martes , diciembre 11 2018
Home / Críticas de cine / Non Stop. Turbulencias Explosivas

Non Stop. Turbulencias Explosivas

En Non Stop, Liam Neeson se pone en la piel (y en los puños) de un agente de la ley alcohólico que tiene que evitar que un terrorista vuele el avión en el que viaja. ¿Innovador? No. ¿Entretenido? Muy probablemente sí.

Aunque no a todos agrade, es un hecho que el catalán Jaume Collet-Serra, a fuerza de dirigir filmes tan argumentalmente mediocres pero económicamente explosivos como La casa de cera (sí, aquella con Paris Hilton), La Huérfana o Sin Identidad (protagonizada por Liam Neeson, que repite en el filme del que nos encargamos ahora) ha conseguido hacerse un pequeño hueco en la industria hollywoodiense como eficaz director de películas de acción y suspense, y todo esto antes de los cuarenta (mejor no hablar del batacazo de la serie The River, auténtico engendro).

Dicho lo cual, cualquiera que conozca mínimamente su carrera anterior sabe a lo que se va a enfrentar en un filme como Non Stop: intriga poco elegante, acción a raudales, un trabajo de dirección solvente pero invisible y un desenlace pasado de rosca. Efectivamente, el filme es todo esto y poco más. Lo cual, dicho sea de paso, tampoco está mal.

Crítica de Non Stop

Liam Neeson, otrora actor de alto caché que actualmente se encuentra atrapado en el oscuro y seductor bosque de las películas de acción, protagoniza un filme que pretende narrar en tiempo real la turbia trama de secuestro y asesinato que se produce en un vuelo transatlántico Nueva York-Londres. Antihéroe arquetípico, clásico policía con problemas personales, Neeson se enfrentará a un extorsionador invisible oculto entre los pasajeros (reconozcamos que las pesquisas y los giros en falso hasta llegar al culpable mantienen a uno en vilo durante un buen rato).

Aunque por momentos el guión de Non Stop parezca virar hacia una cierta crítica del sistema mediático y el mundo conectado en el que vivimos (la mensajería instantánea de móviles juega un papel esencial en la trama, actualización contemporánea de las pistas dejadas por un asesino en serie), y el filme posee un despegue interesante, a medida que el argumento empieza a dar vueltas sobre sí mismo y se empiezan a revelar las trampas del guión, “Non Stop” se vuelve una película de acción más que, a pesar de contar con una premisa atrayente, cae en los manierismos cien veces vistos sin ni siquiera atreverse a coreografiar una secuencia de acción verdaderamente impactante.

non-stop-julianne-moore

Así, su pretendidamente explosivo tramo final se convierte en una serie de revelaciones poco logradas (absurdas y teñidas de un patriotismo y xenofobia oscuros las razones del criminal para poner una bomba en un avión) y el ciclo de redención del personaje de Neeson, aunque completo, quizás habría demandado un poco más de espectacularidad al final, al estilo de la evidente influencia que ha sido La Jungla de Cristal. Dicho lo cual, hay que reconocer que la labor del actor irlandés en Non Stop y la de su compañera Juliane Moore (¡sorpresa!) es digna de admirar dado que su talento es en ocasiones machacado por un guión quizá a la altura de actores menos icónicos.

En cualquier caso, Non Stop es una película entretenida y bien dirigida que satisfará a todos aquellos que deseen evadirse durante un rato (y sin duda lo hará; no olvidemos que fue líder de taquilla en Estados Unidos en el fin de semana de su estreno) y que intuimos que inaugurará un nuevo ciclo de películas de catástrofes en aviones, paralelo quizás al que ya se produjo en los setenta con la saga Aeropuerto, ahora que han pasado más de diez años del atentado a las Torres Gemelas y la conciencia norteamericana empieza a permitirse fantasear con tales argumentos, siempre que sea desde una perspectiva reaccionaria que desemboque invariablemente en un final feliz de libro, tal y como sucede en Non Stop.

Acerca de Ricardo Jornet

Simpático redactor de Cineralia; no tan simpático estudiante de cine.

Mira esto

Bohemian Rhapsody 1

Crítica de Bohemian Rhapsody. Una visión superficial de Freddie Mercury

Gran parte de los biopics cinematográficos suelen tener el mismo problema: abarcar demasiados aspectos de …

No hay comentarios

  1. Pingback: Bitacoras.com

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.