viernes , diciembre 14 2018
Home / Críticas de cine / Nebraska. Un viaje de reencuentros

Nebraska. Un viaje de reencuentros

El reparto de Nebraska no podría ser más acertado. Tanto es así que dos de sus personajes han sido nominados a mejor actor principal.

El próximo domingo, día 2 de marzo, tendrá lugar la ceremonia de los Premios Óscar 2014. Algunos de los filmes nominados a mejor película no han sido una sorpresa para nadie. Sin embargo, para las personas que no estén habituadas, en el día a día del mundo del celuloide, puede que les haya sorprendido una de las candidatas: Nebraska.

Crítica de la película Nebraska

Alexander Payne, un habitual ya en esta ceremonia, ha logrado que todos sus filmes – a partir de 1999 con su filme Election – hayan alcanzado alguna nominación, en cualesquiera de sus categorías. Desde, la antes mencionada, Election hasta A propósito de Schmidt, Entre copas, Los descendientes o la recién nominada Nebraska.

Con Nebraska, Payne, vuelve a retomar la temática familiar pero, esta vez, desde un punto de vista tal como es la Road movie. Nos muestra el viaje de un hijo con su padre con un – en teoría – único fin; cobrar un millón de dólares. No obstante, si desde el planteamiento del filme logra, por un instante, hacernos pensar que ese es el verdadero propósito del viaje, a lo largo de la sucesión de los hechos nos daremos cuenta de que esto no es así.

Parada tras parada en este viaje de carretera, con Nebraska como supuesto destino, vamos conociendo y profundizando en los personajes. Una historia que consigue seguir adelante gracias a elementos fundamentales, del pasado de los protagonistas, sin los que el relato no tendría sentido alguno. Alcoholismo, engaños, secuelas de guerra, bondad, lucro o amor son algunos de los componentes de un cóctel de emociones que Alexander Payne sabe como visualizar en blanco y negro.

Los personajes, como es habitual en los trabajos pasados del cineasta, están construidos de una manera impecable, pero que alcanzan todo su ser a lo largo de la historia; eso es idóneo, realmente. No interesa que una película tenga unos personajes simples y que no tengas nada que contar, exceptuando el trascurso de la narración. Lo que se queda, verdaderamente, en nuestras retinas y en nuestras cabezas es el hecho de ir conociendo la situación de cada uno de los personajes principales, para así, poder culminar la historia satisfactoriamente.

nebraska-imagen-1-3

El reparto en Nebraska no podría ser más acertado. Tanto es así que dos de sus personajes han sido nominados a mejor actor principal: Bruce Dern y a mejor actriz de reparto: June Squibb. Sus papeles son insuperables y, en ellos, se puede observar la madurez de su interpretación. Pero, tampoco, podemos dejar atrás a Will Forte quien nos sorprende gratamente como personaje principal junto al nominado Dern.

Nebraska es una película diferente a lo que estamos familiarizados – al menos en los Premios Óscar- que logrará emocionarnos, sentir empatía, reírnos – los espaciosos primos de la familia sacarán la carcajada de más de uno – , seducirnos con algunos planos generales y embelesarnos con los diálogos.

Acerca de Jose María Santiago

Mira esto

Bohemian Rhapsody 1

Crítica de Bohemian Rhapsody. Una visión superficial de Freddie Mercury

Gran parte de los biopics cinematográficos suelen tener el mismo problema: abarcar demasiados aspectos de …

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.