domingo , septiembre 23 2018
Home / Críticas de cine / El Hobbit: Un viaje inesperado

El Hobbit: Un viaje inesperado

Hemos tenido la suerte de asistir en el día de hoy a un multitudinario pase de la película más esperada del año, ‘El Hobbit: Un viaje inesperado’. Gracias a la gente de Warner Bros, por darnos la ocasión de poder disfrutar de este exclusivo preestreno.

Tengo que decir que la hemos podido visionar en 3D V.O.S y sin los esperados 48fps. Nos hemos tenido que conformar con los tradicionales 24 frames por segundo, por lo que de momento no puedo opinar sobre esta, tan innovadora como criticada, nueva tecnología.

El Hobbit: Un viaje inesperado.

Todo comienza justo antes del inicio de la primera entrega de ‘El señor de los anillos’, Bilbo escribe sus crónicas y recuerda con añoranza el magnífico viaje que emprendió en el pasado y del que pronto seremos testigos, en la tranquilidad de su hogar y con la única compañía de su sobrino Frodo.

Este último se dirige, poco después, al encuentro de Gandalf para darle una sorpresa en la famosa escena con la que da comienzo ‘La Comunidad del anillo’. Un inicio magnífico que sirve para entreveer que las referencias a ‘El Señor de los anillos’ serán desde ese momento continuas, ‘El Hobbit: Un viaje inesperado’, en lo bueno y en lo malo, bebe y se nutre de su trilogía predecesora.

Un 60 años antes sirve para presentarnos a un Bilbo Bolsón de joven, un habitante más de la comarca, amante de la buena comida, del buen vivir y poco devoto de las grandes aventuras. Un personaje interpretado magistralmente por Martin Freeman que da empaque y dota de credibilidad a un Hobbit testigo inesperado de una aventura que va más alla de su imaginación. Conocer al mago Gandalf (Ian McKellen) le marcará para siempre, este le elige (Sin saber muy bien el motivo), como acompañante de un grupo de 13 enanos que emprenden un viaje hacia la montaña solitaria para recuperar un tesoro que les fue arrebatado por el malvado e imponente dragón Smaug, un personaje muy esperado pero que cobrará importancia en entregas posteriores.

El reparto de enanos es de los más acertado, formando un equipo muy variado, 13 peculiares especímenes de su raza entre los que destaca de manera muy pronunciada el majestuoso Thorin escudo de roble (Richard Armitage), con una interpretación personal muy destacada.

Después de un arranque algo lento y tedioso, cruzarán los bosques de los trolls, atravesarán el pais de los Elfos, entrarán en las mazmorras de los orcos donde reina en Rey Goblin y se enfrentarán a más de un enemigo de antaño, en una frenética y en ocasiones alocada aventura, muy al estilo Peter Jackson, con las ventajas y los inconvenientes de parecerse demasiado a ‘El Señor de los Anillos’, pero sin lograr la magia de esta última.

Nos esperan nuevos personajes, como Radagast el Pardo y el nigromante, tramas y subtramas que nos llevan al origen de toda la epopeya posterior, sin demasiada fidelidad con el libro original, y finalmente, en las profundidades de la Tierra, Bilbo encontrará el Anillo Único, un hipnótico objeto que será posteriormente la causa de tantas sangrientas batallas en la Tierra Media.

Es en ese pasaje con Gollum en las oscuras profundidades, en ese encuentro verdaderamente inesperado, donde están los mejores momentos de la aventura. El pasaje es excepcional, magnífico, dejando ambos actores momentos de gran cine, Andy Serkis ya es todo un fenómeno en el CGI, su Gollum es simplemente impresionante; esos minutos dejan destellos de una genialidad que por desgracia no está presente en todo el metraje con la continuidad y la cantidad que hubiéramos deseado.

Un viaje que con mayor o menor éxito resulta entretenido, que contiene muy buenos momentos, aunque algunos de ellos nos dejen una ligera sensación de Déjà vu.

Jackson nos sumerge en los inicios de una nueva trilogía con bastante acierto, si obviamos su falta de fidelidad con el libro original (Algo que los más fanáticos no perdonarán). Recurre, suponemos que intencionadamente, a los buenos logros de la saga inicial aún a riesgo de perder originalidad, si algo funciona para que lo vas a cambiar.

También he de decir que utiliza el 3D aprovechando los beneficios de este, de manera bastante adecuada. Además Peter escoge una banda sonora que mezcla canciones de la trilogía original con esta nueva epopeya con bastante tino, convirtiendo la música en un acompañamiento muy apropiado.

En definitiva una aventura que no decepciona, un largometraje capaz de sobrevivir a la inmensa losa que supone ser la precuela de una de las mejores trilogías de la historia del cine, y que, sin llegar al sobresaliente de sus predecesoras, mantiene el tipo proporcionando unas magníficas dos horas y media de cine de género con mayúsculas.

Nota: 6,5.

 

Acerca de Rafael Calderón

Crítico de cine, Director y Redactor jefe en Cineralia. Admito que soy un enamorado del séptimo arte que no duda en recordar que como dijo aquel, "Nadie es perfecto"

Mira esto

Crítica de El Pacto

Crítica de El pacto. La peluca de Belén Rueda

Los tratos y acuerdos con el Diablo han sido abordados en numerosas ocasiones por la …

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.