domingo , abril 22 2018
Home / Lo más hot en nuestra zona caliente / Las Fantasias Eróticas de Scarlett Johansson, Eva Longoria y Madonna.

Las Fantasias Eróticas de Scarlett Johansson, Eva Longoria y Madonna.

Fantasias sexuales de las famosas.

Se acaba de publicar el libro ‘Las 1.001 fantasías más eróticas y salvajes de la historia’, que recoge los testimonios de los caprichos, fetiches y gustos más eróticos de los famosos a la hora de practicar el sexo y nos responde a una gran pregunta:

  • ¿Qué secretos de alcoba se escoden detrás de las estrellas?.

Para la sexy actriz de cine Scarlett Johansson son los asientos traseros de los coches el lugar perfecto para mantener relaciones sexuales. Pero no es la única a la que le gusta jugar con el morbo de ser descubierta. Fernando Sánchez Dragó asegura haber hecho el amor en lugares tan extraños como en un confesionario. Y el reconocido cantante George Michael va más allá practicando el conocido como ‘dogging’, encuentros sexuales con personas desconocidas al aire libre.

La escritora y autora de este libro, Roser Amills, escribe además sobre el fetichismo de cantantes como Madonna, que plasmó incluso en la portada de su disco ‘Erótica’, en donde aparecía chupándole un pie a la modelo Naomi Capbell.

La fallecida Amy Winehouse aseguraba disfrutar mucho con sesiones de ‘spanking’, es decir, recibir azotes en el trasero durante el acto sexual. Y Eva Longoria también ha confesado encontrar mucho placer en el hecho de ser sometida por la otra persona.

Un libro que desvela el lado más secreto de los famosos, sus gustos sexuales más ocultos.

 

Acerca de Rafael Calderón

Crítico de cine, Director y Redactor jefe en Cineralia. Admito que soy un enamorado del séptimo arte que no duda en recordar que como dijo aquel, "Nadie es perfecto"

Mira esto

Marta Hazas desnuda

Marta Hazas desnuda en Instagram, al estilo Paco León

Paco León lo puso de moda y la actriz de Velvet se ha unido al …

Un comentario

  1. Pingback: 'Las 1.001 fantasías...' y los apasionados del cine - Roser Amills | Roser Amills

Deja un comentario