sábado , diciembre 15 2018
Home / Críticas de cine / La Bicicleta Verde. Una Cultura Arrasando Ilusiones

La Bicicleta Verde. Una Cultura Arrasando Ilusiones

Os mostramos la Crítica de “La bicicleta Verde (Wadjda)” cuya dirección y guión corren a cargo de Haifaa Al Masour, la primera mujer que dirige una película en Arabia Saudita.

Basada en hechos reales, es algo que no hace más que llamar más la atención, puesto que la visión fuera de su país de estos hechos, pueden tomar otro matiz y mostrar al mundo lo que muchas mujeres desean.

Wadjda (Waad Mohammed), tiene diez años y vive en Riad, capital de Arabia Saudita. Su país sigue siendo clásico y conservador por su cultura, pero aún así ella es una niña alegre, que intenta vivir al margen de unos cánones que a su edad no se comprenden. Es jovial y desenfadada en su forma de ser y de vestir, queriendo igualarse al nivel de los chicos de su edad. En ese querer equiparse existe en su mente el poseer un bicicleta y así poder pasear con un amigo, para ello vende pulseras, y ahorra todo el dinero que puede. Pero todo esto se verá enturbiado por la decisión de su madre que no quiere que su hija tenga una bicicleta, porque la sociedad en la que viven es algo que no está bien visto para las mujeres.

Crítica de "La Bicicleta Verde".

Desde la distancia si decimos que es la primera película de una mujer en un país como directora, es como si estuviéramos hablando como se suele decir en chino, pero para algunas culturas, algunos países es todo un logro y un reto, que el sexo femenino se lance a cumplir un sueño, dirigir una película y sobre todo dónde se reivindican unos derechos que muchos tenemos pero a que otros les quedan como pura utopía en su vida.

Con esta historia volvemos al eterno dilema de siempre, ¿qué es más sorprendente la realidad o la ficción?, ya que el film está basado en hechos reales; y aunque parezca que esa eterna sonrisa que Wadjda posee no vaya a desaparecer nunca, porque está en una etapa feliz de su vida, la infancia de paso casi a la adolescencia; la cruda vida le marcará algunos terrenos por los que sabrá que no puede pisar en su país, puesto que ser mujer impone unas normas que vistas desde nuestra mirada parecen tercermundistas. Pero así es la vivencia del día a día en esas ciudades que no nos quedan tan lejanas, pero no dejan de sorprendernos en estos momentos de evolución cultural que podamos todos tener.

“La bicicleta verde” no es sólo el sueño de Wadjda, de conseguir algo para equipararse a los hombres, para sentirse libre y tener una pequeña independencia, aquí en este guión simple pero con fondo hay otro sueño roto, el de su madre por preservar ese amor que tiene por su marido pero que sus normas se le arrebatan porque la naturaleza no le da descendencia masculina, y eso para un varón en su país es como una lacra, y debe buscarlo en otra mujer; aún así ella perseverará por conservar el amor de su vida.

la-bicicleta-verde_1

Esa escuela que se muestra, donde las niñas están controladas por mujeres más machistas que los propios hombres (algo que se le ha inculcado generación tras generación con poca evolución), donde les imponen unas normas que a ojos de la humanidad resultan retrógradas, pero son las suyas, nos darán mucho que pensar de las diferencias culturales que hay en este mundo.  Queda patente la discriminación que hay hacia la mujer en el mundo islámico, y es algo que reivindica de muchas formas y en muchos ámbitos el guión, no solo en la casa si no en el trabajo y la sociedad en sí.

La mirada de Waad Mohammed es conmovedora  atrapando a la cámara de tal manera, que se compaginan a la perfección y  creando un ambiente mágico y ensoñador a su alrededor, mostrando un universo de sentimientos y de emociones encontradas en todas las secuencias donde ella se quiere imponer contra su mundo, pero su mundo le puede y no tiene más remedio que soportar esos dictámenes que no le parecen adecuados y  a los que es difícil enfrentarse en soledad, y aún así lo hace, a su manera. Sus inquietudes como niña encandilarán al público, no solo por su edad si no por su entorno, por el que en momentos parecerá ser avasallada, pero en muchas ocasiones sale airosa y victoriosa con alegría por vivir, esa vida que aunque sea marcada por unas reglas ella intentará sortear.

Durante el rodaje de “La Bicicleta Verde”, la directora Haifaa Al Masour sufrió las restricciones que sufren las mujeres en su país, ya que en diferentes zonas en las que grabaron, no podía acercarse a los hombres y para poder hablar con ellos lo tenía que hacer por medio de walkie-talkie y a distancia desde un coche.

Una Crítica de Cine de Susana Peral.

 

 

Acerca de Susana Peral

Mira esto

Bohemian Rhapsody 1

Crítica de Bohemian Rhapsody. Una visión superficial de Freddie Mercury

Gran parte de los biopics cinematográficos suelen tener el mismo problema: abarcar demasiados aspectos de …

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.