miércoles , octubre 17 2018
Home / Especiales / Tarantino: Desmembrando a O-Ren-Ishii en Kill Bill

Tarantino: Desmembrando a O-Ren-Ishii en Kill Bill

Hace unos días volví a ver Kill Bill Vol.1 &  Vol.2 en la televisión. Desde 2003 (Once años ya) se ha escrito mucho sobre este regalo, en forma de pelicula, hecho por el Sr. Tarantino a Uma Thruman por su 30 cumpleaños.

Dada mi adoración por los videojuegos, encontré un curioso parecido en la consecución de éste capítulo de Kill Bill que referencia a los juegos de acción (estilo Double Dragon, por ejemplo). Al margen curiosidades e influencias en torno a Quentin Tarantino, creo que este capítulo es de lo mejorcito que tiene Kill Bill. Desde 2003, podría pensar, no creo haber visto  escenas más voluptuosas con tantos bellos detalles en el trato de la violencia y la venganza, tema fetiche en las pelis de Tarantino. Pongamos los antecedentes:

Especial escena Kill Bill

En Kill Bill, la mamba negra (Uma Thruman) acude en busca de O-Ren-Ishii para ajustar cuentas. En la secuencia, se desarrollan tres peleas (a cuál más dura) hasta el desenlace final que enfrenta a Uma y a Luci Liu en el patio del restaurante. Dividámos el capítulo de Kill Bill en partes: Orígen de O-Ren-Ishii, lucha contra Go-Go, batalla contra el séquito de los 88 maníacos y; por último, la última batalla contra O-Ren-Ishii.

Orígen de O-Ren-Ishii

En esta intro animada se presenta al personaje de Liu como una mujer hecha por la violencia y la venganza. La idea de presentar a O-Ren en un pequeño corto de anime me parece magnífica por el cambio visual que supone hacerlo, además, en idioma original. “Yakuzas, artes marciales; ¡Hagamos un Anime!” debió de pensar Tarantino. Esto es todo un acierto (si eres amante del anime) si colabora contigo el equipo de Gosth in the Shell (1995, Mamoru Oshii). Una presentación agresiva y oscura del personaje con una BSO bien buscada (“The Grand Duel (Parte Prima)” – Luis Bacalov) que nos trae la tensión del buen Western. Con tonos sombríos, crudos, con la vistosidad de la sangre (para esto los japos son únicos), con el idioma original subtitulado; provocando momentos de angustia (como la pequeña O-Rein, escondida bajo la cama). Esta parte, además de romper la tónica de la pelicula Kill Bill (gracias al cambio de rodaje) encaja de forma perfecta con la siguiente escena de Kill Bill dónde se muestra a O-Ren-Ishii en la actualidad, como jefa de la mafia.

http://www.youtube.com/watch?v=ImyntxVxZyE

La novia Vs Go Go

Lo que más sorprende de esta escena de Kill Bill es la carencia de BSO. Se muestra, pues, un combate real. Con el único sonido ambiente de muebles que se rompen, cadenas que caen al suelo o jadeos de dolor de Beatrix. Magistral actuación pavorosa de Uma Thruman, en este aspecto. En todo momento, dado el uso de planos que recuerdan mucho al mundo Manga, se presenta la superioridad de Go Go (interpretado por Chiari Kuriyama). Estos planos en primera persona, planos cenitales, tomas generales, otorgan a Go Go la supremacía en el combate mostrando, por un lado (con planos en primera persona) la actitud sádica y confiada del guardían de O-Ren y, por otro lado, la desesperación de La Novia al verse superada por la joven asesina. Hay que resaltar el magnífico traveling dando el golpe de gracia. Esto, sumado a la tensión de los silencios, los planos de pies, contrapicados, el sonido ambiente y; sobre todo, el contraste de color entre  sangre y colores pálidos ( como las zapatillas blancas; o la cara de Chiari Kuriyama, o las heridas en el traje de motorista de Beatrix), consiguen una plasticidad demoledora en esta escena de combate.

http://www.youtube.com/watch?v=x9iIKn1Bl6c

Los 88 maníacos.

