martes , septiembre 25 2018
Home / Críticas de cine / Crítica de #Indignados. La asepsia del sentimiento

Crítica de #Indignados. La asepsia del sentimiento

Crítica de “#Indignados”.

Sorprende descubrir que el responsable de este proyecto colaborativo que es “#Indignados” es un director tan veterano en el campo documental como Antoni Verdaguer. Pues nos encontramos ante una obra que poco interés suscita (cinematográfica y, lo que es peor, reivindicativamente hablando), más allá de cómo puro documento audiovisual del movimiento 15-M y su repercusión.

Aunque no se le pueda pedir peras al olmo (al fin y al cabo, la producción marginal, casi de guerrilla, a la que se enfrentan los documentales reivindicativos de este tipo, impide que el listón de calidad técnica o artística se coloque muy alto), esta sucesión neutra de entrevistas con gente afín a la causa (actores y actrices, abogados progresistas o cantantes tan reconocidos como Paco Ibáñez, por poner algunos ejemplos) observa muy de lejos esa llama de la libertad a la que parece dirigirse, sonando todo demasiado impostado, demasiado ensayado, demasiado poco emocionante.

#Indignados

Así, ni la estructura aséptica y casi totalmente cronológica ayuda a suscitar ningún tipo de sentimiento (más allá de aquel que se genera al ver las repugnantes imágenes de las cargas policiales) ni los protagonistas entrevistados aportan un verdadero debate (al ser todos gente de izquierdas que en vez de proponer soluciones opuestas, puntos de vista novedosos, parecen verlo todo desde una atalaya de melancolía que no ayuda mucho a la continuidad del movimiento). Las bondades del montaje ideológico de Eisenstein, uno de los muchos referentes (aunque las reglas estén para romperse) a la hora de lanzarse a preparar un documental reivindicativo, se diluyen aquí al querer narrarlo todo de una manera tan objetiva que casi aburre. Quizás sea por esto las intervenciones subidas de tono de gente como Paco Ibáñez quedan extrañas (aunque no por ello pierden su valor) al compararlas con el resto del conjunto.

Centrándose, además, bastante poco en el núcleo colectivo de la protesta (es decir, las acampadas, las cuales se mencionan bastante de pasada y de manera casi etnográfica) o en mostrarnos material nuevo que le de un sentido especial a todo el asunto (como mucho, algunas interesantes estadísticas que, una vez más, se tratan de manera aséptica), en ocasiones el documental parece derivar hacia una colección de documentos análogos a aquellos que todo hijo de vecino puede consultar en Youtube sin problemas: testimonios de jóvenes ya bastante manidos, grabaciones diversas de las protestas (casi exclusivamente de Barcelona o Madrid, obviándose el resto de acampadas, en las que quizás también hubo interesantes propuestas)…

indignados

Así pues, sobre estos materiales poco críticos (unidos entre sí por animaciones y fondos infográficos no del todo afortunados) flota cierta idea de inacabamiento, como si todo se hubiera preparado deprisa y corriendo sin sopesar la parte crítica que un proyecto como este podría haber aportado. La realidad (con todo su valor y con toda su repugnancia) está ahí, pero “#Indignados” no llega a molestarse en sacar unas conclusiones estimulantes de ella. En cualquier caso, y a falta de distribución, en Youtube podéis encontrarlo completo, para que saquéis vuestras propias conclusiones.

Crítica de cine de Ricardo Jornet.

Acerca de Ricardo Jornet

Simpático redactor de Cineralia; no tan simpático estudiante de cine.

Mira esto

Crítica de El Pacto

Crítica de El pacto. La peluca de Belén Rueda

Los tratos y acuerdos con el Diablo han sido abordados en numerosas ocasiones por la …

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.