sábado , abril 21 2018
Home / Críticas de cine / Crítica de La Entrega (2014) más que un thriller

Crítica de La Entrega (2014) más que un thriller

la-entrega-2014-trailer

La película parte como una de tantas, enunciando una premisa inicial atractiva y ambiciosa resumida en un puñado de líneas de guión precediendo a una acción que anticipan sublime.

En Brooklyn (EEUU), el dinero negro fluye cual descarriado bastardo del capitalismo. De vez en cuando, se realizan decenas de entregas de ese dinero en un único punto dónde se albergan cientos y miles de dólares durante el escaso periodo de tiempo que tarda el capo mafioso en recaudarlo. Tom Hardy y James Gandolfini (en la última película antes de su muerte), llevan el bar en el que se realizará dicha entrega y que tienen contacto directo con la mafia en cuestión. Ante unas circunstancias tan extraordinarias, todo se complica con traiciones, historias personales y personajes con motivos para actuar en consecuencia.

La Entrega es una película de costumbres y tradiciones. De James Gandolfini intentando volver a alargar una sombra que ya dejó tras su legendario paso por Los Soprano en televisión.  De Tom Hardy protagonizando el film y maravillando con una interpretación contenida y exquisita (demostrando sus amplios registros, desde la caracterización más brutal y primitiva como vimos en Bronson o Batman hasta esa proyección de un hombre aparentemente tranquilo como ya hizo en Locke). De Noomi Rapace haciendo de damisela en apuros como hizo sólo un año antes en Dead Man Down con otro hombre sin esperanza (Colin Farrell). Y por último, La Entrega es (o podía parecer) un largometraje simplista sobre el crimen organizado en el siempre eficiente formato thriller. Pero no.

Sí. La Entrega parte como una de tantas películas, enunciando una premisa inicial atractiva y ambiciosa resumida en un puñado de líneas de guión precediendo a una acción que anticipan sublime. Pero son muchas (la mayoría) las que se deshacen en el desagüe y olvidan sus promesas de grandeza al traspasar el umbral de la residencia del espectador. No obstante, el director Michael R. Roskam (adaptando un guión de Dennis Lehane, autor de otras obras llevadas exitosamente al cine como Mystic River, Shutter Island y Adiós pequeña, adiós) dedica los 106 mins de film a trabajar sus personajes.

La Entrega no tiene acción o investigación en grandes dosis, no pasa nada salvo la propia vida y el desarrollo vital de los caracteres.  Esa abolición de los fuegos artificiales y las escenas con persecuciones, disparos o grandes revelaciones en una investigación es lo que hace a La Entrega tan valiosa.

Se nos presenta como un mero thriller criminólogo para luego desmentir su propia naturaleza y centrarse en el desasosiego de un hombre solitario que se aferra a la creencia en Dios para combatir esa soledad. Y termina rompiendo en mil pedazos su postura maniqueísta sobre el mundo, en medio de la desesperación de la que surge un pequeño pero crudo resquicio para la esperanza.

Acerca de Sergio G. Arias

Estudiante de Periodismo. Pienso, luego escribo. Colaborador en https://www.cineralia.com/ y Redactor en http://www.elfutbolesinjusto.com/ y http://www.loslunesseriefilos.com/

Mira esto

Crítica de Un sol interior

Crítica de Un sol interior. Una historia de la soledad

Cada año la actriz Juliette Binoche tiene varios trabajos, en esta ocasión es en Un sol interior de …

Deja un comentario