En este combate hay un cambio de intencionalidad sobre la protagonista. Antes veíamos reflejado el miedo en los planos cortos a Uma Thruman y, en cambio, ahora vemos una actitud de superioridad. Supongo que la intención sería mostrar a la mamba negra como la asesina más diestra y mortal del equipo de las víboras (detalle fantástico que se aprecia cuando se posiciona en guardia y el séquito echa un paso a atrás). Sugiriendo el agobio, de nuevo, se muestra a la mamba como un asesino ágil que provoca miedo, como el toque de ver a sus objetivos a través del reflejo de la katana. La BSO, (“Crane/White Lightning” – The RZA and Charles Bernstein), juega esta vez el papel catalizador de agilizar el combate y es reforzado por planos amplios y en movimiento con dos detalles muy provechosos. El primero, el traveling  rodado en primer plano, pasando por Uma, alejándose hasta el techo donde damos cuenta del número de adversarios a batir; y el cambio de tonalidad de color a B/N para censurar (en versiones americana y europea) la sangría que presagia. Este detalle, junto a la lucha en la habitación azul, me resultaron dos magnificas apuestas por la brillantez de la fotografía. Hay que poner de manifiesto la coreografía, en general, pero retomando el asunto de la batalla en la habitación azul, diré que la base de la fotografía con la tonalidad azul  y la coreografía positivada crea una maravillosa escena que, siendo Tarantino, acaba con una surrealista reprimenda de La Novia al joven yakuza. Recordad los cachetes de katana que le da al chico mientras le regaña por “andar jodiendo con los Yakuzas”. Insuperable este toque Tarantino.

http://www.youtube.com/watch?v=s2F1SzsxkNQ

versión sin censura: http://www.youtube.com/watch?v=a7ZfQrxa3Zo&hd=1

La batalla final contra O-Ren-Ishii

Presenciamos ahora la lucha final de Kill Bill. El fin del vídeo juego (si seguimos con esta idea). Este combate está dotado de ciertos aspectos que lo convierten en otra pequeña joya dentro del tercer capítulo de la película. Valiéndose ahora del choque cultural, como la escenografía asiática y una BSO de flamenco fusión, Tarantino presenta un combate lento, reflexivo y tenso entre asesinas, jugando con la sensualidad de Liu y generando tensión a través del sonido hueco del junco de la fuente de agua. La escena se ve reforzada por el sonido del metal chocando y por esa rotura en la BSO cuando la mamba negra es herida y cae al suelo. El uso del plano general, en esta fase, me resulta muy bello. La tensión crece cuando, de primer plano, aparece la fuente de agua (silencio aderezado con el sonido hueco) y las asesinas en el fondo del plano; un detalle magnifico para la escena es cuando el pie de Liu (blanco puro) se va coloreando por la sangre. El final de la batalla lo cierra cambiando la BSO, de nuevo, usando The Flower of Carnage” de Meiko Kaji; con un final que pone en alza el honor y la venganza, retomando de nuevo el aroma samurai.
Dos grandes actuaciones. Luci Liu (O-Ren) mostrando la sobervia y la confianza de saberse mejor guerrera. Uma Thruman, movida por la venganza, recibiendo estoques y mostrando dolor (en primeros planos) y tomando consciencia de su venganza y descanso al caer rendida en el banco.

http://www.youtube.com/watch?v=o_0fBIj5KtM

Tras este humilde análisis, ya pasando por alto la idea de vincular este capitulo a la entrega de un vídeo juego de acción de arte marcial, habiendo pasado 11 años desde su estreno en gran pantalla; queda más que defendido que Quentin Tarantino entiende el cine como un arte. Una herramienta al servicio de combinar elementos plásticos, músicas tradicionales, coreografías fabulosas y planos (de recuerdo Manga) que hacen de Kill Bill una gran obra para el cine. Gracias Quentin por esa visión tan privilegiada del séptimo arte.

Acerca de Rafael Calderón

Crítico de cine, Director y Redactor jefe en Cineralia. Admito que soy un enamorado del séptimo arte que no duda en recordar que como dijo aquel, "Nadie es perfecto"

Mira esto

Las escenas más eróticas del cine en 2017

Los desnudos en el cine son patrimonio de cuerpos femeninos y esbeltos, o casi, alguna …

No hay comentarios

  1. Pingback: Bitacoras.com

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.