jueves , abril 26 2018
Home / Críticas de cine / Drácula, igual te cocina que te empala en el peor de los sentidos

Drácula, igual te cocina que te empala en el peor de los sentidos

Drácula, la leyenda jamás contada.

Padrazo de familia y monstruo de la naturaleza.

Vlad es el típico padre de familia. Además de arropar a su hijo y querer a su mujer, dirige con inteligencia su reino. Es un político cercano, tanto que incluso se acerca para ver un casco en el río – sí; un casco en el río –. Entre besar niños e investigar cuevas malditas, tiene tiempo para mediar con el imperio otomano. En este caso, para dejar sus tierras sin mayor perjuicio por parte del ejército que se aproxima, piden 1000 niños para que se unan a sus tropas. Vlad conoce de qué se trata; en esa “élite” se ganó el título del empalador. Algo que podría asustar a su mujer, no hace sino provocar el pánico entre sus enemigos. Para poder salvar a su pueblo y su futuro, hará un pacto con la criatura oculta en las cuevas de su reino y dará rienda suelta al mal cobijado en su interior.

dracula-la-leyenda-jamas-contada-imagen

Cada película se merece ser considerada por el público al que va dirigido. Drácula, la leyenda jamás contada es entretenida. No resulta complicada y es divertida. El protagonista es cercano y hay peleas. Tras ser justos con ella, si Bram Stoker hubiese visto esta película quizás se hubiese replanteado crear a la criatura.

Vlad se muestra como alguien muy cercano para resultar simpático, y sus demonios internos no son demasiado creíbles. La familia resulta un tanto artificial para el tiempo; el trato de todos con Vlad es poco realista y, en general, son personajes más bien planos y útiles para cumplir con su cometido.

  • Vlad se muestra como alguien muy cercano para resultar simpático, y sus demonios internos no son demasiado creíbles.

El guion de Drácula, la leyenda jamás contada, de Matt Sazama y Burk Sharpless, es algo flojo. Parece falto de supervisión y sin el atrevimiento necesario para ir un paso más allá. También se puede percibir en ocasiones la carencia de tablas por parte de los escritores en las conversaciones poco transcendentes, acontecimientos sin continuidad o momentos repentinos sin ninguna clase de anticipación. En resumen, se dan pistas que no se siguen y se descubren tesoros sin mapa.

Otro gran problema en esta película es su director, Gary Shore. Las escenas de acción deberían ser el mayor atractivo, pero no tiene el suficiente acierto a la hora de trabajar en ellas. Son confusas y no consiguen volverse épicas pese a que deberían tener todos los elementos necesarios. Es como si un niño grabase el desembarco de Normandía con una BlackBerry sin poner demasiado empeño. La noche no se convierte en el aliado del realizador, que la podría haber aprovechado con gran acierto en la fotografía. Al final se obtiene un resultado adecuado de una película que, con algo más de esfuerzo podría haber sido un gran primer paso en la escalera de adaptaciones de monstruos.

  • Drácula, la leyenda jamás contada es entretenida, pero tiene lagunas en su argumento

Drácula reina en la taquilla española

Luke Evans toma el papel de Drácula. No convence en ninguna de sus facetas. Como padre parece que quiere a su hijo pero no demasiado – quizás piense que sea de otro empalador –. Parece un buen político, pero no transmite la imagen de ser inteligente, sino tan solo que logró el puesto porque al resto les daba miedo. Como asesino…pues no tiene pinta de empalar en exceso. El mayor problema de su papel en Drácula, la leyenda jamás contada viene porque está dividido entre opuestos que no resulta fácil nadar de forma convincente. Aunque se podría lograr, Luke Evans se decanta por interpretar a Vlad en su totalidad como un personaje algo plano y siempre oscuro. El resto de los actores son carnaza para Drácula.

Drácula, la leyenda jamás contada es entretenida, pero tiene lagunas en su argumento en las que se puede hacer inmersión a más de un kilómetro de profundidad. Pese a ello, se puede disfrutar como una buena película de acción. El final resulta algo torpe para abrir, no solo una posible secuela, sino una saga de monstruos. A largo plazo resulta complicado de imaginar que este sea el primer paso en una caminata con muchos invitados al estilo Los Vengadores.

De momento lo mejor que se puede hacer es disfrutar de una película de palomitas que entretiene y punto.

Acerca de Cano Ballesteros

Entre libros y pantallas floreció la esperanza

Mira esto

Crítica de Campeones

Crítica de Campeones. Gracias Fesser, el mundo necesita películas así

Me siento en deuda con Javier Fesser, su mejor trabajo hasta la fecha destila honestidad, …

Deja un comentario