martes , diciembre 11 2018
Home / Críticas de cine / Crítica de Kill Your Darlings. El club de los poetas vivos

Crítica de Kill Your Darlings. El club de los poetas vivos

Nueva York. Años 40. El jazz inunda los clubs y la improvisación que lo inspira se contagia a los asistentes. Algunos son los padres fundadores de una nueva generación literaria que sacudiría el mundo y cuyos ecos aún reverberan en el papel.

El debut del director John Krokidas no podía plantearse un reto más atractivo. No obstante, tampoco podría haber tenido mejores padrinos: Daniel Radcliffe (Harry Potter), Dane DeHaan (Chronicle), Michael C. Hall (Dexter) y Jack Huston (Boardwalk Empire).

Crítica de Kill your darlings

“He visto a las mejores mentes de mi generación ser destruidas por la locura”. Así es el contundente inicio de Howl, el auge poético de Allen Ginsberg (interpretado por Radcliffe en la película) que tiene su razón de ser en los hechos narrados por Kill your darlings, una apasionada tentación basada en hechos reales que por momentos describe acertadamente el delirio del genio, la obsesión y el frenesí descontrolado del romance.

Provocadora. Es el adjetivo que el sastre hizo a medida de Kill your darlings para engalarnarla. Una proposición indecente para entrar a las febriles mentes de algunos de los grandes autores del panorama literario universal como Allen Ginsberg o Jack Kerouac y contemplar sus orígenes. A algunos les parecerá una gran revelación bien ejecutada, a otros, una obra pretenciosa unas tallas más grande que la que usa su director.

“First thought, best thought”. Es meritorio que la primera incursión de Krokidas para dar su pincelada en el inmenso mural del séptimo arte sea con un guión tan atrayentemente complejo. Al igual que hizo en su día El club de los poetas muertos de Peter Weir, Krokidas alinea a sus “soldados” armados con sus plumas bajo el estandarte de una gran máxima: “First thought, best thought” (muy similar al Carpe Diem de Weir), en relación a la importancia que merece la improvisación para orquestar los actos de nuestra vida.

A pesar de su sangriento título, Kill your darlings es pura vida, poesía capturada en fotogramas como los mosquitos del cretácico conservados en ámbar a través de los siglos y las eras. Intensa, entretenida, interesante y bien interepetada y dirigida. Un club de los poetas vivos, vivos en cada una de las páginas de sus obras y en la Historia.

Acerca de Sergio G. Arias

Estudiante de Periodismo. Pienso, luego escribo. Colaborador en https://www.cineralia.com/ y Redactor en http://www.elfutbolesinjusto.com/ y http://www.loslunesseriefilos.com/

Mira esto

Bohemian Rhapsody 1

Crítica de Bohemian Rhapsody. Una visión superficial de Freddie Mercury

Gran parte de los biopics cinematográficos suelen tener el mismo problema: abarcar demasiados aspectos de …

No hay comentarios

  1. Pingback: Bitacoras.com

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.