jueves , junio 21 2018
Home / Críticas de cine / Titanic 3D. Un buen motivo para revivir un clásico de la historia del cine.

Titanic 3D. Un buen motivo para revivir un clásico de la historia del cine.

Cuando James Cameron afrontó el gran reto de devolver a la vida al Titanic y a su famoso hundimiento pocos pensaban que en ese momento se estaba fraguando un clásico del cine, una de las mejores películas de la historia y uno de los romances cinéfilos más recordados.

Crítica Titanic 3D.

Ahora, varios años después las nuevas tecnologías nos devuelven el clásico en 3D, una ocasión más que propicia para volver a viajar en el crucero más famoso de la historia, que luce mejor que nunca aprovechando los beneficios del 3D estereoscópico. James Cameron ha revitalizado su aventura y nosotros agradecemos el gesto aunque tengamos que rascarnos el bolsillo.

Jack (Leonardo DiCaprio), un joven artista, en una partida de cartas gana un pasaje para América, en el Titanic, el trasatlántico más grande y seguro jamás construido. A bordo, conoce a Rose (Kate Winslet), una joven de una buena familia venida a menos que va a contraer un matrimonio de conveniencia con Cal (Billy Zane), un millonario engreído a quien sólo interesa el prestigioso apellido de su prometida. Jack y Rose se enamoran, pero Cal y la madre de Rose ponen todo tipo de trabas a su relación. Inesperadamente, un inmenso iceberg pone en peligro la vida de los pasajeros.

Titanic 3D, crítica.

‘Titanic’ se convirtió en la película de los noventa, récord de Óscars, de taquilla, de venta en formato doméstico, una producción que rebasó todas las expectativas. Además los incrédulos espectadores que fuimos a ver unos caros efectos especiales, nos encontramos con un espectáculo visual sin precedentes, pero también con una estupenda e inolvidable historia de amor que nos hizo llorar a moco tendido.

Cuando llegó el iceberg y se avecinó el desastre ya estábamos enamorados de su pareja protagonista, del papel impecable de Leonardo DiCaprio, de la belleza natural de Kate Winslet y hasta de la actitud bonachona de Kathy Bates. El hundimiento daba al traste con la soberbia del ser humano, y nos devolvia a la realidad de quienes somos en una lección de lo que nunca debemos ser, el cine nos dejaba ser testigos del desastre tanto material como humano de la mano de uno de los mejores directores de la historia.

Hoy repasando el clásico encontramos fallos, algún papel que sobraba, algún exceso poco creible, pero la historia de amor sigue igual de resistente, indemne al paso de los años y de las generaciones, recordándonos el porque ocupa un lugar preferente en nuestras estanterias y en nuestra memoria.

Y si, para los que teneis dudas, en 3D se ve mucho mejor.

Acerca de Rafael Calderón

Crítico de cine, Director y Redactor jefe en Cineralia. Admito que soy un enamorado del séptimo arte que no duda en recordar que como dijo aquel, "Nadie es perfecto"

Mira esto

Crítica de La delgada línea amarilla. Una road movie amable, sencilla y muy honesta

Con la tónica general de nuestra cartelera llega una película que fecha de 2015, La …

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.