domingo , abril 22 2018
Home / Críticas de cine / Crítica de Frío en julio

Crítica de Frío en julio

Fr_o_en_julio-530357593-large

A veces de una vida cotidiana se pasa a otra extremadamente movidita por azares de la vida, y sobre todo por buscar la verdad, es lo que le pasa al personaje de esta película del director Jim Mickle

Frío en julio hace unas semanas que está nuestras carteleras de cine, este fin de semana este director también nos ha traído Somos lo que somos a nuestro país.

Richard Dane, es un hombre corriente y padre de familia, que una noche mata en defensa propia a un ladrón que entra en su casa. A partir de ese día se convierte en un héroe para su comunidad por defender a su familia. El caso es cerrado pues reconocen al intruso como un ladrón y nadie reclama su cuerpo. Pero con el paso de los días todo se complica cuando Russel, llega a la ciudad queriendo vengar la muerte de su hijo. Entonces es cuando Richard comienza a investigar lo que hay de fondo en todo lo sucedido pues parece que todo no está tan claro como le han hecho creer.

Frío en julio está basada en el libro Joe R. Lansdale, del mismo título, y que para llevarlo al celuloide ha sido adaptado por el propio director y Nick Damici, un thriller que de primeras nos cuenta una historia de venganza y heroísmo, pero que de fondo hay muchos matices a sopesar y disgregar en cada uno de los personajes, y cómo no, con la corrupción de por medio.

Escarba en la debilidad y el extremo humano, hasta dónde y porqué llegar a ciertos límites, de una manera inteligencia, con sosiego y sobriedad, pero dándole un toque especial con la serenidad de las imágenes contenidas pero muy explícitas, y además al llegar al final llega el desenfreno total en imágenes en cuanto a acción se refiere.

A priori, uno piensa que va a enfrentarse a un film donde se debata sobre el bien y el mal, y a medida que el guión de Frío en julio avanza y va dando giros, inesperados y agradecidos por el espectador, uno se sumerge en el ruedo de la corrupción y los bajos fondos del ser humano, dejando atrás la moral pero buscando la verdad y la justicia.

Frio en Julio posee un magnetismo visual y narrativo que te hace adentrarte en la historia con ímpetu pero a la vez con pausa, con la naturalidad de lo bien hecho para que uno se vea poco a poco inmerso en el género y en la época que tan bien reflejada está en el film.

El elenco de actores es bueno, y además cada uno tiene un registro muy distinto, Michael C. Hall , Sam Shepard y Don Johnson. Cada personaje requiere de unos tonos muy diferentes, pero que al mismo tiempo se compenetran y completan los contrarios. Sam Shepard otorga la sobriedad y el sigilo de una actuación mantenida por las miradas y un fondo de búsqueda para una tranquilidad pero con una pizca de crueldad y rencor. Michael C. Hall encarna la simpleza del ser humano, la falta de maldad pero sin dejarse apabullar con un semblante sereno e ingenuo y Don Johnson aporta la seguridad en lo que va a suceder a partir de su aparición, con una gran actuación y un saber desenvolverse ante la cámara con gran imán para llevar a su personaje a lo rudo, seco pero sensible al mismo tiempo, utilizando el raciocinio para llevar la trama  de Frío en julio a buen puerto.

 

 

Acerca de Susana Peral

Mira esto

Crítica de Un sol interior

Crítica de Un sol interior. Una historia de la soledad

Cada año la actriz Juliette Binoche tiene varios trabajos, en esta ocasión es en Un sol interior de …

Deja un comentario