sábado , diciembre 15 2018
Home / Noticias de cine / Entrevista al Guionista de “La Mula”, Juan Eslava Galán

Entrevista al Guionista de “La Mula”, Juan Eslava Galán

En Cineralia, junto a Vallecas Digital y Contraplano, hemos podido entrevistar a Juan Eslava Galán guionista y escritor de “La mula”, uno de los estrenos de cine más interesantes de este pasado viernes, del que os dejamos La Crítica. Un escritor con más de 70 libros entre novelas y ensayos.

Juán Eslava Galán.

  • ¿Me gustaría saber cómo surge la idea de escribir sobre estos hechos reales?

La idea surgió porque era una historia que andaba en mi casa, es decir era una historia verdadera que le ocurrió a mi padre en la guerra, la historia de la mula. Me ha acompañado toda mi vida desde que era niño y le preguntaba a mi padre ¿tú en la guerra que hiciste?. Pero la idea de hacer una novela con eso la tuve hace quince o veinte años, porque le hice dos entrevistas largas a mi padre con magnetófono delante con seis años de intervalo y de información que saqué de esas entrevistas y de documentación que me busqué, de ahí salió la novela.

  • ¿Así que la idea de plasmarlo fue suya no de su padre?

No, mi padre era una persona muy sencilla, a él no se le ocurría plasmar nada.

  • ¿Y cómo es para un escritor meterse en la mente de un familiar, como ha sido la experiencia de poder hablar a través de su padre?

Debo decir que no ha sido difícil, entre otras cosas he convivido toda la vida con él, siempre me he llevado muy bien con él. El ambiente que se recrea en la novela y en la película, es el ambiente de campesinos andaluces muleros, sin mucha cultura que también es el ambiente donde yo he vivido, por lo tanto digamos que no tiene mayor mérito ser capaz de reproducir esas cosas. Difícil sería para mi reproducir otro ambiente, pero yo siempre he estado ahí.

  • ¿Le ha gustado usurpar el roll de su padre, poder vivir sus experiencias?

Bueno yo siempre le he tenido una gran admiración a mi padre, la película está dedicada a él y la novela también. Hablando de lenguaje cinematográfico quería “que no fuesen lágrimas que se diluyen en la lluvia”, quería que quedara su experiencia, un tío muy sencillo de campo, su experiencia fue la guerra y yo quería que quedara reflejado en un libro y ahora en una película

  • Y ahora que ha cambiado la literatura al cine a la hora de escribir el guión ¿piensa en las imágenes o eso se lo deja para el director?

Siempre se dicen que mis novelas son muy cinematográficas y siempre digo que los novelistas actuales somos hijos obviamente de la literatura pero somos hijos del cine, otra forma de literatura, eso siempre lo he tenido claro así es que cuando abordé escribir el guión que lo hice a la limón con Michael Radford, yo en español y él lo iba pasando a inglés. Tuvimos una relación muy cordial y muy fluida nos entendíamos perfectamente, obviamente el sabia de cinematográfica infinitamente más que yo y decía esta escena o este tratamiento no es muy cinematográfico, entonces cogíamos otra vía así que me dejé llevar por él, y él se dejo llevar por la historia.

  • ¿Hay personajes en la película que no aparecemos en la novela y viceversa?

No, todos los personajes de la película están en la novela, pero no todos los personajes de la novela están en la película. La novela es más compleja tiene sub tramas que no las hemos llevado a la película porque hubiese sido de cinco o seis horas. Digamos que la esencia y el espíritu de la novela sí que está perfectamente plasmada en la película.

  • ¿Introduciendo en la guerra civil un género de comedia no le daba un poco de miedo las reacciones?

No todo lo contrario, el español en general en las situaciones más dramáticas siempre le buscan un tono humorístico, es una de nuestras características, muchas de las situaciones de las chocantes humorísticas son trascripción de cosas que me contaba mi padre o de cosas que me contaban otros combatientes de la guerra no tiene nada de particular obviamente cosas que entonces parecían serías ahora no lo son.

En las proyecciones en las que yo he estado cuando aparece un moro vendiendo preservativos de segunda mano, la gente se ríe, pero entonces era una situación perfectamente normal, había situaciones de sífilis y más infecciones, como en todas las guerras y tampoco había acceso a los preservativos así que el que era un poquito cuidadoso, intentaba usarlo e incluso de segunda mano, que ahora nos parece una enormidad pero entonces se veía normal, hay elementos que son humorísticos ahora pero entonces no lo eran.

  • Respecto a la novela, ¿la ha visto más cercana o alejada respecto al resultado final de la película?

Estoy muy satisfecho, ten en cuenta que yo siempre he estado muy implicado en la película no solo en el guión si no también en el asesor histórico he sido yo, ya que el equipo de rodaje era ingles y no entendían tanto de la guerra civil.

