viernes , abril 20 2018
Home / Críticas de cine / Crítica de El Año más violento

Crítica de El Año más violento

La película de Chandor ahonda y mucho en el subconsciente humano, en la ambición y el poder desmedido.

Crítica de El Año más violento

J.C. Chandor ya nos sorprendió hace unos años con Margin Call y ahora llega a nuestras carteleras de cine con una propuesta neo-noir retratando los años 80 con una gran elegancia estética.

Abel Morales y Anna son un matrimonio que quieren llevar su negocio por la vía legal, pero la corrupción y la competencia está arrasando su ciudad. Él intenta mantenerse al margen de todo lo que rodea a sus compañeros de profesión y seguir una línea de profesionalidad, ahora que ha conseguido tener un pequeño emporio quiere mantenerlo y crecer pero para ellos al final se tendrá que aliar casi con el enemigo. ¿Le será fácil afrontar estos retos?,  ¿Está preparado para conocer toda la verdad que hay en su vida, tanto profesional como personal? Porque a veces uno no se da cuento pero sin quererlo vive en la ignorancia.

La delgada línea que separa lo legal de lo ilegal a veces es imperceptible al ojo humano, aquí en El año más violento se describe cómo es posible que se quiera intentar sobrevivir en un mundo hostil y peligroso donde los negocios casi son armas y se juegue limpio o al menos ese piensa el personaje principal de la trama

Lo que desde luego me ha quedado claro después de visionar El año más violento, que no hay película de éste género y estilo sin que no existan distintas tomas en la peluquería masculina, todo un clásico ya, pero demasiado visto eso sí.

Ahonda y mucho en el subconsciente humano, en la ambición y el poder desmedido y en cómo el ser humano puede ser un auténtico desconocido por mucha convivencia que haya.

Eso sí como siempre, en estas películas de mafiosos, pero casi sin tiros, hemos de disfrutar de los textos que se esconden en esas reuniones clandestinas donde las balas se tiran por la boca cual dardo ardiente tira a matar directo al cerebro contrario para reaccionar.

Eso sí el guión es complejo y se va desvelando lentamente, y ahí radica para mi gusto el fallo fundamental de la película, la lentitud que está palpable en todo en metraje, es muy lineal no varía casi de ritmo en toda la cinta y eso hace que sientas por momentos monotonía en el visionado.

Póster de El Año más violento

Lo que hay que alabar es la gran ambientación que tiene el film y como ha tratado un tema tan escabroso como la mafia y la corrupción con elegancia en pantalla, es una de las partes más atrayentes.

En cuanto a las interpretaciones me creo y me llego la frialdad y seriedad de Oscar Isaac que va mucho con el papel que desarrolla pero no tanto empaticé con la interpretación de Jessica Chastain que no me caló demasiado hondo.

 

Acerca de Susana Peral

Mira esto

Crítica de Un sol interior

Crítica de Un sol interior. Una historia de la soledad

Cada año la actriz Juliette Binoche tiene varios trabajos, en esta ocasión es en Un sol interior de …

Deja un comentario