miércoles , junio 20 2018
Home / Críticas de cine / Ruby Sparks. Fabricando una ilusión.

Ruby Sparks. Fabricando una ilusión.

Pasaron ya seis años desde que Jonathan Dayton y Valerie Faris nos deleitaran con ‘Pequeña Miss Sunshine’, recibiendo dos Oscar: al mejor guión original y al mejor actor de reparto, para Alan Arkin, y ahora nos traen su nueva comedia romántica indie llamada ‘Ruby Sparks’, que estará en cartelera desde el próximo 26 de Octubre de la mano de Fox.

Ruby Sparks.

Calvin Weir-Fields (Paul Dano, ‘Pozos de ambición’) después de tener un éxito increíble con su primera novela, se encuentra en una etapa de su vida de crisis existencial sin poder sacar adelante otra historia y ni siquiera su vida, todo ello se ha complicado por un desengaño amoroso que le ha marcado demasiado. Se obsesiona con que es incapaz de soñar, ni sentir emociones, con una vida social limitada se mete en su mundo hasta que de repente un día sueña con una chica, Ruby Sparks (Zoe Kazan ‘Happythankyoumoreplease’) a la que hará protagonista de su próximo libro, complicándose todo cuando esa chica se convierte en su chica ideal y no sabiendo cuando está en la realidad y en la ficción.

Perdemos demasiado tiempo de nuestras vidas pensando, meditando lo que hacemos, justificando si es bueno, malo, correcto o incorrecto lo que nos sucede, o simplemente juzgando nuestros anhelos por miedo a lo que piensen el resto del universo o temor a sufrir, pero ¿qué es la vida sin dolor?.

Nos encontramos ante una deliciosa comedia fuera del uso de su palabra. No tiene un ritmo constante de gags ni de risas; pero si es verdad que nuestra alma y corazón saldrán muy reconfortados de la sala de cine con los sentimientos que esta cinta nos puede desatar en nuestro interior, hará palpitar y remover nuestras emociones. Dará paso a que la imaginación tenga el poder que es necesario para superar las vicisitudes de una vida compleja, porque no es sencillo lidiar con el día a día y no salir ileso, en el caso del personaje un desengaño amoroso y la soledad.

Crítica de Ruby Sparks.

Reflexión sobre la posibilidad de disfrutar de lo que la vida nos pone en bandeja sin pasar todo por el filtro de nuestra parte racional, dando rienda suelta a los deseos, sean cuales sean, incluso disfrutar de un sueño y que todo se puede conseguir en la vida si uno se lo propone, no hay imposibles. Un llamamiento a la libertad de soñar.

El guión es bastante incisivo en las relaciones de parejas, en sus pros y contras, en sus más y sus menos y sobre todo en la tolerancia y el respeto de las vidas de ambos; que sí efectivamente la compenetración es importante pero no la dependencia total del contrario. Y aquí puede que tengamos un punto de inflexión donde sacar de porqué tan buena actuación de Zoe Kazan, sin desmerecer ni mucho menos a Paul Dano ya que ambos se compenetran a la perfección, pero ella es la artífice del guión por lo que es evidente que sabe perfectamente lo que quería contar y como, y esto se nota. Como curiosidad decir que los directores son pareja en la vida real, pero también lo son los actores protagonistas y no es la primera vez que coinciden en una película, por lo que esto puede que marque un poco el sentido de la película, el tratar temas de parejas que pueden ser de alguna manera cotidianos aunque aquí se cuenten con mucho ingenio y diversión.

No he podido por más que acordarme de dos títulos que aunque la temática no es totalmente igual le encuentro algún parecido, ‘Lars y una chica de verdad’ y ‘Air Doll’, en ambos casos y en esta cinta el personaje es alguien solitario y que busca su media naranja o al menos una persona del sexo contrario con quien compartir su vida. Las películas a las que he hecho referencia tienen mucha más entre sí que Ruby Sparks pero ambas tres plasman la soledad y la necesidad de calor humano alrededor y su guión juega mucho con la imaginación del protagonista, luego cada cinta tiene un desenlace totalmente distinto.

Como protagonistas secundarios tenemos a un Antonio Banderas haciendo de hippie y a Annette Bening, siguiéndole en el mismo papel de amante reciclada a su mundo después de haber sido toda una yuppie, sus apariciones son cortas pero dan un toque de misticismo muy divertido.

Acerca de Susana Peral

Mira esto

Crítica de La delgada línea amarilla. Una road movie amable, sencilla y muy honesta

Con la tónica general de nuestra cartelera llega una película que fecha de 2015, La …

2 comentarios

  1. Interesante encontrar un comentario tan positivo 😛 Yo la encontré muy mala…

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.