jueves , diciembre 13 2018
Home / Críticas de cine / Crítica de Mil sonrisas. La fuerza del blanco y negro

Crítica de Mil sonrisas. La fuerza del blanco y negro

La película es la sexta del director Manu Ochoa, después de Despedida de soltero, Elvira, Las cinco crisis del apocalipsis, Amor verdadero: teoría y práctica y Gafas de ver.

De todas ellas os hemos dejado nuestra opinión en Cineralia, y esta vez no iba a ser para menos la cosa.

Mil sonrisas se estrena este viernes 13 en la sala Artistic Metropol de Madrid.

El mundo está enrarecido todo el mundo se ríe constantemente, pero no lo hacen por alegría o felicidad, si no que de fondo existe una superstición sobre ello y buscan entre sonrisas significado del por qué no dejan hacerlo sin parar y que quién lo hace puede llegar a fallecer cuentan algunos, ¿serán bulos o realidad lo que esta sociedad cuenta?

Crítica de Mil sonrisas de Manu Ochoa

Pero por el contrario existen otras que no esbozan ni una leve mueca de sonrisa y se graban para que el mundo entero vez que se pueda vivir sin sonreír y lo que ello conlleva.

No siempre pero si en casi todas sus propuestas, Manu Ochoa emplea en Mil sonrisas el blanco y negro como si de un retrato del neorrealismo italiano se tratase, pues al igual que esa corriente cinematográfica el director riojano utiliza largas secuencias al aire libre, y en su mayoría utiliza actores no profesionales para personajes secundarios e incluso para los principales. Además de la estética la temática en sí también es muy similar.

Aquí en Mil sonrisas el guión esconde una crítica feroz y mordaz al sistema capitalista, a las televisiones, al periodismo y al ciudadano de a pie, a éste ultimo por creerse a pies juntillas todo lo que el resto dice y nos venden en un momento dado.

Mil sonrisas reflexiona sobre la capacidad de raciocinio del ser humano, de lo influenciable que puede llegar a ser y de la poca auto crítica hacia uno mismo. Por momentos la cinta parece sacada de un reality show, como si de un gran hermano se tratase, pues todos los personajes, que son muchos hablan a cámara pero a la vez también están mirando otra cámara observando a veces a un tercero.

Mil sonrisas, es un film lleno de risas, de todo tipo, dicen que hay hasta 18 tipos de risas, os aseguro que aquí veréis muchas más, tantas como personajes hay en la historia. Pero sobre todo hay que pensar si uno se ríe de verdad o es meramente un gesto social y de amabilidad, porque es lo que Manu Ochoa ha querido plasmar en su película, que uno no puedo estar constantemente con la sonrisa en la boca, pues la vida es dura.

cartel-mil-sonrisas

Como siempre sus propuestas son originales, desenfadadas, con mucho fondo y crítica y además nos hace reírnos ¿qué más se puede pedir? Estamos hablando de un proyecto que se realiza con pocos medios pero con mucho corazón y cabeza.

El cine independiente español está dando un paso hacia delante dejándose ver poco a poco aunque sea en pequeñas salas, y de hecho Elvira, una de sus anteriores propuestas, ha sido seleccionada para un festival, señal que algo han visto en ella.

Además creo que como siempre la elección del blanco y negro de Mil sonrisas, le da más fuerza, pues luego hay un cambio donde se hace el color, contiene una diferencia que marca el guión y la crítica que esconde la película.

 

Acerca de Susana Peral

Mira esto

Bohemian Rhapsody 1

Crítica de Bohemian Rhapsody. Una visión superficial de Freddie Mercury

Gran parte de los biopics cinematográficos suelen tener el mismo problema: abarcar demasiados aspectos de …

No hay comentarios

  1. Pingback: Bitacoras.com

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.