martes , octubre 16 2018
Home / Críticas de cine / Crítica de Caminando entre las tumbas, más que una peli de tiros

Crítica de Caminando entre las tumbas, más que una peli de tiros

Liam Neeson en una película mucho más fresca de lo que nos tiene acostumbrados.

En Caminando entre las tumbas Liam Neeson es un ex policía, ex alcohólico, (ex todo en general) que se dedica a la investigación privada. No se aporta una gran explicación de por qué no tiene licencia, pero…Liam Neeson no necesita nada porque es muy duro. Un conocido de sus reuniones de desintoxicación (muy parecido a Macaulay Culkin) contacta con él. Quiere que ayude a un hombre de mucho dinero (que a su vez tiene un aire a Peter Petrelli, el de Héroes) a que encuentre a su mujer. El cliente es traficante y la perdida está muerta. Este es el punto de partida del viaje de un hombre con muchos traumas por equipaje que recorre las perversiones de algunos de los peores exponentes de la especie humana.

Trailer de Caminando entre las tumbas

Scott Frank, director de la cinta, muestra un trabajo inesperado. El realizador, responsable de The Lookout, no se encarga de una cinta tan simple como pudiera parecer. Aporta por igual una investigación lenta, con puntos oscuros en su desarrollo, y ciertos momentos de intensa acción. Caminando entre las tumbas abre con una escena que, aunque pueda gustar más o menos, lo cierto es que es pura adrenalina. Los descubrimientos son lentos y una de las críticas más consistentes que se le pueden endosar es que está explicada hasta la extenuación, como si sus espectadores aún leyeran libros de Teo. Sin grandes alardes a la hora de usar la imagen ni el sonido, ofrece un trabajo completo y entretenido.

El guion pertenece también a Scott Frank. La historia tiene fluidez incluso en los momentos más lentos, aunque el mayor bache son los personajes. Todos resultan muy similares y, en cierta forma, estereotipados. Sin ser exagerado, lo cierto es que no parece haber ninguna clase de diversidad en sus formas de ver la vida. Todos aceptar la miseria que los rodea y se mueven cabizbajos.

Liam Neeson realiza una gran interpretación de un papel que podría ser más complejo. Se explica su forma de ser, pero aparece simplificado en exceso al atribuir todo a un solo momento. Mantiene un carácter de cierta manera apagado durante toda la narración, pero también aporta humanidad en momentos, siendo el más cercano de todos los que aparecen. Los villanos convencen y el resto de los personajes son elementos útiles en una lucha de Neeson contra el mal (a lo Qui-Gon Jinn contra el lado oscuro). Acostumbrados a sus interpretaciones mono-dimensionales, resulta refrescante un papel más realista y complejo. En esta ocasión no es Liam con una pipa contra rusos en Nueva York, o en un país árabe, o en un avión, o donde sea.

Caminando entre las tumbas sorprende para bien. Puede incluso no resultar demasiado atractiva desde fuera, pero supera las expectativas y satisface con una historia completa y, pese a ello, ligera. Neeson aparece con un papel de verdad, algo estereotipado, pero es no solo un tío duro que hace cosas. Villanos odiosos, y una historia muy entretenida. La falta de desarrollo en algunos papeles hace que la historia no sea excesivamente densa y circule de forma agradable. Una cinta que sorprende, y para bien.

3
Sending
User Review
0 (0 votes)

Acerca de Cano Ballesteros

Entre libros y pantallas floreció la esperanza

Mira esto

Crítica de El capitán

Si en estos momentos está en marcha el festival de San Sebastián en la pasada …

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.