viernes , septiembre 21 2018
Home / Críticas de cine / Las malas hierbas. Oda a la locura de amor.

Las malas hierbas. Oda a la locura de amor.

Karma Films, como siempre, arriesga con sus estrenos y esta vez nos pone en la cartelera española ‘Las malas hierbas’. Penúltima película de Alain Resnais, adaptación de la novela ‘El incidente’ escrita en 1996 por Christian Gailly. Al director le gusta basar sus películas en textos de grandes escritores. Película del 2009 para cuyo estreno hemos tenido que esperar tres años, pero que de antemano os digo que la espera ha merecido la pena.

Crítica de Las malas hierbas.

Marguerite (Sabine Azéma) sale a la calle como cualquier otro día con su mente en blanco y una idea fija, comprar zapatos. Al salir de la tienda con su objetivo cumplido, el azar le guarda una desagradable sorpresa, le roban su bolso. Por otro lado, George (André Dussollier) vuelve a recoger su coche en el parking de un centro comercial y al lado de su vehículo encuentra una cartera con la documentación de una mujer. Ahí comienzan sus devaneos imaginarios hacia esa persona, y con ello el camino hacia su encuentro.

Marguerite y George se conocen por casualidad después de ella haber perdido su documentación por un robo, y él haberla encontrado. No se la entrega directamente, va a la policía, pero sus encuentros se producen cuando ella realiza una llamada para darle las gracias por devolver su cartera. Y ahí comienzan las idas y venidas de llamadas y de cartas de él hacia ella, sin que ésta preste mucha atención hasta que de alguna manera se siente acosada. Pero cómo son las cosas, al final es ella quien quiere verdaderamente conocerle a él. ¿Albergarán algún sentimiento más allá del agradecimiento mutuo?.

Las malas hierbas, crítica.

El amor, la pasión, el deseo, así como cualquier otro sentimiento, bueno, malo o regular, crece rápido e inesperadamente en nuestro cuerpo y alma, como lo suelen hacer las malas hierbas, sin que nos dé tregua a poder atajarlo o pillarlo a tiempo, si es que fuese necesario. Inhóspitos dentro de nuestro ser están los sentimientos más recónditos e imprevisibles que pudiéramos imaginar. Y además no es verdad que sólo recordemos lo bueno, lo malo se queda impregnado en nuestros recuerdos como si de algo inseparable a nuestro ser se tratase: las malas hierbas, esas que se quitan y se vuelven a cortar pero crecen sin darnos cuenta. Pero eso sí, lo bueno o malo es totalmente distinto dependiendo con el cristal con el que se mire, con lo cual es mejor no juzgar.

Creo que la película alza un canto absoluto a la comprensión del ser humano en todas sus etapas y formas: cuerdo o no cuerdo, feliz o infeliz. Tanto Marguerite como George puede que se encuentran en momento de incomprensión total o simplemente quieren encontrar algo nuevo en sus vidas y puede que busquen en el contrario ese impulso que les hace falta, pero cada vez que uno lo intenta fracasa, es como si se atacasen en lugar de acercarse, lo de la búsqueda comienza más por parte de él pero al final ella también le sigue el juego.

Queda totalmente demostrada la comprensión en la actitud que muestra la mujer del protagonista George; sabe cómo llevarle, sin que en ningún momento se le vea un momento de excitación y sí más bien de entendimiento, es como si sólo pretendiese que él fuese feliz.

Aquí se ahonda y mucho en el mundo de los sentimientos, de los que se quiere y no mostrar, pero que finalmente acaban saliendo a flote, usando mucho lo irónico y sarcástico. Y sobre todo se muestra como el azar y el destino puede cambiar nuestras vidas en un momento dado. Estos dos elementos (azar y destino) son muy utilizados por el director para unir los personajes en sus películas como en: ‘On connait la chanson’ y ‘Asuntos privados en lugares comunes’.

Diálogos cortos pero inteligentes, inductores del pensamiento; con frases profundas y totalmente inesperadas, que a veces no vienen a cuento pero dan en el punto exacto. Además tiene una excelente fotografía llevada por Eric Gautier que no es menos digna de mención, teniendo unos cambios de imágenes muy buenos.

La música me recuerda a las películas de Alfred Hitchcock y también a las cintas basadas en obras de Agatha Christie, estupendamente utilizada en este film para mostrar los momentos de tensión entre los protagonistas y sus propios pensamientos. Una voz en off que a mí me gustó mucho que se utilizara, una forma muy sutil de mostrar a los personajes y sus personalidades.

Alain Resnais ha contado en esta película con dos de sus actores fetiche por así llamarles: Sabine Azéma, su actual pareja en la realidad, y André Dussollier. Ella ya está participando en la que está siendo la última obra de Resnais: ‘Vous n’avez encore rien vu’, traducida literalmente sería ‘Usted no ha visto nada todavía’, ya veremos en qué queda su título y cuando nos llega a España, esperemos que tarde menos que ‘Las malas hierbas’.

Y por cierto, el cine francés desde luego como siempre autentico e interesante.

Acerca de Susana Peral

Mira esto

Crítica de Megalodón

Crítica de Megalodón. No siempre lo más grande es lo mejor

Tiburón sigue siendo la mejor película de escualos de toda la Historia del cine cuarenta …

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.