martes , diciembre 11 2018
Home / Críticas de cine / De Cintura para Arriba. Un amor sin barreras, una historia real.

De Cintura para Arriba. Un amor sin barreras, una historia real.

Rosalba (Nicoletta Romanoff), enamorada de Danilo (Filippo Nigro), un joven encarcelado que cumple condena de 30 años, quiere ayudarle a superar sus días en prisión y por ello decide escribirle cada día una carta de amor. Pero viéndose incapaz de reflejar sus sentimientos en un papel, le ruega a su amiga Katia (Cristiana Capotini) , una chica minusválida postrada en una silla de ruedas, que le ayude con la redacción de las cartas. Lo que en principio se inicia como la muestra de cariño de Rosalba acaba siendo el fiel reflejo de los sentimientos de su amiga.

Crítica cine De Cintura para arriba.

Comedia italiana que está basada en hechos reales. Desde el viernes pasado la tenemos en cartelera de cine de Madrid, en concreto en los cines Verdi.

El amor que une a Rosalba y Danilo, a pesar de las rejas que les separan, no es capaz de mantenerse ni siquiera con las palabras de amor que Katia le escribe. Rosalba va perdiendo el interés por su novio al mismo tiempo que su amiga lo va cogiendo por el camino, y buscando la forma para conocerle en persona y confesarle que ella es la que le escribe y le quiere.

Lo que al principio le puede parecer un disparate se convierte en una relación, que si he de decir la verdad desde fuera como espectador puede parecer algo romántico y totalmente atípico, y aún sabiendo que está basado en algo real, no sé por qué pero le falta realismo. Pero no creo que a la historia sino a los personajes, creo que le falta un poco más de pasión en sus interpretaciones sobre todo la de él.

Según el director, Gianfrancesco Lazotti, ha mostrado cómo son los italianos, que se ríen hasta de su sombra, incluso de las propias desgracias que la vida le puede deparar a cualquiera, como le pasa a la protagonista Katia.

Crítica de De Cintura para Arriba

En este caso, quien se ríe y aprovecha en muchas ocasiones de su estado, es la propia Katia. Para cualquiera, lo que le pasa a ella podría ser una pesada carga, pero ella en la película no muestra eso ni mucho menos;  lo lleva con una dignidad admirable hasta el punto de pensar que es más feliz que el resto de los mortales y no dudo que pueda ser así. Suele pasar cuando uno toma conciencia de lo que le ocurre.

Es como si en la comedia, el director a parte de mostrar cómo lleva la enfermedad Katia, con humor y una total integridad, quisiera también reírse en tono irónico del sistema policial, dejándole en ridículo en distintas ocasiones. Hay unas escenas de la actriz secundaria Nicoletta Romanoff, en las cuáles el director de cine o el montador cometen un error garrafal y es que sale con distintos peinados y trajes cuando las escenas son consecutivas, y deberían ser los mismos. No sé si es despiste total o falta de medios económicos y no poder volver a grabar las escenas, pero sea lo que sea se notan en exceso.

Película con poco trasfondo, excepto el de dar todo el mérito a una persona enferma y tomárselo como lo hace, riéndose de la vida y de sus problemas, además de enfrentarse a ellos. Pero poco más, es un poco simple y no ahonda demasiado en los sentimientos del resto de personajes que podrían dar mucho juego. No creo que tenga mucho recorrido comercial.

Acerca de Susana Peral

Mira esto

Bohemian Rhapsody 1

Crítica de Bohemian Rhapsody. Una visión superficial de Freddie Mercury

Gran parte de los biopics cinematográficos suelen tener el mismo problema: abarcar demasiados aspectos de …

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.