lunes , junio 25 2018
Home / Críticas de cine / Presentimientos. Crítica de la novela de Clara Sánchez

Presentimientos. Crítica de la novela de Clara Sánchez

Presentimientos es la historia de una historia, una narración contada por sus dos personajes. Y lo que más me gusta es que también es una historia de secundarios.

Félix, Julia y su hijo recién nacido salen de viaje hacia la costa de vacaciones. Al poco de llegar, se separan en lo que parece ser una simple confusión. Sin embargo, a medida que pasan los minutos la situación se agrava. Con el tiempo corriendo en su contra, Julia tratará por todos los medios de encontrar a su hijo y a Félix, en una crisis que amenaza con llevarse por delante no sólo su descanso sino su propia relación.

Marta Etura y Eduardo Noriega en Presentimientos

Con este planteamiento, Clara Sánchez nos presenta Presentimientos, su octava novela (2008), la anterior a su premio Nadal por Lo que esconde tu nombre (2010) y a su premio Planeta (El cielo ha vuelto, 2013).

La novela ha inspirado la película del mismo nombre. Presentimientos está dirigida por Santiago Tabernero y protagonizada por Marta Etura y Eduardo Noriega.

La novela Presentimientos está partida en dos, contada capítulo a capítulo alternativamente entre Félix y Julia, que viven los mismos sucesos y las mismas situaciones físicamente separados. Tiene un lenguaje especialmente neutro, sin edad ni temperatura, una aguja de pajar, y es ese el primer regalo del libro: el lector debe preguntarse ¿es este el lenguaje con el que recordamos los sueños?

La autora ha creado en Presentimientos dos personajes muy marcados. Julia es inmediata, inmune, a veces histérica. Félix es sólido, exigente, casi siempre tranquilo. La suya es una historia narrada por un personaje que se escucha, que tiene tiempo de contar una historia, que la cuenta sentada y con todos los detalles que recuerda. Las páginas de los dos personajes son producto de su matrimonio, y para la autora – aunque cada capítulo lleve la voz de uno de los dos – no se puede conocer a uno sin el otro. Y a ninguno de los dos sin su hijo.

Creo que para encontrar un pero a la novela Presentimientos hay que entrar en ella: la relación entre Julia y Félix se justifica sólo en el amor. Mientras Julia busca sin pausa a su marido e hijo, Félix se pregunta qué le ocurre a un alma cuando su cuerpo sufre. Incluso el lenguaje que usan es diferente: Julia con palabras de usar y tirar – ¿con personas? – ; Félix su brillante enredadera, su lenta voz propagándose en su mente.  Julia parece desentonar con Félix, pero también con ella misma.

Conocemos a Julia en esta novela pero no tan interesante como la imaginamos en un futuro. La Julia presente, de cuyo pasado apenas tenemos datos, no se corresponde con aquella Julia que Félix ve – por eso él se sabe enamorado – ni con su interesante trabajo, ni con sus propias exigencias. Llega a ser una persona dormida que se decepciona a sí misma.

Un aparte: no me creo el error que tiene Félix en la playa. No es propio de él, a menos que quiera mandar un mensaje con él. Es propio de su mujer, y es sobre algo que les separa a los dos. Lo que me lleva a pensar que hubiera disfrutado mucho más si toda la historia de Presentimientos estuviera contada por Félix. Y si la propia narración no me lo permitiese, al menos no leer a Julia en primera persona. Pero nos pesa a todos que nunca coincidamos en la belleza.

Es una pareja que se complementa. Julia busca desde los sueños, entre el presente. Félix divaga sobre el ensueño desde el presente. Es la concentración de un hombre vivo y la decisión de una mujer dormida.

Por ir de un lado a otro de la trama, acaba cruzándose una pregunta: ¿serán más fiables las parejas que se parecen o aquellas que se complementan? ¿Qué ocurriría si Félix y Julia se parecieran un poco más?

Presentimientos es la historia de una historia, una narración contada por sus dos personajes. Y lo que más me gusta es que también es una historia de secundarios, personajes que parecen aparecer por casualidad y sin embargo son decisivos. En verdad, es la historia de un médico y un bebé. Muchas líneas escritas con el bolígrafo de una madre. Cuando alguien importa de verdad uno se deja invadir.

O como se decía antes: habrá que salir a la calle para no verse, quedarse en casa para encontrarte.

Una Crítica literaria de Alfonso García.

Acerca de Rafael Calderón

Crítico de cine, Director y Redactor jefe en Cineralia. Admito que soy un enamorado del séptimo arte que no duda en recordar que como dijo aquel, "Nadie es perfecto"

Mira esto

Crítica de 12 valientes

Crítica de 12 valientes. Heroísmo USA

El estadounidense Jerry Bruckheimer se ha convertido en uno de sus productores que ha logrado …

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.