Tuve que esforzarme en hacerles ver, por ejemplo la falta de uniformidad, eso les chocaba mucho, ellos tienen la imagen de la guerra mundial, todos perfectamente uniformados y les hice ver miles de fotografías de la guerra civil española y les preguntaba ¿hay dos soldados que vayan vestidos del mismo modo? No, la madrina de guerra te ha mandado un jersey y tú te lo pones y ya está y cada uno a su manera y eso se ha reflejado muy bien en la película. Hemos tenido el capricho de rodar en los escenarios donde ocurrió la historia, en el norte de la provincia de Córdoba donde fue la batalla de Valsequillo que es la que se refleja en la novela y en la película, y en Porcuna y en Lopera en los sitios que ocurrieron las cosas.

  • ¿Los personajes del Alférez Estrella y Sargento Cosme, de alguna manera son el reflejo de los pensamientos de Juan Castro?

De alguna manera hay una concomitancia en todos esos personajes, son gente sencilla que lo que quieren es salir de la guerra con bien, no morir, y todos están pensando que voy a hacer cuando acabe todo esto. Son gente muy joven y están preocupados por su futuro y al final el cabo Castro que hace, se está buscando el futuro de entonces de un chico sencillo como él, que es casarse, tener una familia y tener con qué alimentar a la familia, el encuentra una novia estupenda, guapa con la que se piensa casar y una mula que es media yunta ya solo le falta otra mula para ya tener de que vivir.

Es así de sencilla la historia no tiene mayor complicación ni tiene más ideología, aunque obviamente a lo largo de la película se va desarrollando más el personajes en contacto con otros, va viendo que de vez en cuando hay que revelarse, y que un hombre tiene que ser libre y tiene que tener otras aptitudes además de esas que ya tiene de por sí, pero eso es lo va descubriendo y cuando tiene la medalla ya lo ha descubierto.

  • ¿Cree que es una versión menos heroica, y que estemos ante la más real que más pueda humanizar y acercarnos a lo que ocurrió?

Por lo menos eso es lo que hemos intentado, un fiel reflejo de cómo era la gente sencilla implicada en la guerra. Siempre se está hablando de las dos Españas que fue la fantástica definición que hizo Antonio Machado, las del españolito que vienes al mundo, pues hay que considerar, y los historiadores últimamente lo están haciendo yo soy muy amigo de Paul Preston que hay una tercera España, que es la que se vio metida en una guerra civil, un golpe de estado que creían que dudaría dos días y duró tres años y fue cruento no, bueno pues a esa tercera España también hay que darle de vez en cuando voz, que hubo un determinismo geográfico que parece que eso la gente no lo tiene en cuenta.

Dieron el golpe de estado el día 18 y tres días después se habían definido ya los límites geográficos de cada bando, por lo tanto uno le toco donde le tocara, independientemente de la ideología que tú tuvieras, tu tenias ya el resto de la guerra que comportarte como si eras de izquierda o de derechas, a algunos le costó la vida, a otros le costó la torsión de tener que fingirse otra cosa distinta de la que eran pero había pero había que salvar la vida, esas circunstancias tan dramáticas se reproducen también en el frente, el alférez Estrella está donde le ha tocado pero él sabe que tenía que estar con los de enfrente, y tiene ese dilema moral.

  • En cuanto a los actores ¿cree usted que han logrado encarnar bien a los personajes del libro?

Estoy muy satisfecho, tuve un trato bastante cordial con los actores explicando las cosas que había que explicar y creo que lo han plasmado muy bien, mi padre no era tan guapo ni tan alto como Mario Casas, pero yo siento que lo ha representado muy bien y Maria Valverde representa también el tipo de la mujer, vosotras por la edad que tenéis no os podéis imaginar ese tipo de mujer, el tipo de una mujer que vive en un mundo realmente falso, que es guapo que es bueno, pero por otra parte sabe, aleccionada por la madre, sabe que ella lo que tiene que buscar es un buen partido, la carrera de mujer es casarse entonces, vosotras ahora sois chicas independientes. Esa ruptura íntima que ella siente las ha reflejado muy bien en las últimas escenas es las que ella aparece se refleja perfectamente yo estoy muy satisfecho del resultado.

  • ¿Cómo se logra dar una aire de naturalizad y humanizar unos hechos tan duros?

Ha sido con mucha aplicación y mucho trabajo, si os fiáis y comparáis esta película con otras de la guerra civil os daréis cuenta que hay pequeños detalles como que los uniformes están absolutamente ajados como de gente que lleva ya tres años de guerra, es decir absoluta naturalidad y vamos a retratar las cosas como eran y vamos a esforzarnos en retratar las cosas así, requiere un esfuerzo complementario, pero los resultados son estupendos.

