lunes , julio 16 2018
Home / Críticas de cine / Crítica de 321 días en Michigan. Ni gran presupuesto, ni actores conocidos… ni falta que le hace

Crítica de 321 días en Michigan. Ni gran presupuesto, ni actores conocidos… ni falta que le hace

Ópera prima del director malagueño Enrique García. Este film surge después de rodar el corto Tres razones en 2010, que tiene la misma temática y sus mismos protagonistas.

En 321 días en Michigan Antonio tiene que pasar una temporada en prisión por delito financiero. A excepción de su pareja nadie más conoce este dato, y para que no sea descubierto se inventa un viaje a Michigan para realizar un master. Para ello su pareja tiene que colgar todas las noches una foto en un blog y así guardar las apariencias. La vida entre rejas no será un camino de rosas pero si una vivencia que cambiará su vida.

321_d_as_en_Michigan-642013292-large-001

Un repaso por la integridad humana, esa que parece que a día de hoy podemos haber perdido, y aquí en 321 Días en Michigan lo refleja en los personajes que nos pueden incluso resultar más hundidos y bajos dentro de la sociedad, que aunque la apariencia es una la intencionalidad es totalmente lo contrario.

Un viaje interior por las apariencias y donde “dije digo, digo diego”, ver cómo darte la espalada puede venir de la persona más cercana, y el abrazo necesario y consuelo del recién llegado a tu vida sin ninguna apariencia de estabilidad en primera instancia, pudiendo llegar a ser el fondo y revulsivo necesario para afianzarse en unos cimientos correctos y necesarios.

321 días en Michigan, no tendrá un gran presupuesto, ni un gran reparto de actores conocidos, ni falta que le hace, pues el director malagueño Enrique García todo eso lo ha suplido con un excelente guión y aprovechando unos actores que han dado mucho y convencido, sobre todo, de lo que querían trasmitir.

La sencillez es la palabra que más puede describir este trabajo, pues nos pone en bandeja unas interpretaciones llanas y cotidianas de situaciones que posiblemente pueden ocurrir diariamente, y crean una solvencia ante la cámara que atrapa al espectador, que a medida que avanza el metraje se interesa más por su desarrollo.

Estamos acostumbrados a ver películas carcelarias donde la violencia es lo que prima, aquí también la hay no podía faltar, pero sin exageraciones, remarca mucho más todo lo emocional y sentimental que las personas recluidas padecen y que les influye día a día. Tiene un tono mucho más profundo.

321 Días en Michigan estuvo presente en la pasada sección oficial a concurso del Festival de Málaga obteniendo el Premio del público y Biznaga de Plata al mejor actor de reparto ex aequo para los actores Héctor Medina y Salva Reina.

Otro de los ingredientes que se agradece, en este pequeño gran trabajo, es la música que representa muy bien toda la ambientación del film.

Acerca de Susana Peral

Mira esto

Crítica de No dormirás

Crítica de No dormirás. La falta de sueño produce monstruos

Los psiquiátricos y hospitales de todo tipo, especialmente si se encuentran abandonados, se han convertido …

2 comentarios

  1. De factura trabajada, con esfuerzo en la fotografía, pero en la historia no pasa nada. Su guión hace aguas y sus personajes no tienen lógica. La historia de amor no hay quien se la crea, apenas les unen momentos. Buen trabajo de los secundarios, pero muy soso el protagonista, lo que lastra todo el film, al igual que su realización de manual, sin apostar y sin saber mover la cámara. A destacar Salva Reina, revelación de la película.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.