domingo , diciembre 16 2018
Home / Especiales / Risas inglesas: Cinco series cómicas de Channel 4

Risas inglesas: Cinco series cómicas de Channel 4

En Cineralia queremos recomendaros cinco de las mejores series cómicas de todos los tiempos, todas ellas emitidas por el canal inglés Channel 4.

Algunas de ellas poco conocidas en nuestro país.

En efecto, desde finales de los noventa algunas de las mejores sitcoms de la programación televisiva mundial han salido de la cadena británica Channel 4, que ha venido emitiendo una variedad de series cómicas que, además de ser profundamente inteligentes y conseguir renovar muchos de los manidos estereotipos de la ficción cómica televisiva, hacen reír más y mejor que muchos otros productos mucho más conocidos en nuestro territorio, como las irregulares comedias estadounidenses, carnaza para una audiencia de miles de personas, (con notables excepciones) o, en general, la nefasta ficción televisiva española o regional.

series comicas

El secreto del éxito de Channel 4 es relativamente fácil de entender y podría servir de ejemplo a muchos de los esfuerzos nacionales por levantar una ficción cómica de calidad: obligados por ley a cumplir funciones de servicio público (es decir, crear cultura y entretener a la vez) y a innovar en cuanto a formatos y argumentos, los encargados de la cadena confían sus series a pequeñas productoras independientes, llenas de talento y alejadas de los rígidos estándares de las cadenas más poderosas. Así, se consiguen potentes series de autor, que además no esclavizan a sus guionistas obligándoles a escribir veintitantos capítulos por temporada: las series inglesas duran a lo sumo ocho o diez capítulos por temporada, lo cual hace innecesario el añadido de tramas de relleno o de chistes repetitivos; cada minuto cuenta.

Con esta pequeña lista pretendemos dar a conocer estas joyas del mundo de las series cómicas, lamentablemente poco publicitadas en nuestro país, a nuestros lectores; una vez vencida la resistencia inicial a tener que sentarse a ver una serie desconocida y de bajo presupuesto, todas estas propuestas sorprenderán tanto a los amantes del humor inglés (valga la redundancia) como a todos aquellos que tienden a quejarse de la mala calidad del humor televisivo actual. Quizás es que no estábais mirando en el lugar adecuado.

  • Cinco series cómicas inglesas:

Father Ted (Arthur Mathews, Graham Linehan, 1995-1999)

series comicas

El guionista irlandés Graham Linehan inicia su exitosa andadura por la cadena con esta comedia cuyo mayor mérito podría ser el de conseguir que las cosillas que les pasan a tres curas en una isla en la costa irlandesa no se parezcan a absolutamente nada que uno haya visto antes. Recorrida por un feroz humor surrealista en el que las referencias a la cultura pop campan a sus anchas (cosa harto frecuente hoy en día pero más sorprendente en una ficción inglesa de los noventa protagonizada por curas), con un protagonista que parece ser el único ser humano normal entre peculiares compañeros de vivienda, “Father Ted” puede parecer una feroz crítica religiosa a simple vista, pero cuando uno ha entrado en su mundo se olvida de estas connotaciones y tiene que coincidir con Linehan cuando dice que los protagonistas son simplemente “personas que resulta que son curas”.

The IT Crowd (Graham Linehan, 2006-2013)

series comicas

Mucho antes de las andanzas de Sheldon Cooper y compañía, ya existía otro pequeño grupo de nerds, este formado por dos técnicos informáticos encerrados en el sótano de Industrias Reynholm y su (muy distinta a ellos) jefa, una recién llegada a la empresa que tiene que aceptar la tarea de supervisar el trabajo de dos tipos a los que socializar les provoca terrores.  También creada por Linehan, “The IT Crowd” vuelve a incidir en las tensiones de un microcosmos y en la relación de este con el resto del mundo para entregar una serie que, sorprendentemente, mejora conforme va avanzando.

Protagonizada por Chris O’Dowd (que luego saltaría a la ficción estadounidense, como “Girls”) y Richard Ayoade (también director, con el pequeño hit indie “Submarine” en su nómina), la serie satisfará tanto a los geeks de la tecnología, que se verán reflejados de manera mil veces amplificada en los protagonistas, como a aquellos que se identifiquen más bien con la jefa, elemento externo  que, como en toda sitcom, nos descubre un nuevo mundo que navega entre lo cotidiano y lo original.

