lunes , junio 25 2018
Home / Críticas de cine / Café de Flore. Todo está escrito en el cielo.

Café de Flore. Todo está escrito en el cielo.

Nos encontramos ante una película con un tono magistral tanto en dirección, guión, montaje, actuaciones y música y todo esto hay que agradecerlo a Jean-Marc Vallée, director entre otras funciones en la película, y por supuesto a Golem Distribución por traerla a España. El trabajo por él que es más conocido este director es ‘C.R.A.Z.Y.’ (2005), y también fue distribuido en nuestro país por Golem.

Café de flore.

El pasado martes se hizo la presentación a la prensa por la mañana y por la tarde al público, en esta sesión los cines Golem tuvieron que habilitar dos salas para la proyección porque la asistencia para ver la proyección días antes del estreno fue bastante exitosa, mayor de lo habitual y sobre todo tratándose de un pase que se produce en pleno mes de Agosto. En ambos pases también hubo rueda de prensa del director que desde luego por ganas que no falte para promocionar la película y eso que ya lleva rodando por el mundo con ella desde el año pasado.

Dos historias cruzadas pero no paralelas en el tiempo, 2011 Antoine (Kevin Parent) Dj de Montreal con un futuro profesional estupendo, dos hijas maravillosas y una guapa pareja, Rose (Evelyne Brochu), para que su vida sea perfecta necesita desprenderse de los sentimientos de culpabilidad por dejar a su mujer, Carole (Helene Florent), que continua con un amor obsesivo hacia él, pensado que van a volver. En Paris, 1962, Jacqueline (Vanessa Paradis, ‘Los seductores’), y Laurent, madre e hijo luchan por salir adelante, sobre todo ella cuidando de su pequeño al verse abandonada por su marido al nacer su hijo. Ambas historias unidas por una canción ‘Café de Flore’, eso parece en un principio porque los enlaces van creciendo a medida que transcurre la película.

Jean-Marc Vallée con una brillantez admirable no ha dejado ningún hilo suelto, todo está atado y muy bien rematado, las conexiones de las dos historias son increíbles. Eso sí, la cinta es para poner todos los sentidos y más, porque darse cuenta de todas las uniones siendo tan complejos esos mínimos detalles que te están dando en pequeñas dosis de información para hilar y unir en un conjunto, que si no estás atento puedes no entender muchas cosas.

Un cruce de las historias de una forma muy intensa y completa más de lo que parece inicialmente, pasamos de una a otra con la misma canción como un nexo de unión impresionante. Pero no sólo la música las une, lo hace con las mismas reacciones, abrazos, discusiones, todo ello con mucha pasión. Con visiones de algún que otro personaje en la historia contraria, quedaros con eso, que es difícil de ver en la película a no ser que os concentréis. Imágenes de una historia, reflejadas en la contraria, pero todo con un significado y con un claro mensaje.

Café de Flore.

A mi parecer muestra a raudales amor y pasión en diversas vertientes posibles en ambas historias pero logrando muy bien no rozar lo empalagoso, todo lo contrario con una naturalidad impresionante que llega a conmover. Montreal con un amor a primera vista y adulto, nada edulcorado, dejando al descubierto los quiebros por los que tienen que pasar. Navegar contra corriente con el resto de gente que tienen alrededor que no dan el visto bueno y luchar contra ese otro amor obsesivo que tiene esa tercera persona. Y ese amor maternal de París con una fluidez y creatividad enorme por mantener y ver la evolución de su hijo, disfrutando de él más que cualquier otra madre con una actitud muy positiva, y así es como debiera ser el amor positividad cien por cien.

El amor de Rose parece más frívolo, pero su pasión queda patente en sus escenas de cama y bailes. El de Carole es enfermizo y obsesivo no queriendo dejar volar su pasado. El de Jacqueline es tan maternal que no necesita descripción, pero a veces también posesivo. El de Antoine es pasional y con muchos remordimientos por saber que ha podido disfrutar en su vida de dos almas gemelas. Y el de Laurent y Veronique es la inocencia personificada, transmitiendo esa paz tan amplia de la propia palabra amor, que te hace volar. Y mezclar todos estos amores en una película es complicado pero posible y conmovedor.

Si creéis en la reencarnación esta película os dará mucho juego para pensar en ello, y también para diferencias ente el alma gemela y la llama gemela, pero ¿ambas pueden ser la misma?

Puede que quizá abuse un poco de los primeros planos y de los subidas y bajadas de sonido con la música, pero que queréis que os diga a mi me encanto, me hizo meterme más si cabe en los personajes y reflexionar sobre ellos, porque está claro que este guión tan elaborado está creado para que el espectador disfrute de las imágenes, historias y de la música, pero también para que uno piense sobre ello y se haga su propia composición de cada personajes y de dónde y cómo lo quiere encajar. Vista dos veces la cinta, la segunda vez comprendí más algunas escenas que no tenían sonido ambiente pero sí una tenue musicalidad y para que estaban mostrando y mandando pequeños mensajes subliminales que al final no eran tan pequeños teniendo su gran significado.

A resaltar que a excepción de Vanessa Paradis el resto del reparto es novel, pero desde luego no se nota para nada, sus actuaciones son intensas y transmiten mucha energía. El papel de la hija mayor de Antonie es complejo, como el resto, cada uno tiene una carga emocional distinta pero el suyo lo es más todavía porque casi no habla, es toda expresividad y gestos y desde luego su cara habla por sí misma. Una Vanesa Paradis con un papel al cual no nos tiene acostumbrados, poco sofisticado, pero desde luego emanando humanidad y felicidad por todos sus poros.

No puedo terminar este artículo sin mencionar que la música es casi el cincuenta por ciento de la película, está en continua unión con los personajes y las historias, marca mucho y le da un ritmo muy vivo a la cinta, que cuando uno piensa que se para y las tensiones bajan de nivel, aparecen esas canciones que te hacen resurgir de sus y tus pensamientos. ‘Café de Flore’ es la principal, de Matthew Herbert, y es la inspiración del director, aunque aparece en varias versiones, no podemos olvidar también canciones de The Cure y de Pink Floyd entre otras, una banda sonora muy recomendable, y que mientras escribo esto estoy escuchando. Todas escogidas por el director buen amante de la música.

Acerca de Susana Peral

Mira esto

Crítica de 12 valientes

Crítica de 12 valientes. Heroísmo USA

El estadounidense Jerry Bruckheimer se ha convertido en uno de sus productores que ha logrado …

2 comentarios

  1. queria decir ‘verla’.

  2. SPOILER: Las dos historias estan unidas por dos posibilidades: o te crees en la reincarnacion o te crees que la historia ambientada en Paris se lo ha imaginado Carole para poder seguir adelante con su vida. Despues de verle 3 veces, esta es con la que me quedo.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.