sábado , diciembre 15 2018
Home / Críticas de cine / Ted. Un osito amoroso con mucha chispa.

Ted. Un osito amoroso con mucha chispa.

Todos los años por estas fechas Universal nos presenta una comedia, que está muy bien para amenizar el verano, el año pasado fue ‘Paul’ y este nos toca ‘Ted’, una comedia con mucha imaginación, ingenio y cargada de gags. Y además la distribuidora tuvo a bien invitar a Cineralia al pase de la película en sus oficinas, todo un placer para nosotros.

Ted, banner.

John es un niño un tanto atípico, no tiene amigos ya que no se integra con los niños de su edad, y unas navidades desea que un oso que le regalan se convierta en su mujer amigo para toda la vida, y aquí es cuando entra en acción ese refrán de “cuidado con lo que se deseas no vaya a ser que se te cumpla”, pues ese regalo “Teddy” cobró vida para acompañarle con su amistad para siempre, y con el paso de los años se llamo Ted. Pasados 30 años de este deseo John tiene una pareja, Lori, un trabajo y un supuesto futuro proyecto de vida, pero se ve un tanto parado porque sigue enganchado como cual Síndrome de Peter Pan a su infancia y a ese amigo eterno.

Una forma muy original y cómica de mostrar el salto de la juventud a la madurez, que no tiene edad y que cada persona alcanza en distinto tiempo, dependiendo de su personalidad, vivencias y puede que también influenciado un tanto por su entorno. Si a todo esto le ponemos en la batidora de la vida el amor, ese que tu puede hacer avanzar o ponerte en una encrucijada para cambiar de vida y asumir alguna que otra responsabilidad, pero ¿realmente una persona debe cambiar a otra persona por amor o admitirla tal como es? Algo clave en el guión.

Crítica de Ted.

Mezclar la animación digital y acción real en la película a mi gusto la hace mucho más dinámica y movidita, algo que es de agradecer porque muchas veces las comedias tienen esos parones que hacen que te salgas de la historia pero aquí la cosa no sucede, te tiene enganchado a sus chistes y gags en todo momento y sobre todo a ese contorneo de movimiento de andares de ese osito tan pelicular, con unas salidas de tonos que en muchos momentos recuerda a un niño pequeño con una mezcla de Pitagorín y Pepito grillo, pero en el sentido de un tanto repelente y para algunos pueda incluso resultar cansino, porque ni es un sabio ni es la voz de la conciencia, eso sí sabe vivir la vida como el que más.

Este peluche que se convierte en un ser inanimado con vida, irreverente, faltón con mucha marcha y desparpajo, pero al mismo tiempo cómico, chispeante y realista, aunque esto último lo deja para el tramo final, no todo van a ser risas, la realidad también se plasma en este género que nos hace reir.

El director no es otro que Seth MacFarlane, que también cumple la función de coguionista junto con Alec Sulkin y Wellesley Wild, compañeros de fatigas ya en Padre de Familia, pero MacFarlane no se queda solo en esto sino que además produce y pone su voz al personaje de Ted, aquí en España le dobla Santi Millan. Menos mal que la cosa empezó como un proyecto de serie de animación, pero enseguida se dio cuenta que podría llevarlo a la gran pantalla, y es de agradecer.

En el transcurso de la cinta además de reconocer giros pertenecientes a Padre de Familia, encontramos un gran homenaje a los que hayan sido referentes de los guionistas, como por ejemplo ET, sacando varias secuencias que imitan a este film, a mí también me recordó el guión a personajes como ALF y a Wall-E, y seguro que me dejo más de uno en el tintero. Otro claro homenaje es a Flash Gordon, Sam Jones, el cual aparece en la película ya que los protagonistas son fans de él, yo creo que lo son los guionistas claramente.

Los protagonistas principales son Mark Wahlberg (Contraband – Infiltrados), no muy dado en hacer comedias ni mucho menos, todo lo contrario estamos acostumbrados a verle en otros registros, pero hay que decir que no desentona para nada, lo contrario sale airoso de su interpretación que es impresionante ver el resultado final y luego leer que a su lado no tenía a nadie (vamos que el oso estaba ausente), es como si hubiese actuado hablando solo, y así es, y tiene su mérito. En el papel femenino de Lori tenemos a Mila Kunis (Con derecho a roce, Cisne Negro) un papel un poco menos relevante y que a mí me recordó mucho en algunos aspectos al que tenía en “Con derecho a roce”, no por el guión y su personaje si no por el vestuario y peluquería es como si no hubiera salido de la otra película, todo igual, melena lisa y casi siempre arreglada.

Últimamente no hay director que no se precie que no haga referencia a la crisis mundial en sus películas, y aquí no iba a ser menos, pero claro quién lo iba a soltar con gracia sin caer en una broma más si no es Ted, que la suelta como quien no quiere la cosa y se queda tan ancho. Todo por supuesto en clave de humor para intentar quitarle hierro al asunto, ya que para esto sirve este tipo de cintas para desahogarnos de una vida cotidiana y a veces un tanto estresante.

Pues lo dicho, si queréis echaros unas risas, desconectar un poco del estrés, de la crisis y salir un poco de la monotonía, ir a ver Ted, como se suele decir no es un peliculón ni mucho menos, y tampoco lo pretende, pero cumple su cometido: entretener y sacarnos una sonrisa que no es poco.

Acerca de Susana Peral

Mira esto

Bohemian Rhapsody 1

Crítica de Bohemian Rhapsody. Una visión superficial de Freddie Mercury

Gran parte de los biopics cinematográficos suelen tener el mismo problema: abarcar demasiados aspectos de …

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.