miércoles , septiembre 19 2018
Home / Críticas de cine / Crítica de Camino a la Escuela

Crítica de Camino a la Escuela

Camino_a_la_escuela-130036103-large

Mostrar la verdad en pantalla, es una arma de doble, puede ser fácil y contundente o volverse en contra de su propio trabajo.

En Camino a la escuela la primera opción es la que sobresale en todo momento.

Pascal Plisson ha plasmado una realidad relatándonos historias cotidianas y duras merecedoras de ser trasmitidas a todos aquellos que disfrutan de los placeres de la vida.

Camino a la escuela es la historia de cuatro niños y sus familias, Jackon, Carlitos, Zahira y Samuel. Su vida no es fácil, pero quieren prosperar, por ello cada día toman rumbo camino a la escuela que dista de kilómetros de su casa, pero ello no les hace retraerse de sus obligaciones. Una combinación de declaraciones personales para mostrarnos las vicisitudes que se traspasan para poder tener una educación y mejorar lo que ya tienen.

Tiene un tono pausado y relajado que hace que nos adentremos en cada una de las cuatro historias que se narra, y finalmente el conjunto es toda una patada en la boca del estómago para reaccionar ante la vida, ante las posibilidades que ella nos ofrece y que tantas veces desaprovechamos. Camino a la escuela, es una reivindicación por valorar lo que tenemos a nuestro alcance, y reivindicar que los demás tengan los mismos derechos.

La película en sí tiene un aire educativo, no por el hecho de enfocarse a los personajes en su ruta hacia una escuela, si no por el trasfondo que hay, la necesidad de ver que ante la adversidad se lucha por salir adelante, que hay metas que se pueden lograr, y que el ser humano no es dócil ante la adversidad si no todo lo contrario.

Al mismo tiempo todo lo que nos cuenta Camino a la escuela no deja de ser emotivo, pero para nada cae en el sentimentalismo ni el reproche a la sociedad capitalista existente hoy en día, aunque podría, la propia sensibilidad nace de la sencillez de las historias y del entusiasmo en seguir adelante, cueste llegar tres otras o más a esa escuela que los espera con los brazos abiertos.

Acerca de Susana Peral

Mira esto

Crítica de Blackwood

Crítica de Blackwood. ¡Chas! y aparezco a tu lado

Los internados y escuelas de señoritas se han convertido en un escenario recurrente del cine …

Un comentario

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.