domingo , julio 22 2018
Home / Críticas de cine / Crítica de A todo gas (2001). Comienza la cuenta atrás

Crítica de A todo gas (2001). Comienza la cuenta atrás

Hace unos días hubo un pase sorpresa en la que los periodistas especializados pudieron ver la última entrega de esta saga nitrosa, y esto nos ha hecho querer recordar sus orígenes

A todo gas

Con motivo del estreno de A todo gas 7 el próximo día dos de abril, desde Cineralia hemos decidido hacer una revisión, y como consecuencia una crítica, sobre cada unos de los filmes que conforman esta heptalogía.

Así, esta primera parte dirigida por el cineasta Rob Cohen (xXx, En la mente del asesino) y protagonizada por los ahora afamados -ya que en el año 2001 el elenco protagonista de A todo gas aún no era conocido; de hecho saltaron a la fama gracias a esta película- Vin DieselPaul WalkerMichelle Rodríguez y Jordana Brewster es tan sólo el inicio de una larga producción de cintas sobre automóviles y acción.

De esta manera, en esta ocasión nos topamos ante una historia que trata principalmente sobre el mundo del tuning y que busca, a través del mundo del motor, profundizar sin mucho éxito en los lazos familiares y de amistad. Además, a todo esto se le añade la temática criminal que sentará las bases de la saga, junto al concepto del clan y la velocidad, en sus próximas entregas; especialmente a partir de la cuarta parte.

De igual manera, gracias a que este proyecto lleno de coches tuneados, botes de óxido nitroso, asfalto quemado y cervezas Coronita saliera a la luz sorprendiéndonos a todos, sobre todo a los más jóvenes, pudieron saltar a la gran pantalla, aunque con mucho menos éxito, otras películas como Torque: Rodando al límite en 2004 o la adaptación al cine del famoso de videojuego Need for Speed en 2014.

En este sentido, para todo aquel que no la haya visto y quiera conocer un poco más sobre este filme, hemos de decir que trata, según la web especializada FilmAffinity, sobre una misteriosa banda de delincuentes que se dedica a robar camiones en marcha desde vehículos deportivos. La policía decide infiltrar un hombre en el mundo de las carreras ilegales para descubrir posibles sospechosos. El joven y apuesto Brian entra en el mundo del tuning donde conoce a Dominic, rey indiscutible de este mundo y sospechoso número uno, pero todo se complicará cuando se enamore de su hermana.

¿Vosotros a qué preferís qué se le de prioridad en la saga de A todo gas, al tuning o a la acción?

Acerca de Jose María Santiago

Mira esto

Crítica de No dormirás

Crítica de No dormirás. La falta de sueño produce monstruos

Los psiquiátricos y hospitales de todo tipo, especialmente si se encuentran abandonados, se han convertido …

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.