  • Mucha gente viendo el cartel pensará que la gran historia de amor es de Mario Casas y María Valverde, yo creo que la verdadera historia de amor es la de su padre con la mula. ¿Me gustaría saber si esa pasión por los animales siguió después y si se la ha trasmitido a su hijo?

Si, y después yo le di consejos a Mario Casas de cómo hay que tratar a los bichos estos, aprendieron enseguida, son chicos inteligentes: claro yo he tenido trato con mulas y sé que hay que hablarles. La mula es un ser muy inteligente, pero terco como todas las personas inteligentes, hay que hablarle porque la mula no entiende las palabras pero entiende el tono de voz, y hay que tocarlas y Mario Casas está continuamente tocando la parte más sensible que es el hocico, la frente, dándole en el cuello, ese tipo de cosas trasmite las cosas que hace un mulero. En ese sentido ha habido su estudio, y la mula se hizo cargo que aquello era una película y se ha portado muy bien, si os fijáis cuando se le habla empina las orejas, está actuando también bien, nunca se le da merito, pero es así.

  • ¿Qué de especial tiene su relato que le puede diferenciar de otras películas de la guerra civil?

No me planteé que se pareciera ni que fuera diferente a nada, sino que con absoluto libertad yo tenía una anécdota que era muy buena y me inventé una serie de circunstancias y de sub tramas y la quise llevar al cine, en ningún momento la quise comparar con nada, ahora es obvio que lo comparen con La vaquilla, porque una se llama vaca y otra mula y guerra civil, y tampoco hay ideología en ninguna sino que simplemente hay historias de gente sencillas, hay un humor en las dos, con lo cual las van a comparar, pero si habéis visto la película no tienen nada que ver, además de esas similitudes son cosas distintas.

  • El final aunque es duro, ¿es pesimista o esperanzador?

Creo que es esperanzador, en el sentido que triunfa la amistad, y ya sabéis que en el lenguaje cinematográfico dos personas que se encaminan hacia el fondo de la pantalla quiere decir que hay un futuro. Estos chicos tienen un futuro duro que es sobrevivir a la postguerra desde la más absoluta pobreza que es lo que tienen, con los harapos con los que van vestidos que es lo que han ganado en tres años de guerra. Sin embargo yo lo veo esperanzador entre otras cosas, porque yo lo estoy viviendo desde muchos años después de ocurrir y sé que aquella generación trabajó duro y fueron capaces de aplazar su satisfacción y bienestar a la generación siguiente, yo lo veo con gran esperanza.

  • Después de tanto tiempo que ha tardado en salir, está teniendo muchísima promoción ¿que expectativas o que resultados espera conseguir?

Me gustaría que fuese una película de éxito, y que se conociera la historia, como cualquier creador quiere que su obra se divulgue yo no aspiro a otra cosa. Y por ahora estoy muy satisfecho, por ahora le está gustando a la gente, estupendo.

  • De todas las novelas que tiene escritas, ¿tiene alguna más que le gustaría que se llevase al cine?

Tuve una oferta de llevar al cine “En busca del unicornio”, que se chafó porque era un productor español que quería hacer película y una productora italiana que quería hacer serie y en el conflicto entre los dos, ni una cosa ni una como suele ocurrir en el cine. Y después he tenido también la oportunidad que se llevara mi novela “Señorita” pero era demasiado caro sacar un avión que es el protagonista de la película, ahora sería fácil y barato, con los medios que hay ahora, pero entonces había que disfrazar un avión de estuca alemán y aquello era carísimo. Me encanta el cine, veo mucho cine y estoy abierto a que esto tuviera continuidad, pero vamos a ver.

  • ¿Cuál es el secreto para empatizar tanto con el espectador?

Como novelista siempre pienso que yo me tengo que creer mi historia para que se la crea el lector y entonces incluso pongo a veces elementos, y me tomo esfuerzos que son innecesarios en la novela, pero me los tomo, porque así yo me creo la historia y se la creen. Con la película pasa lo mismo, empatizar significa que tú en lugar de verte como el autor que manipula todo desde tu esfera superior, tú te sientas en el patio de butacas, eres un espectador más y quieres hacer aquello que te gustaría ver, ahí está la clave en no subirte a ninguna parra y no creerte más, no creerte artista, creerte artesano digno que hace un producto de artesanía que si te sale muy bien se puede considerar producto artístico.

Acerca de Rafael Calderón

Crítico de cine, Director y Redactor jefe en Cineralia. Admito que soy un enamorado del séptimo arte que no duda en recordar que como dijo aquel, "Nadie es perfecto"

Mira esto

Novocine 2018, XII Muestra de Cine Brasileño

El mes de noviembre es uno de esos periodos del año que más festivales de …

No hay comentarios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.