jueves , septiembre 20 2018
Home / Críticas de cine / Miel de naranjas. Simple relato de la postguerra.

Miel de naranjas. Simple relato de la postguerra.

Andalucía, en torno a los años cincuenta, una pareja joven, Enrique y Carmen, vive su amor como se podía en aquella época. El está cumpliendo el servicio militar bajo los mandos de un alto cargo que es tío de su prometida. Pero aunque él no lo quiera reconocer su pasado y lo sufrido hará que las convicciones políticas vividas en su propia familia le asalten en su mente y hagan que reaccione por muchas injusticias que ve a su alrededor.

Miel de naranjas.

Normalmente cuando uno escoge una película para ir a ver al cine puede ser por varias opciones: el director, algún que otro actor o la temática, en este caso yo elegí ‘Miel de naranjas’ por el tema en cuestión de la trama. Ya sé que mucha gente opina que este tipo de cine y lo que nos cuenta está ya muy visto y la gente está cansado de verlo, que además vaya empeño con los directores españoles contado siempre lo mismo pues personalmente no opino igual, a mi me interesa, es una historia muy nuestra que pasó, no se puede borrar y quiero escucharla.

Algo  muy diferente es cuando ya metida en la historia ves que no te cuenta nada nuevo o simplemente la historia no te engancha como me pasó a mí al terminar la proyección me quedé casi como había entrado, no me transmitió casi nada y solo una imagen final hizo que mi corazón reaccionase y conmocionase algo, pero tratándose del tema en cuestión en otros largo lo ha conseguido durante toda la trama.

Una decepción más ha sido buena parte de las interpretaciones quedándome tan solo con un par de ellas (Karra Elejalde, Angela Molina), el resto no consiguieron transmitirme la historia. Creo que a Blanca Suarez no le va nada su papel aquí, mostrando  una sosería que desde luego su personaje no debería de tener constantemente, sino que hay momentos en los que requiere fuerza, garra y mucha más decisión, su mirada solo me muestra fragilidad, que efectivamente que hay momentos en los cuales los necesita pero no durante toda la grabación.

Miel de naranjas.

Tratando el tema que toca, me sorprende el vacio de lucha que veo dentro de los personajes que el director nos ha pintado en esta cinta, dudo mucho que todo lo que pasara en aquella época no tuviera mucha más pasión por lo sufrido y convicción por lo que buscan.

No puedo comprender como un director no hace correcciones a sus actores, tan de bulto, es decir si los protagonistas están ubicados en una localidad y los lugareños tienen un acento y en las primeras tomas se demuestra, que pasa con el resto del metraje ¿Se les olvidó dónde estaban? Este es un fallo de novato e Imanol Uribe no lo es. ¿Dónde quedó la perfección de ‘Días Contados’ y alguna que otra cinta suya?

Acerca de Susana Peral

Mira esto

Crítica de Mentes poderosas. Fórmula gastada

Las distopías se han convertido en el subgénero más comercial del cine juvenil de la …

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.