domingo , abril 22 2018
Home / Críticas de cine / Crítica de Blue Ruin. Cine negro independiente con mayúsculas

Crítica de Blue Ruin. Cine negro independiente con mayúsculas

La venganza puede ser un motivo importante para vivir para alguien que lo tiene todo perdido, que manera más interesante de dar sentido a una vida.

Eso debió pensar Jeremy Saulnier a la hora de escribir el guión de Blue Ruin, esta película que llega a nuestras pantallas avalada por numerosos premios entre los que destacan el Premio Fipresci de Cannes y al mejor director en Gijón.

BlueRuin_img4 copia

Lo verdaderamente interesante de Blue Ruin no es la venganza en sí como la venimos entiendo en innumerables películas de ese género, lo que choca en este trabajo es que no es un superhombre en busca de ajustar cuentas, es una persona terriblemente normal de esas que se denominan de andar por casa, y eso es lo que espanta y espanta porque es una pasión que le puede pasar a tu propio vecino o a un familiar cercano.

Blue Ruin es cine negro independiente con mayúsculas que puede presumir de tener una trama milimétricamente estudiada con el objetivo de tener al espectador absorto durante el largometraje. Componentes como la melancolía, la soledad, ciertas dosis sangrientas y el rencor se dan cita, bañados en una tensa calma llena de silencios al más puro estilo Hermanos Cohen dentro de un escenario ubicado en la Virginia natal de su director.

Dwight es un vagabundo que vive en un Pontiac azul y se pasa el día recogiendo botellas de plástico en la playa como modo de subsistencia, este personaje tan curioso con cara afable que no hace daño a nadie, un día recibe una noticia que no será de su agrado, toda su rutina cambiará cuando toma la decisión de volver a su casa y llevar a cabo una venganza.

La trama se va desarrollando de manera pausada sin saber el motivo real que le impulsa a Dwight a ese desencadenante de violencia, las pistas que se van soltando como pequeñas perlas sirven de acicate para aumentar el interés y la atención del espectador que ve porque ese hombre pacifico y silencioso quiere llegar al final de la venganza. El Pontiac azul tiene un papel importante en el largometraje tanto que da título al filme.

BlueRuin_img2 copia

Macon Blair el actor que encarna a Dwight en Blue Ruin, como dice en declaraciones Jeremy Saulnier, era la persona que tenía pensada para este papel y desde luego es acertada, refleja a la perfección a un hombre cobarde, una persona sin atractivo, un antihéroe obsesivo pero que su obsesión le hace hacer cosas que ni él mismo creía ser capaz ni siquiera que se le pasaran por la cabeza y que lleva a cabo con toda frialdad. La figura del personaje no encaja con una venganza fría porque encima en ciertos momentos es incluso patoso y es ahí donde radica el atractivo y toda la esencia de la película., tanto que se le llega a apreciar.

Blue Ruin es una buena película al que igual le hubiera venido bien una mejor y más rica banda sonora. Muy recomendable.

 

 

Acerca de Antonio Arenas

Mira esto

Crítica de Un sol interior

Crítica de Un sol interior. Una historia de la soledad

Cada año la actriz Juliette Binoche tiene varios trabajos, en esta ocasión es en Un sol interior de …

Un comentario

  1. Pingback: Blue Ruin

Deja un comentario