jueves , octubre 18 2018
Home / Críticas de cine / MUD. Alegato a la lealtad

MUD. Alegato a la lealtad

Jeff Nichols vuelve a traernos a nuestras carteleras de cine una de esas joyas del cine indie americano, “MUD”, desde el pasado viernes.

“MUD” cuenta como protagonista principal con Matthew McConaughey y por supuesto su talismán, que ha participado en todas sus películas, Michael Shannon.

Como todos los días los jóvenes Ellis y Neckbone se juntan para dar una vuelta después de sus obligaciones con su familia. En su afán de soñar y dejar volar su imaginación se van con una lancha a una isla del Mississipi próxima a su casa. Allí encuentran una barca abandonada en lo alto de un árbol, pero con restos de haber estado habitada por alguien, su idea es bajarla y hacerse con ella.

Cuál será su sorpresa cuando se encuentran con la persona que pasa sus días en ella, Mud, un hombre misterioso con tatuajes y una pistola de quien se hacen amigos y quien les cuenta historias para captar su atención. Pero Mud esconde un secreto que poco a poco les desvelará, pero no del todo, para que le ayuden en el problema en el que se encuentra inmerso y a partir de ahí, el día a día de los jóvenes cambiará, haciendo de ese un encuentro casual algo que marcará sus vidas.

Crítica de "MUD".

Después de demostrarnos ya su valía y talante en “Take Shelter” donde la familia era el referente y los miedos y las enfermedades su tema a tratar con un tacto excelente. En este caso Jeff Nichols ha tomado como referencia la amistad, el amor y sobre todo y ante todo la lealtad, pero sin olvidar la familia también como eje. Está hecha con tan buen acierto como en su anterior propuesta, siendo “MUD” una de las mejores que han pasado este año por cartelera con diferencia, con una temática sencilla y complicada al mismo tiempo, y con unas actuaciones impecables, que darán mucho que hablar, porque la cinta comienza poco a poco pero en su desarrollo te inmersas en la historia sin querer salir de ella.

El ser humano es desconfiado casi siempre por naturaleza, pero si entramos en la edad de la inocencia, en la adolescencia puede ser que ese aspecto todavía se pase por alto, y la confianza no sea algo que se tome demasiado en cuenta, o por el contrario también que se tomen demasiadas confianzas con una persona casi sin conocerla; ese es el caso de los dos jóvenes protagonistas, casi como si de una aventura se tratase, su relación con Mud llega a ser de plena confianza pero finalmente con aristas, porque en el caso de los personajes la edad es corta pero ha hecho mella en sus vidas, por sus familias y por su duro entorno.

Los pilares que sujetan el guión por todos los costados y en todos los protagonistas es el hecho de la superación en la vida, sobrevivir, y no a toda costa, porque el amor, la amistad, la confianza y lealtad son valores que sobresalen en todo momento. En cada escena hay un reflejo de posos de madurez, aunque sean los adolescentes los que sean los protagonistas, pues la vida no les ha tratado del todo bien, y han madurado a base de golpes, lo que hace que se cubran las espaldas en cierta manera, pero al mismo tiempo, tienen ganas de aventuras de lanzarse a lo desconocido y de ayudar si se lo piden, no viendo el riesgo a correr, o sí pero les atrae.

critica-mud-película

Los adultos reciben clases de comportamiento y de solidez emocional por parte de los más jóvenes en el reparto. Los enfrentamientos verbales que se ven durante todo el metraje son estupendos, viendo como el guión que viene también de la mano de Jeff Nichols, amplía unas características que enriquece la trama, unas conversaciones duras, que no dejan puntada sin hilo, y que todo tiene su porqué, sin dejar nada suelto, todo poco a poco se va uniendo, haciendo de ello un conjunto impecable en la trama.

Es verdad que “MUD” no tiene unos decorados impresionantes, ni grandes acciones pero su peculiaridad radica en lo sencillo, en lo cotidiano, en vidas normales sin riquezas monetarias pero si emocionales, con algún que otro ingrediente de sobresalto, claro está porque el protagonista esconde un secreto, un amor, que es quién realmente le hace actuar de manera inconsciente, durante toda su vida. Muestra como el primer amor a muchos le marca de tal manera que le perseguirán toda su vida aunque él no lo quiera, siempre estará presente hasta que alguien le abra los ojos.

Después de la baja calidad en actuación, también todo hay que decirlo porque la película tampoco era gran cosa, en “Magic Mike”, Matthew McConaughey nos sorprende gratamente, con la que para mí sería su mejor interpretación cinematográfica, aunque ya me gustara mucho en “El inocente” verle destacar de esta manera en una película de cine independiente, me agradó y veo que el director ha sabido explotar la mejor de las facetas del actor, su mirada, que desvela mucho más que sus palabras.

Pero cuidado que no vamos a dejar de destacar las excelentes actuaciones de los más jóvenes del reparto: Tye Sheridan y Jacob Lofland en el papel de Ellis y Neckbone respectivamente, puesto que aunque para Sheridan no es su primer trabajo puesto que trabajó en “El árbol de la vida”, para Lofland si lo es y no hay ningún atisbo de inmadurez cinematográfica en sus actuaciones, la naturalidad es la descripción perfecta para su trabajo, dándole una chispa y una frescura a la cinta que la ensalza hacia la perfección más si cabe.

Una Crítica de cine de Susana Peral.

Acerca de Susana Peral

Mira esto

Crítica de El capitán

Si en estos momentos está en marcha el festival de San Sebastián en la pasada …

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.