miércoles , octubre 17 2018
Home / Críticas de cine / Fast & Furious 6. Más espectacular pero peor que la anterior

Fast & Furious 6. Más espectacular pero peor que la anterior

Se estrenó ayer en los cines españoles “Fast & Furious 6”, la última película de Justin Lin, director también de las tres últimas entregas de la saga más adrenalítica de la historia.

Después de debutar con la entrega más floja de la saga, esa tercera parte en Tokio sin ningún protagonista ni conexión, rebautizó la franquicia con la cuarta y la transformó en trepidantes películas de acción y robos; desprendiéndose del objetivo de las anteriores, que eran coches tuneados y chicas ligeras de ropa. De esta forma, no sólo consigue conectar la tercera parte con el resto de la historia, sino que consiguió que la quinta entrega fuera la mejor de la saga junto a la primera.

Con el fin de probar nuevas experiencias, acudimos a los cines Artesiete Alcalá, probando los asientos equipados con las novedosas “resonadoras”, un sistema que produce vibraciones cuando la acción de la película lo requiere, siendo una experiencia digna de ser probada para este tipo de estrenos.

"Fast & Furious 6", imagen.

En “Fast & furious 6″, encontramos a los protagonistas donde los dejamos al final de la anterior. Desde que Dom (Vin Diesel) y Brian (Paul Walker) destruyeron el imperio de un mafioso y se hicieron con 100 millones de dólares, el grupo se ha separado por todo el planeta. Pero siguen sin poder regresar a casa ya que son prófugos de la justicia. Mientras tanto, Hobbs (Dwayne Johnson) ha estado siguiendo la pista por doce países a una banda de letales conductores mercenarios encabezados por Owen Shaw (Luke Evans). Hobbs le pide a Dom que reúna a su equipo y le ayude a atraparlos a cambio de un indulto y reencontrarse con un fantasma del pasado.

Después de que Diesel y Walter se desentendieran de la saga y volvieran a ella al ver estancadas sus carreras (es más, el primero está recuperando todos los personajes que le dieron fama, como el de Riddick y el de Xander Cage), la historia aumenta en espectacularidad en cada nueva cinta, convirtiéndose en las películas de acción más esperadas por los aficionados del género. Da lo mismo que cada vez sean menos creíbles y con diálogos más absurdos, porque las dosis de acción también aumentan exponencialmente, dejando al espectador pegado al asiento y con la boca abierta.

Después del buen sabor de boca que dejó la quinta parte, con la introducción del cada vez más prolífico Dwayne “La Roca” Johnson, el listón estaba alto y las ganas de los espectadores volvían a necesitar una gran dosis de adrenalina y escenas de acción imposibles; así pues, nada de esto falla, pero sí es cierto que la saga empieza a tener demasiados síntomas de agotamiento y a exprimir demasiado la credibilidad de un grupo de expertos ladrones capaces de enfrentarse a todo (incluso a tanques y aviones), aunque esta vez sean los buenos de la historia (para variar).

Fast-and-Furious-6-1280x800-HD-Wallpaper

Pues bien, los ingredientes están todos ahí, “Fast & Furious 6” ofrece momentos increíbles y situaciones esperpénticas, no faltando tampoco los momentos donde los protagonistas masculinos quieren hacerse los gallitos y aportando persecuciones a toda velocidad; pero todo esto viene envuelto en una atmósfera cada vez menos plausible y dando a entender que no sólo todo es posible, sino que hay que dejarse llevar y no tomarse la película en serio. Así pues, hará las delicias de los amantes del género de acción, que exculparán de todo prejuicio a la película y se limitarán a disfrutar del espectáculo ofrecido.

Pero lejos de cerrar la historia, los créditos abren la puerta a una séptima entrega con nuevas sorpresas y famosos fichajes. Otra cosa positiva que podemos extraer del film es la habilidad del director para rodar escenas de acción, faltándole sólo hacerse con buenos guiones para ser el nuevo rey de las películas de acción en el futuro.

En definitiva, nos encontramos ante una nueva entrega más espectacular que la anterior, pero que pierde fuerza en la trama y aún más coherencia en la historia; ofreciéndonos diálogos idiotas y persecuciones espectaculares (cualquier escena de acción vista aquí le da mil vueltas a las ofrecidas en la española ‘Combustión’).

Lo mejor: La sensación que cualquier cosa es posible, y que la acción y adrenalina no cesarán durante dos espectaculares horas.

Lo peor: Que acaba siendo peor que la anterior entrega, perdiendo credibilidad y coherencia en cada escena (para qué tener un buen guión si hay dinero para hacerlo todo espectacular).

Nota: 6,5

Síguenos en Twitter: @cineralia y @EduQuintana16

Una Crítica de cine de Eduardo Quintana.

Acerca de Eduardo Quintana

Mira esto

Crítica de El capitán

Si en estos momentos está en marcha el festival de San Sebastián en la pasada …

No hay comentarios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.