jueves , octubre 18 2018
Home / Críticas de cine / Crítica de Alpha. Thriller español con altibajos pero con poso

Crítica de Alpha. Thriller español con altibajos pero con poso

Este viernes 8 se estrena Alpha el primer largometraje de ficción del director Joan Cutrina. Nosotros ya la hemos visto, esta es nuestra Crítica.

Joan Cutrina además además de dirigir produce la cinta, el guión es de Antoni Solé. Anteriormente este cineasta había estado inmerso en el mundo del documental, pero viendo el riesgo y el resultado seguro que repite la experiencia.

Eric (Miquel Fernández), Toni (Alex Barahona) y Tom (Juan Carlos Vellido) son tres amigos que se separan tras cometer un atraco y Eric ser detenido. El tiene que pasar ocho años de su vida en prisión pero en ningún momento delata a sus amigos. Al salir quiere recuperar su vida por otros derroteros y dejar esa inseguridad que llevaba anteriormente, necesita estar con su familia, su madre y su hermano, ya que su padre murió mientras que él estaba en prisión y esto le marcó mucho.

Crítica de Alpha
Alpha

Cuando se reencuentra con sus amigos ve que todo es muy diferente, todo ha tomado otro matiz, ahora Toni es policía y Tom es el cabecilla de una banda de delincuentes que tiene relaciones con la policía para cometer los asaltos. El problema para Eric es ver cómo alguien de su familia ha tomado el mismo rumbo que él tomó hace 8 años atrás, y por mucho que le intente convencer ve como se hunde en un pozo sin fondo. Al final el pasado siempre vuelve.

No está nada mal que se rueden películas como Alpha en nuestro país. Puede que a muchos no le aporten demasiado, pero he de reconocer que a mí el tiempo que duró me entretuvo y además me hizo reflexionar bastante, porque efectivamente aquí no se queda meramente en un cliché de narcotraficantes con policía implicada de por medio, ahonda un poquitín más y el director se ha atrevido directamente a meter a los partidos políticos de por medio.

¿Cuánto de verdad habrá en el guión de Alpha? Posiblemente más de lo que nos creamos, porque siempre y ahora aun más la realidad está superando a la ficción y le está dando más que nunca historias que contar.

Este thriller policiaco tiene la suficiente acción como para que te mantenga enganchado, aunque haya momentos que parezca que el ritmo decaiga pero es en esos momentos cuando posiblemente el protagonista esté en reflexión con lo que fue, con lo que es y lo que quiere ser.  Pero lo que más me ha gustado es esa tonalidad de oscuridad que se le ha dado al film, dándole un toque más de misterio y de acción a la vez que de emoción en las tomas, hay que reconocer que la fotografía es muy buena.

alpha-cine-español

Alpha tiene una similitud con American History X sobre todo por el personaje principal, su roll es el mismo, querer una vida nueva y que la misma no te deja salir de ese círculo vicioso en el que uno entra y muchas veces no por decisión propia si no por imposición de los acontecimientos, para estos dos personajes parece que el haber cometido un delito años atrás le va a marcar para siempre y tendrán que pagar siempre por ello, la vida se lo recuerda.

Para rodar esta película los protagonistas se estuvieron documentando  con mucha gente de bandas, y les sorprendió que muchos de ellos son gente normal y que han vivido en un sistema en el que han caído e intentan sobrevivir en él, y en ciertos momentos se mantienen el él por la adrenalina que les aporta. Los que tienen el papel de policías también estuvieron con algunos y les aportaron datos para las escenas de tiroteos.

El director de Alpha, Joan Cutrina, quería unos personajes llevados a la normalidad no quería crear clichés complejos. Por su carrera formada en el mundo de los documentales relacionados con el mundo del crimen tenía un conocimiento muy cercano de las actitudes de estas personas, y finalmente ve que todos aquellos que pueden ser traficantes también son padres, tienen amigos, familia por lo tanto llevan una vida casi normal, y eso es verdad que es algo que ha reflejado a la perfección en su película, no quiere que se distinga tan sutilmente el bien del mal, porque la fina línea que los separa existe o no depende de cómo se mire.

Los actores no fueron elegidos por casting, si no que a todos ellos les conocía, y les fue dando el papel que creía les iba. La elección ha sido buena porque hay que reconocer que la carrera por ejemplo de Miquel Fernández va progresando poco a poco, ya le vimos en Fin, y hace unos meses nos sorprendió en La gran familia española; aquí cambia de registro por completo pero lo lleva a la perfección su interpretación con gran firmeza mostrando su inseguridad por lo sufrido y la seguridad por lo que quiere tener, una vida tranquila, aunque no se sabe si llegará y se nota en su semblante.

También me ha gustado mucho ver en pantalla a Alex Barahona un actor que no se prodiga demasiado en cine le vimos hace un par de años en Lo contrario al amor pura comedia, y es más conocido por sus series, aquí el director también le ha sacado de sus papeles habituales y cumple a la perfección.

Crítica de cine de Susana Peral.

Acerca de Susana Peral

Mira esto

Crítica de El capitán

Si en estos momentos está en marcha el festival de San Sebastián en la pasada …

No hay comentarios

  1. Pingback: Bitacoras.com

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.