miércoles , abril 25 2018
Home / Críticas de cine / El país del miedo. Ópera prima de Francisco Espada

El país del miedo. Ópera prima de Francisco Espada

Hay una crítica al sistema, en concreto al educativo, y más concretamente a las armas que tienen para poder controlar lo que sucede en sus recintos.

Hace un par de días se presentó en el Festival de Málaga El país del miedo ópera prima de Francisco Espada, y que se encuentra dentro de la Sección Oficial. El film está basado en la en la novela homónima de Isaac Rosa, donde el acoso escolar y vital es la temática.

Crítica de El país del miedo

Carlos tiene un matrimonio tranquilo con un hijo, Pablo, que no les da ningún problema. Toda esa paz que reina en ese hogar se tornará en desasosiego cuando Pablo comience a ser extorsionado por una niña de 13 años, Marta, llegará un momento que no podrá ni ir al colegio ni salir solo a la calle, el pánico se apoderará de él. Sus padres intentarán ayudarle, sobre todo Carlos, pero la situación se volverá en contra de él incluso, ahora el padre también será otra víctima. ¿Será capaz Carlos de sacarles a ambos de ese acoso sin que nadie salga perjudicado?

Qué grande es la importancia que tiene el desarrollo de un film y sus giros, aquí en El país del miedo el comienzo te hace pensar en unos derroteros por los que finalmente no se bifurcan la historia, aunque finalmente algo de ello sea necesario para rematarlo, pero los cambios que van apareciendo te van atrapando en un guión sencillo pero para nada plano emocionalmente hablando, pues hay una gran intensidad e irritabilidad en los personajes que se desvelan lentamente, con la perseverancia de un buen trabajo que nos muestra que finalmente los submundos mentales infantiles a veces no difieren tanto del universo adulto.

Todo ello se ha grabado en un tono muy pausado pero intenso al mismo tiempo. La verdad que llama la atención que un argumento de este tipo y envergadura pueda ser visto sin que los gritos sean el arma de fondo, sin que la violencia genere excesiva violencia en sí (aunque haberla hay), pero sí que es verdad que es sobrecogedora la historia, un drama complejo donde padre e hijo se ven inmersos en una personalidad acomplejada por ellos y por la sociedad y no querer problemas.

Hay una crítica al sistema, en concreto al educativo, pero más concretamente a las armas que tienen para poder controlar y evaluar los delitos que se cometen dentro de sus recintos o por las personas que allí conviven. Es en cierta forma esta narrativa pausada un golpe en la mesa y unas manos en alto para protestar por un desamparo social importante.

Pero si vemos todo el metraje nos daremos cuenta que el círculo vicioso de desvalimiento para muchas personas que sufran acoso va en aumento, e incluso los más cercanos se aprovechan de las debilidades emocionales de esas personas.

El-pais-del-miedo-Terror-cotidiano-desvaido_landscape

Jose Luis García Pérez es un actor que tiene un gran repertorio en películas y series, pero aquí le han sacado un poco de sus papeles anteriores, que en muchas ocasiones han sido marcados por su porte y voz, aquí es todo fragilidad, un hombre débil sin dobleces pero con carencias, que interpreta magistralmente. Cristina Plazas le acompaña de nuevo en el papel de su mujer, no es la primera vez que ambos actores interpretan un matrimonio y hay que reconocer que eso se nota en pantalla.

Eso sí, a quien no hay que perder de vista es a Marina Recio, la actriz que hace el papel de Marta, que no pestañea en ninguna secuencia, una chica segura y firme que seguro que tendrá una buena carrera por delante.

Acerca de Susana Peral

Mira esto

Crítica de Campeones

Crítica de Campeones. Gracias Fesser, el mundo necesita películas así

Me siento en deuda con Javier Fesser, su mejor trabajo hasta la fecha destila honestidad, …

Deja un comentario