jueves , abril 26 2018
Home / Críticas de cine / Sexo fácil, películas tristes. La importancia está en los pequeños detalles

Sexo fácil, películas tristes. La importancia está en los pequeños detalles

Alejo Flah nos entrega una película sencilla sin florituras, con más fondo de lo que aparenta y con grandes interpretaciones.

¿Cuando todo es fácil nos resulta insulso, tonto o triste? O puede que simplemente eso nos haga no que no valoremos tanto las cosas. O podemos también caer en la reflexión de aquello del amor al odio hay un paso, o de la felicidad a la tristeza lo mismo, estados transitorios que el ser humano es tan dado a no valorar cuando son positivos y sí a enfatizar cuando la cosa torna a negativa.

Crítica de Sexo fácil, películas tristes

Todo esto son pequeñas pinceladas y puntualizaciones de lo que contiene Sexo fácil, películas tristes de Alejo Flah, su ópera prima.

A Pablo (Ernesto Alterio) le han pedido que escriba un guión de una comedia romántica, pero se ve estancado por su vida y por los tópicos de ese género que se le vienen a la cabeza. Es incapaz de desarrollar la idea, tiene a los dos personajes Marian (Marta Etura) y Víctor (Quim Gutiérrez) y sabe que sería necesario para crear una bonita historia pero no le brotan las ideas, aun así poco a poco se verá inmerso en esa narración que casi hará una suceso suyo, donde los límites de la ficción y realidad son tan finos que se cree esa propia historia, pero ¿será capaz de describir el amor en un guión cuando el suyo se esfuma?

Como buen tópico argentino, dada la procedencia del guión y dirección de la cinta, podríamos parafrasear o filosofar al respecto, pero no caigamos en ellos y busquemos lo bueno de la película, que no es otro que sus actuaciones, sus pequeños detalles que al final se agolpan y se hacen grandes, sus giros y sobre todo el saber delinear a la perfección cada rincón interior de cada personaje, con situaciones con las cuales nos podemos sentir identificados.

Sexo_f_cil_pel_culas_tristes-964982186-large

Aquí el guión de Sexo fácil, películas tristes hace hincapié en la búsqueda de la felicidad, en los momentos vitales importantes que dan el quid a cada persona, en encontrar el momento justo y persona adecuada para el equilibrio necesario para vivir sin la monotonía y que cada instante sea único e irrepetible, pero ¿se puede conseguir o estamos ante una mera ficción?

Puede que todo esto se nos antoje demasiado intenso para esconderse detrás de una comedia romántica, y evidentemente los golpes de efectos cómicos no son demasiados, y para no faltar a la verdad tampoco son necesarios, se muestran en el instante adecuado para sacarnos de contexto y desdramatizar los instantes profundos que se nos trasmiten. Ficción y realidad mezcladas y aderezadas en dos historias que se mueven simultáneamente para complementarse y dar rienda suelta a la imaginación y los sueños.

Pero aquí digamos que menos es más, pues la frase que hay de fondo y que contiene todo el matiz y control del guión es: “La importancia está en los pequeños detalles”. Por lo tanto lo pequeño, los detalles y lo insignificante hace un todo en conjunto que creará una gran fusión entre los personajes para reaccionar ante ello.

Alejo Flah como estupendo guionista, ha sabido dibujar y delinear cada uno de los personajes a la perfección, cada uno tiene su cometido y su momento, sus contenidos y sus fallos que se compensan con el amigo, con la pareja e incluso con uno mismo con los cambios, pues sí, siempre hay cambios aquí los protagonistas varían, recapacitan y reaccionan al igual que la tierra gira, y eso hace que no solo nos encontremos ante una mera comedia romántica, si no ante un film reflexivo sobre los deseos y las relaciones, que aunque parezca a priori todo muy liviano es complejo y complicado y lleno de texturas a disfrutar en cada interpretación. Además queda implícito en todo el metraje las crisis existenciales y las materiales esas que se combinan y unas llevan a la otra, fiel reflejo de la situación actual.

Sexo_f_cil_pel_culas_tristes-280163356-large

Aquí Ernesto Alterio tiene un papel mucho más profundo al que nos tiene acostumbrados para estar inmerso en una comedia, su roll es otro y le lleva a cabo a la perfección incluso con algún guiño incluso a su vena cómica. Quim Gutiérrez y Marta Etura teniendo buen feeling puede que repitan algún que otro papel que ya hayan desempeñado pero eso no quiere decir que no estén bien, pero el que me sorprendió fue Carlos Areces que sin dejar de mantener su parte cómica y combinarla a la perfección con Quim, que es su partenaire en pantalla, le daba un toque de elegancia y madurez a su papel que me atrajo.

 

Acerca de Susana Peral

Mira esto

Crítica de Campeones

Crítica de Campeones. Gracias Fesser, el mundo necesita películas así

Me siento en deuda con Javier Fesser, su mejor trabajo hasta la fecha destila honestidad, …

Deja un comentario