martes , septiembre 25 2018
Home / Críticas de cine / Crítica de Mr. Turner

Crítica de Mr. Turner

Mr.-Turner

Estamos ya acabando el año, y eso significa que entramos en la conocida etapa de los Premios del Cine. Tocan Globos de Oro, Premios de la Crítica, los Oscar en USA y los Goya en España.

Son las menciones de honor a las mejores películas que nos ha dado el año.

Y este tiempo que se acaba para dar entrada al nuevo, viene cargado de nuevo de un género que es ya un favorito por los académicos: los Biopics. Una temporada que se presenta interesante y también de alta competición según cuentan algunos. Aquí iremos poco a poco hablando sobre cada una de esas películas. Por el momento, nos vamos a centrar en uno de los primeros biopics que nos llegan, premiado en varios Festivales, especialmente en la categoría de interpretación masculina dramática.

Dirigida y escrita por Mike Leigh, llega a nuestras pantallas el próximo 19 de Diciembre, su visión particular sobre la vida de un pintor británico con el título Mr. Turner.

Interpretado el personaje por el genial Timothy Spall, la cinta nos sumerge en los últimos 25 años de vida de este torturado personaje. Años en los que se dedicó a viajar mucho, pintar aquello que le inspirase, frecuentar burdeles y vivir de forma clandestina con la propietaria de una humilde casa de huéspedes. Siempre me ha parecido que hacer un biopic es una de las tareas más complicadas porque ¿Cómo puedes reflejar de manera correcta la vida de una persona? Porque una vida está llena de sonrisas, lágrimas, momentos dulces y amargos, vicisitudes múltiples, y sin embargo hay un empeño generalizado en agrandar la producción de films de este cariz. Algunos salen mejores, otros peores.

Desde luego que Mr. Turner es una cinta muy interesante, pero flaquea especialmente en dos elementos: duración y ritmo. Un metraje de dos horas y media en el que hay varios momentos que son un tanto prescindibles y que prolongan innecesariamente la experiencia, y por otro lado, hay instantes en los que parece que la cinta se estanca y no termina de avanzar. Es una película que simula una montaña rusa emocional, llena de altos y bajos.

Desde luego, el conjunto final del film es el de un Cuadro dentro del Cuadro. El guión está escrito a base de brochazos, pinceladas breves que nos construyen el retrato de Mr. Turner, un genial artista que brilla en la pintura pero que no es tan brillante en otras cuestiones de la vida cotidiana. La muerte de su padre le deja destrozado, marca un punto de inflexión en su vida, como si se quedase totalmente solo en el mundo, a pesar de que luego se casa con una mujer que le quiere y cuida de él, pero Turner nunca llega a apreciar del todo nada de esto, pues sigue obsesionado e inmerso en su mundo particular, en sus pinturas. Ve la vida como un enorme lienzo sobre el que plasmar sus sentimientos. Tenía un particular favoritismo con el mar y los barcos. Lo que nos transmite la cinta además es que debió ser un hombre que reflejó muy bien los tiempos convulsos en los que vivió (comienzos de la Revolución Industrial), unos tiempos muy similares a los actuales en cuanto a la incertidumbre de los avances tecnológicos y los cambios que estos traerían en el conjunto de la Sociedad.

2014-MR.-TURNER-014

Una sociedad con la que él se desenvuelve porque no le queda más remedio, ya que es alguien al que lo que más le gusta es estar encerrado en una habitación con sus pinturas. Como cualquier otro artista, Mr. Turner fue reverenciado y odiado a partes iguales tanto por el público como por los críticos, y estaba dispuesto a morir por su arte, no le importaba enfermar con tal de conseguir pintar el cuadro más realista posible. La llegada de las primeras Cámaras de fotos suponen un golpe para él, pues comprobamos también ese miedo de los artistas, de los pintores en este caso ante la posible muerte del arte convencional por la llegada de este revolucionario invento.

Mr. Turner logra ser un documento histórico-social muy interesante en el que vemos cómo un solo actor es capaz de llevar toda la película sin problemas. Una muestra de que hay un buen director detrás de las cámaras, y como elemento importante también, la Fotografía del film a cargo de Dick Pope, que es simplemente mágica, porque como decía antes, el film es un gran Cuadro en sí mismo. Una película que gustará a los amantes del pintor, del Arte en general y puede resultar interesante para aquellos que quieran acercarse a la figura de Mr. Turner.

Acerca de Ramiro González

Mira esto

Crítica de El Pacto

Crítica de El pacto. La peluca de Belén Rueda

Los tratos y acuerdos con el Diablo han sido abordados en numerosas ocasiones por la …

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.