martes , octubre 16 2018
Home / Críticas de cine / Philomena. Emotivo e impactante melodrama

Philomena. Emotivo e impactante melodrama

En ningún momento la forma narrativa de Philomena busca la lágrima fácil, inclusive a lo largo del metraje. Es emotiva, impactante, de gran calado social.

Niños robados, historias íntimas y estremecedoras que con el paso del tiempo se agolpan en nuestro día a día, y que desgraciadamente no se terminan.

Después de 50 años, Philomena Lee (Judi Dench ) decide buscar al hijo que le arrebataron de su lado. Ella era joven e inocente y el amor le hizo quedarse embarazada por aquellos tiempos, ese acto hacía que la familia la repudiara y mandara interna con unas monjas. En este convento le hacen firmar que debe dar su hijo en adopción, y además estar recluida durante unos años pagando con labores su pecado.

Crítica de Philomena para Cineralia

Para Philomena la única forma de reconfortar los últimos días de su vida, sería conocer a su hijo, y emprende un viaje duro a la vez que esperanzador en busca de noticias. Para ello contara con la ayuda de un periodista, Martin Sixsmith (Steve Coogan), que aunque de primeras no estaba convencido de ello, finalmente se contagia del coraje de Philomena por esa necesidad de saber qué pasó con su primogénito.

Philomena está construida bajo un manto de necesidad por saber al mismo tiempo que el remordimiento y la sensación de culpabilidad por momentos van dando cabida a reproches pero también a la justificación de unos actos por los que alguien fue juzgado a los ojos de una entidad y sus estrictas normas, que roban todo aquello que uno llamaría humanidad, la necesidad de saber que fue de su descendencia, y el consuelo de saberse recompensado con una sola mirada.

A priori lo que parece unas interpretaciones contenidas desembocan en Philomena un estallido de sentimientos encontrados por parte de ambos protagonistas donde uno a otro se van dando razones, lógicas y no tanto, para cambiar de opinión en el momento apropiado, un compendio de diálogos irónicos que relatan el dolor y surrealismo de la vida por la que pasamos y ante la que nos enfrentamos por penalidades difícil de superar.

Todo esto enmarcado dentro de un contexto de hechos reales, que da más verosimilitud a la historia con un empaque emocional impresionante que va in crescendo a media que nos vemos inmersos en la vorágine de esa búsqueda tan necesaria para la protagonista casi como el vivir, o como un perdón necesario para ella para cerrar un etapa de su vida que le marcaron las circunstancias, la época y los demás.

Philomena-imagen-1-2

Philomena es emotiva, impactante, de gran calado social y conmovedora como el relato de esta mujer desencadena en el conocimiento de unos hechos ocultados en el tiempo, por todo el mundo, donde no existe la piedad por ver cómo es posible el reencuentro entre dos personas de sangre, separadas por la fatalidad.

En ningún momento la forma narrativa de Philomena busca la lágrima fácil, inclusive a lo largo del metraje puedes esbozar alguna que otra sonrisa, debido a la irónica que hay en el guión, pero bien es verdad que la historia es dura y cruel, sin dejar indiferente a cualquiera, y no puedes dejar de estremecerte por algunas situaciones expuestas.

Lo que me sorprende, y no debería pues es el debate de siempre, ¿por qué algunos tienen el beneplácito para poder mentir y otros no? ¿Por qué, por estar amparados por la iglesia? ¿Justifica el posible bienestar de alguien, cuando es separado del lado de su madre, todas las mentiras vertidas a esas mujeres que fueron separadas de sus hijos? Duro debate y realidad que parece una historia de años atrás, pero que lamentablemente cada vez se ven más casos. Y además lo peor de todo no es la separación y las mentiras, lo más ruin e inhumano es hacerles sentir culpables y merecedoras de ese castigo. Tremendo.

Philomena se basa en el libro de Martin Sixsmith, adaptada excepcionalmente en guión por Steve Coogan y Jeff Pope, y dirigida con gran tacto por Stephen Frears, con una música excelente de Alexandre Desplat. La ironía que tiene la película quita hierro al asunto, a la vez que le da más intensidad, es un punto en común que tienen tanto el director Stephen Frears y el guionista y actor Steve Coogan, marca de ambas casas.

La película ya ha ganado varios galardones por los festivales que ha pasado ahora solo cabe esperar si la noche de los Oscars se lleva alguna de las cuatro nominaciones: Película, Actriz (Dench), Guión Adaptado y BSO.

Acerca de Susana Peral

Mira esto

Crítica de El capitán

Si en estos momentos está en marcha el festival de San Sebastián en la pasada …

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.