Garth Marenghi’s Darkplace (Matthew Holness, Richard Ayoade, 2004)

series comicas

Las dos comedias anteriores siguen un esquema más o menos clásico: pocos personajes en un mismo escenario, risas enlatadas, narración cronológica, planificación clásica. “Garth Marenghi’s Darkplace” elimina las risas y se construye a su alrededor un formato tan original y sorprendente que la mayoría de espectadores no lo pillaron, resultando el programa un éxito más de intención que de público. En esta peculiar serie, de una sola temporada de duración, se narran las desventuras paranormales que suceden en el surrealista hospital Darkplace (hijo bastardo del “Kingdom” de Von Trier), protagonizadas por el doctor Rick Dagless y sus incompetentes (y mal doblados) compañeros.

La gracia del asunto está en que toda la serie, desde las actuaciones, hasta la calidad de la imagen, pasando por la ridícula cabecera y las absurdas tramas y diálogos, parece salida directamente de la peor ficción ochentera; tratados como si fueran antiguos episodios de una serie de esa época que se han recuperado en la actualidad, los capitulos de “Darkplace” tienen todos una presentación personalizada del propio Garth Marenghi (“creador de la serie”) y algunos de los que le acompañaron en el accidentado rodaje. Bebés cíclope, saltamontes que juegan al fútbol, fantasmas gaiteros y tumbas que explotan son algunas de las lindezas de este verdadera locura audiovisual.

Spaced (Jessica Stevenson, Simon Pegg, Edgar Wright, 1999-2001)

series comicas

Antes de su célebre trilogía del Cornetto (es decir, “Shaun of the Dead”, “Arma Fatal” y “Bienvenidos al fin del mundo”), Edgar Wright dejó huella de su potencial en una de las sitcoms más atípicas de la historia, “Spaced”. El éxito de la serie, protagonizada por Simon Pegg y Jessica Stevenson como dos veinteañeros que se ven obligados a compartir piso en las afueras de Londres, consiste en la aparentemente imposible combinación de un ambiente lo más realista y aburrido posible (los veinteañeros y sus vecinos son los protagonistas de todo el meollo), con localizaciones que van de lo industrial a lo decadente, con una realización alocada que debe mucho al cine de terror, de ciencia ficción… en la que la iluminación y los ángulos de cámara rompen todas las convenciones de la comedia televisiva del momento.

Profundamente metalingüística, sin avergonzarse de la enorme cantidad de influencias de todo tipo (cine, música, literatura, pintura) que la hacen respirar, “Spaced” posee una primera temporada brillante y una segunda algo más floja pero igualmente muy recomendable, en su exploración cómica de los mecanismos de la puesta en escena de los géneros estadounidenses, y el choque de estos con la aburrida vida de dos personajes poco agraciados, no muy dados a socializar, que se ven lanzados a un sinfín de aventuras alocadas.

Peep Show (Jesse Armstrong, Sam Bain, 2003-…)

series comicas

Aunque en cierto modo “Peep Show” es similar a “Spaced” (también presenta a dos veinteañeros socialmente ineptos que comparten un pequeño piso en Londres), sus mecanismos narrativos son muy distintos (utiliza en exclusiva visión subjetiva para explicar todo lo que sucede en los episodios-todos los planos son en primera persona, desde los distintos personajes) y en esencia se acerca mucho más al humor inglés clásico (interesado sobre todo en la humillación y en los límites de lo socialmente aceptable) que al homenaje metalingüístico. Encarando la que probablemente será su última temporada, “Peep Show” ha dibujado un fresco inigualable de lo que significa ser joven y no tener esperanza con la relación entre Mark Corrigan, demasiado serio, y Jeremy Usborne, demasiado poco serio.

Con un guión excelente y dos protagonistas en estado de gracia, cuya química y relación se ha ido volviendo cada vez más compleja a lo largo de los años que lleva en antena (nada menos que diez) “Peep Show” consigue hablar profundamente de la vida sin tomársela demasiado en serio, y supone un maratón de risas cuya calidad apenas varía de temporada en temporada. Un pequeño milagro muy recomendable, para aquellos hartos de los héroes perfectos de la comedia norteamericana: aquí, uno se identifica, muy a su pesar, con una variedad de seres despreciables que acaban pareciéndose mucho a nosotros.

Acerca de Ricardo Jornet

Simpático redactor de Cineralia; no tan simpático estudiante de cine.

Mira esto

Los estrenos más esperados de un verano 2018 de cine

Los Estrenos de Cine más esperados del Verano 2018

En Cineralia damos un repaso a los estrenos de cine más esperados de este próximo …

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.