miércoles , septiembre 19 2018
Home / Críticas de cine / Crítica de Dios mío, ¿pero qué te hemos hecho?

Crítica de Dios mío, ¿pero qué te hemos hecho?

Crítica de Dios mío, ¿pero qué te hemos hecho?

Una comedia francesa que pierde gran parte de su propia coherencia entre mil chistes bastante certeros.

En Dios mío, ¿pero qué te hemos hecho? un matrimonio francés debe hacer frente a una realidad algo difícil de digerir para ellos. Si bien alardean de no ser racistas, están cargados de prejuicios. Él no ve solo colores, sino también personas, pero, según sus hijas se casan con un árabe, un judío y un chino, se convierte en algo más radical.

La última esperanza queda depositada en su única descendiente soltera. Su pequeña niña esconde un secreto; se va a casar. Así todas tendrán maridos, y el de la última será además un católico. En un primer momento se alegran al saber de su futuro como esposa, pero, después, algo sacudirá su mundo: su futuro yerno es tan negro como el carbón.

La comedias francesas se han convertido en habituales de la cartelera española. En esta ocasión la premisa de Dios mío, ¿pero qué te hemos hecho? no es del todo original. La fórmula de utilizar la raza para encontrar la sonrisa no se puede decir que sea innovadora. Dicho esto, se atreven con bromas que podrían llegar a pasar de la línea, pero no parecen ofensivas en exceso. Los personajes funcionan de forma correcta; son simpáticos casi en todo momento y ellos solos consiguen en muchas ocasiones la complicidad con el espectador. Se pueden decir muchas cosas buenas de la película. La cinta es breve y se hace muy llevadera. Consigue la sonrisa cuando se lo propone y además tiene momentos bastante imprevistos e ingeniosos. Dios mío, ¿pero qué te hemos hecho? es una película muy simpática para ver en familia…pero no todo es bueno en esta obra.

“No se trata de Intocable, pese a todo es una cinta muy divertida”

La cinta, por desgracia, tiene problemas en la historia. En ocasiones no se justifican los cambios en los personajes y las relaciones entre ellos. Hay conversaciones algo carentes de coherencia y momentos demasiado absurdos sin pretenderlo.

dios-mio-pero-que-te-hemos-hecho-imagen-1

Lo cierto es que estos errores se pueden ignorar como tantas otras veces se hace en películas que se convierten más en una unión de gags que en una obra completa. El principal problema con el que se topa es que los fallos pueden hacer que se pierda parte del sabor de buen plato que sería esta película con mayor realismo en algunas ocasiones. Se nota que, en determinados momentos, los personajes cambian según las necesidades las película. Se adaptan para los gags o en busca de mayor complicidad, pero entonces fallan puesto que resulta evidente la carencia de realismo. También quedan algunas preguntas en el aire que se evitan hacer al espectador como de dónde viene el dinero que usan, ya que parecen vivir sin preocupaciones en un videoclip de raperos en el que los verdes caen del cielo.

Fallos a parte, lo cierto es que Díos Mío, ¿pero qué hemos hecho? es una comedia ligera y bastante bien llevada. La dirección no destaca y el guion se centra más en los chistes que en la historia, con lo que distrae sin mayor pretensión de profundidad. No se trata de Intocable, pese a todo es una cinta muy divertida abierta a un público muy amplio.

Sin ser una comedia del todo familiar, que podría ser así, ni una para ver con los amigos, que también valdría, se trata de una cinta de humor algo atrevido aceptable para casi todo el mundo.

Una película que a muchos enganchará pero que a pocos enamorará.

Acerca de Cano Ballesteros

Entre libros y pantallas floreció la esperanza

Mira esto

Crítica de Blackwood

Crítica de Blackwood. ¡Chas! y aparezco a tu lado

Los internados y escuelas de señoritas se han convertido en un escenario recurrente del cine …

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.