domingo , julio 22 2018
Home / Críticas de cine / Crítica de Amarás al prójimo. Con la iglesia hemos topado

Crítica de Amarás al prójimo. Con la iglesia hemos topado

Parece que los mandamientos de la santa madre iglesia para los directores polacos es un referente y una marca en sí, en esta ocasión es la nueva película de Malgorzata Szumowska la que llega a nuestras carteleras.

Amarás al prójimo es un drama sencillo pero directo a la temática que conlleva.

Adam, es un sacerdote católico que ejerce en un pequeño pueblo de Polonia, trabajando y ayudando con jóvenes que tienen problemas de adaptación y conducta. Su carrera dentro de la iglesia se forjó tardía cuando ya tenía 21 años, y la vida ya había hecho mella en él. En esa pequeña comunidad en la que vive, ve de todos, roces, amistades, peleas y abusos que harán que sus bajos instintos salgan a relucir aunque solo sea en la intimidad o eso cree. ¿Será capaz Adam de superar las pruebas que le manda la vida o sucumbirá a la piel?

imagen-amarás-al-prójimo

A veces la manera más sencilla de llegar al espectador es mostrar visualmente las cartas casi desde el principio, pero dejando que lentamente los diálogos vayan dando más sentido a las imágenes y se compaginen a la perfección para enviarnos el mensaje compacto y arrebatador como el que contiene Amarás al prójimo una búsqueda de una identidad oculta y reprimida, la del protagonista, por la sociedad y su entorno más cercano.

El personaje de Adam está gritando a voces, metafóricamente hablando, “Liberarme de esta cruz que yo mismo me he impuesto”, una vocación que no es devoción y que le encierra en un cuerpo de hombre unos anhelos que tuvo años atrás.

Sorprende, que éste tema sea recurrente en muchos directores y en especial polacos, y que el tema de la sexualidad, tanto femenina como masculina, y su debilidad dirían algunos, la traten desde el clero. En cierta forma no creo que estén hablando de un tema tabú, si no de las ocultaciones que hay dentro del clérigo y de su continuidad en el tiempo.

Amarás al prójimo tiene una dirección buena y la cámara ha buscado las miradas que ocultan algo, pero que cuentan mucho, está conseguido con secuencias profundas y directas, y con unos diálogos duros, donde la culpabilidad está siempre muy presente. El enfoque de la cámara, es un tanto turbio, como el tono de la cinta y su contenido.

Acerca de Susana Peral

Mira esto

Crítica de No dormirás

Crítica de No dormirás. La falta de sueño produce monstruos

Los psiquiátricos y hospitales de todo tipo, especialmente si se encuentran abandonados, se han convertido …

Un comentario

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.