jueves , septiembre 13 2018
Home / Críticas de cine / Amor y letras. La influencia del pasado

Amor y letras. La influencia del pasado

Crítica de cine. ‘Amor y Letras’.

Parece que Josh Radnor es un habitual del festival de Sundance con primera película ‘Happy Thank You More Please’ obtuvo ya bastante éxito y con esta su segunda propuesta ‘Amor y Letras’ (‘Liberal Arts’) consiguió abrir el certamen.

Este próximo viernes 15 ya tendremos esta estreno de cine nueva propuesta de una comedia dramática en nuestras carteleras, de la mano de Avalon. Una sugerente opción para meditar sobre el trasfondo de la mente humana, lo que dan de sí los recuerdos y los encuentros y desencuentros amorosos y vitales, y como se llega a ello.

Imagen de Amor y Letras

Jesse Fisher (Josh Radnor, ‘Cómo conocí a vuestra madre’), ha tenido un fracaso amoroso, se encuentra en una etapa de su vida pasado los treinta, donde el pasado le está acechando pensando que los días pasados fueron los buenos. Su mejor profesor de la universidad se jubila y le invita a su fiesta, ahí es cuando reacciona pensando en su nostalgia por los días vividos en esas cuatro paredes, es sus amistades, en lo aprendido, pero lo que no espera es que la vida le sorprenda conociendo a a Zibby (Elizabeth Olsen, ‘Martha Marcy May Marlene’), una joven estudiante de 19 años, que despertará en el sentimientos que creía olvidados y perdidos.

Me da la sensación que el director y guionista, Josh Radnor es recurrente y vuelve a basarse en ‘Happy Thank You More Please’, puesto que sus personajes deambulen por las calles (recreándose la cámara en ellos), pensativos, como almas moribundas meditando sobre sus enigmáticas experiencias vividas, sobre su soledad y sus anhelos, y esto ya lo hacía en su primera película. En ambas el personaje principal anda en la búsqueda de su autenticidad y de su propia personalidad.

El director ha vuelto a sus orígenes para grabar esta ‘Amor y Letras’, ya que parte de la cinta ha sido grabada en la Universidad de Gambier, en Ohio, donde el estudió. Pero además no sabemos si esto ha podido influir en el guión ya de antemano o ya haya sido algo intencionado, pero sí que es verdad que al protagonista le afecta volver a esa la que fuera su escuela de antaño, ya que la historia se basa en alguien que vuelve a sus orígenes de estudiantes, con recuerdos que se incrustan en su ser, para dar cabida a la melancolía y que de esta manera afloren sentimientos que tenía escondidos, o que no quería sacar a la luz. No sabemos si esto pudiera ser algo autobiográfico pero ambas cosas guardan similitud: si en el acto, pero no sabemos si en el fondo y contenido también.

amor-y-letras-1

Hay veces que nos hace falta una vuelta de tuerca en un momento dado, un pequeño empujón para saber lo que realmente queremos, si eso le pasa a Jesse que hasta que no ve que su corazón puede volver a sentir no se da cuenta que ya lo estaba haciendo, pero en se momento puede que con la persona equivocada. Uno puede ver todos los días a alguien y no darse cuenta que es esa misma persona en la que está pensando pero no lo ve, no lo visualiza, porque su mundo interior está apagado solo necesita alguien que lo despierte de esa letanía en el que se encuentra inmerso.

Los diálogos son pausados y en ocasiones ingeniosos con algún que otro giro para dar un toque de comedia, invitando a la reflexión sobre situaciones cotidianas a las que no damos importancia y que posiblemente tenga una relevancia en el devenir de las cosas, que habría que pararse a pensar lo que nos ocurre a nuestro alrededor, todo tiene un porqué las cosas no pasan porque sí. Por mi parte la cinta la clasificaría mucho más en lo dramático que en la comedia, creo que la primera película tenía más tintes cómicos que esta segunda; aquí se basa mucho es lo transcendental de las cosas.

‘Amor y Letras’ es una película de reencuentros tanto por la temática en sí, ya que el protagonista vuelve a ver a su profesor del alma, y porque el director que no es otro que el protagonista para trabajar hace lo mismo vuelve a escoger a parte de la gente con la que ya trabajó en su primera cinta. La fotografía que creo que es algo que se toma muy en serio, ya que las tomas están muy bien hechas y recrea muy bien los planos, acercándose a los personajes o lugares que quiere hacer hincapié vuelve a contar con Seamus Tierney.

Y dentro del elenco de actores ha decidido incluir en su reparto a Richard Jenkins, un eterno secundario que este año pasado le hemos podido ver en ‘Por fin solos’, ‘Jack Reacher’ y ‘Mátalos suavemente’, pero para mí su mejor película es ‘The Visitor’ no porque estuviese nominado al Oscar como mejor actor, algo que para mí se queda en mera anécdota de la historia del cine, si no porque su interpretación y lo que me trasmitía su mirada me pareció magistral.

Crítica de cine de Susana Peral.

.

Acerca de Susana Peral

Mira esto

Crítica de Blackwood

Crítica de Blackwood. ¡Chas! y aparezco a tu lado

Los internados y escuelas de señoritas se han convertido en un escenario recurrente del cine …

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.