miércoles , abril 25 2018
Home / Críticas de cine / Crítica de A todo gas (2001). Comienza la cuenta atrás

Crítica de A todo gas (2001). Comienza la cuenta atrás

Hace unos días hubo un pase sorpresa en la que los periodistas especializados pudieron ver la última entrega de esta saga nitrosa, y esto nos ha hecho querer recordar sus orígenes

A todo gas

Con motivo del estreno de A todo gas 7 el próximo día dos de abril, desde Cineralia hemos decidido hacer una revisión, y como consecuencia una crítica, sobre cada unos de los filmes que conforman esta heptalogía.

Así, esta primera parte dirigida por el cineasta Rob Cohen (xXx, En la mente del asesino) y protagonizada por los ahora afamados -ya que en el año 2001 el elenco protagonista de A todo gas aún no era conocido; de hecho saltaron a la fama gracias a esta película- Vin DieselPaul WalkerMichelle Rodríguez y Jordana Brewster es tan sólo el inicio de una larga producción de cintas sobre automóviles y acción.

De esta manera, en esta ocasión nos topamos ante una historia que trata principalmente sobre el mundo del tuning y que busca, a través del mundo del motor, profundizar sin mucho éxito en los lazos familiares y de amistad. Además, a todo esto se le añade la temática criminal que sentará las bases de la saga, junto al concepto del clan y la velocidad, en sus próximas entregas; especialmente a partir de la cuarta parte.

De igual manera, gracias a que este proyecto lleno de coches tuneados, botes de óxido nitroso, asfalto quemado y cervezas Coronita saliera a la luz sorprendiéndonos a todos, sobre todo a los más jóvenes, pudieron saltar a la gran pantalla, aunque con mucho menos éxito, otras películas como Torque: Rodando al límite en 2004 o la adaptación al cine del famoso de videojuego Need for Speed en 2014.

En este sentido, para todo aquel que no la haya visto y quiera conocer un poco más sobre este filme, hemos de decir que trata, según la web especializada FilmAffinity, sobre una misteriosa banda de delincuentes que se dedica a robar camiones en marcha desde vehículos deportivos. La policía decide infiltrar un hombre en el mundo de las carreras ilegales para descubrir posibles sospechosos. El joven y apuesto Brian entra en el mundo del tuning donde conoce a Dominic, rey indiscutible de este mundo y sospechoso número uno, pero todo se complicará cuando se enamore de su hermana.

¿Vosotros a qué preferís qué se le de prioridad en la saga de A todo gas, al tuning o a la acción?

Acerca de Jose María Santiago

Mira esto

Crítica de Campeones

Crítica de Campeones. Gracias Fesser, el mundo necesita películas así

Me siento en deuda con Javier Fesser, su mejor trabajo hasta la fecha destila honestidad, …

Deja un comentario