viernes , junio 22 2018
Home / Críticas de cine / Sacamé del paraíso. Fallido intento de comedia esperpéntica.

Sacamé del paraíso. Fallido intento de comedia esperpéntica.

Se estrenó este viernes en las salas de cine de nuestro país la última película de David Wain, autor de la irreverente ‘Mal ejemplo’ (2008), en la cual también estaba Paul Rudd, acompañado por Seann William Scott (‘American pie’).

Sacamé del paraíso.

George (Paul Rudd) y Linda (Jennifer Aniston) son una pareja normal que busca piso en Manhattan. Cuando la empresa de George cierra, deciden irse a Atlanta a vivir con el insoportable hermano de George, debido a que ya no pueden pagar su carísimo y ridículo piso enano. De camino, George y Linda descubren Elysium, una idílica comunidad rural, siendo una comuna hippie.

Hay muchas cosas que no funcionan en esta cinta, donde son demasiados los chistes y gags que no cuajan o son reiterativos. La película empieza fuerte, mostrándonos a la típica pareja que busca desesperadamente un piso, conformándose con lo que encuentra, aunque sea excesivamente pequeño y caro. Llegas a ilusionarte cuando ves cómo pierden sus trabajos; él porque interviene el FBI a la empresa, ella porque la HBO no quiere un documental sobre pingüinos con cáncer testicular, salvo que salgan también mujeres desnudas y haya violencia de forma gratuita y explícita.

Pero empieza a perder la gracia cuando aparece en escena el hermano del protagonista, siendo una especie de Ari Gold (El séquito) sin ninguna gracia y más pelo, con una mujer ebria perpetuamente y mucho dinero para gastar.

Sacamé del paraíso.

Ya en este momento agradeces que huyan de allí, quedándose en la comuna hippie que vieron de camino, donde contemplas por enésima vez en el cine todos los topicazos sobre el choque de culturas, la parodia de los hippies y su promiscuidad, sus juegos con las drogas. Pero sin gracia, o no la suficiente para un film que cuenta con un reparto gracioso en otras películas.

No se ve la mala leche proyectada por director y protagonista en ‘Mal ejemplo’, tan poco se aprecia el desparpajo de la ex de ‘Friends’ en la divertidísima ‘Cómo acabar con tu jefe’… Aquí, sólo se contempla una sucesión de situaciones previsibles en toda comedia, con momentos algunos divertidos y otros aburridos.

En resumen, el resultado final es una película entretenida a ratos, pero no tan graciosa como cabría esperarse, donde la mayoría de los chistes no funcionan y ninguno de los que lo hacen consigue arrancarte una buena carcajada. Conclusión: mejor ver capítulos repetidos de ‘Aquí no hay quien viva’ o ‘La que se avecina’, os ahorraréis la entrada y será más divertido.

Lo peor: El personaje de Justin Theroux y Paul Rudd relatando las cosas sexuales que le va a hacer a Malin Akerman.

Lo mejor: Cómo pierden sus trabajos; en especial Jennifer Anniston en la HBO, increpándoles el repertorio de su programación televisiva.

Nota: 3,5 sobre 10.

Acerca de Eduardo Quintana

Mira esto

Crítica de La delgada línea amarilla. Una road movie amable, sencilla y muy honesta

Con la tónica general de nuestra cartelera llega una película que fecha de 2015, La …

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.