miércoles , octubre 17 2018
Home / Críticas de cine / Star Trek: En la Oscuridad. El mal de Nolan

Star Trek: En la Oscuridad. El mal de Nolan

Star Trek: En la Oscuridad sufre de uno de los males históricos de las secuelas: querer ser más y acabar siendo menos que su predecesora. La más reciente excepción de esta dolencia la encontramos en El Caballero Oscuro, la película más influyente en el modelo de blockbuster del siglo XXI junto a, con la que Christopher Nolan llevo el cine de superhéroes a un nivel superlativo gracias a una trama compleja que envolvía las escenas de acción y, sobre todo, gracias a un villano antológico –elevado a la categoría de leyenda por la muerte de Heath Ledger– que le daba un sentido a todo el conjunto.

star-trek-into-darkness-poster

En cierto modo se ha malentendido la magnitud del peso del Joker dentro de la película de Batman a la hora de reproducir el modelo en otros ámbitos harto diferentes, pues parece que ahora una vez el protagonista está perfilado, lo que hace falta es un villano que lleve la batuta de la secuela y deje la figura del héroe (en el caso de Star Trek, los héroes) a un segundo plano. Error. Sin ir más lejos, no hay más que ver el fiasco que resultó ser la figura del propio Bane (Tom Hardy) en The Dark Knight Rises, la sandez infantil que resultó ser el plan maestro de Silva (Javier Bardem) en Skyfall o la facilidad con la que se desmoronan las masterminds de villanos televisivos de series como Elementary, The Following o Person of Interest; entre otros muchos ejemplos que demuestran que no todos los villanos pueden ser mensajeros del caos.

La clave de la buena acogida de Star Trek de J.J. Abrams fue, por un lado, los matices nuevos que les dio a unos personajes con un largo recorrido a sus espaldas, combinados con el margen que tenía para encajar los miembros de la tripulación de la Enterprise al situar la acción en un nuevo Año Uno para la franquicia. Pero sobre todo, y esto es lo que parece que ha olvidado en la segunda entrega, es que la primera parte era una película de aventuras que iba directa al grano, con un reparto coral carismático, un ritmo trepidante y una estructura clásica con argumento universal como única artimaña de guión.

star-trek-into-darkness-2

Star Trek: En la Oscuridad comienza exactamente así, con una escena off topic de acción pura y dura (curiosamente como suelen empezar las películas de Star Wars) que lamentablemente resulta ser la mejor de la película. El resto es un error de concepción integral, empezando por este “mal de Nolan” que es quitarle el estandarte al dúo Kirk-Spock y dárselo a un Benedict Cumberbatch sensacional, pero muy mal gestionado tanto en la película como a nivel de marketing, algo especialmente sorprendente ya que Abrams siempre ha cuidado mucho la promoción de sus trabajos. Es incomprensible por qué se anuncia a bombo y platillo que el actor inglés interpreta a Khan, el villano treki por antonomasia, para luego esconderlo durante los dos primeros tercios de película en que se sustituye el carisma y el potencial de actor y personaje por un juego de conspiraciones y planes ocultos sin interés ni recorrido.

Al final, el problema se reduce a algo tan básico como que J.J. Abrams desdibuja los protagonistas a favor de una trama de dudoso encaje en el universo de la saga y acaba teniendo una película sin villano y a unos viajeros sin viaje. Parece olvidar que el principal aliciente de Star Trek es el viaje de la tripulación de la Enterprise a mundos ignotos (que en esta película brillan por su ausencia), en la fascinación que implica el descubrimiento y en los peligros derivados de él. Lo irónico es que el tema principal del film es precisamente reivindicar esta máxima, pero para hacerlo se coloca en un meridiano completamente opuesto.

star-trek-into-darkness-1

Acerca de Gerard Fossas

Mira esto

Crítica de El capitán

Si en estos momentos está en marcha el festival de San Sebastián en la pasada …

No hay comentarios

  1. Pingback: Bitacoras.com

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.