novata, no se llevó la cámara.

  5. Pedazo de colaboradoras tienes Rafa… y que suerte estar en Madrid y tener acceso a estas cosas

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.