sábado , julio 21 2018
Home / Críticas de cine / Requisitos para ser una persona normal. En defensa de la singularidad

Requisitos para ser una persona normal. En defensa de la singularidad

Una rom-com buenrollista y colorida que bebe mucho de la comedia indie norteamericana.

En varias ocasiones durante la película, contemplamos a María de las Montañas (Leticia Dolera) y a Borja (Manuel Burque) compartiendo momentos íntimos en un espacio idílico que, con un cambio de plano, se revela como un escaparate de IKEA. Esta recurrencia de esta secuencia de planos resume de forma sintética y clara tesis de Leticia Dolera en su opera prima: mostrar las bambalinas que hay tras la “normalidad” asumida por el grueso social que busca la singularidad en una línea de producción en cadena.

Crítica de Requisitos para ser una persona normal, imagen

Requisitos para ser una persona normal es el resultado de una profunda inquietud de una actriz –que desde ya podemos considerar una autora– que siempre ha celebrado la diferencia y reivindicado la extravagancia como una cualidad.

“¿Qué es ser normal?” es la gran pregunta que plantea la película, la que se hace la protagonista una vez su vida toca fondo y la pregunta que empuja a María de las Montañas a confeccionar una lista de requisitos que tienen que llevarla alcanzar la felicidad. A partir de ahí la película es una rom-com buenrollista y colorida que bebe mucho de la comedia indie norteamericana, formalmente peculiar pero aferrada a unos clichés que tampoco intenta esquivar en ningún momento.

Sin embargo, en su vertiente más interesante, Requisitos para ser una persona normal también es la historia de amor, o más bien el flirteo, de Leticia Dolera consigo misma, exponiendo su personaje (interpretado por ella misma) a las dudas emocionales de la Leticia guionista y directora. Y en este sentido no es ni tan dócil como el tono general de la película aparenta. Sin ir más lejos, la distancia abismal que separa a una madre y a su hija pese a compartir espacio –e incluso encuadre– destila una intimidad imposible de describir con palabras.

imagen-requisitos-para-ser-una-persona-normal-1-cineralia-1

Pero si bien el eje de rotación de la película es Leticia Dolera, la colleja es extensible a cualquier persona que vea una hoja de ruta en la lista de requisitos. Para empezar vale la pena preguntarse cuál es el estado de salud de este país cuando una comedia de este tipo sitúa su protagonista en una edad alrededor de los 30 cuando en otro país estaría todavía en la Universidad y, para terminar, deberíamos analizar qué tipo de personas somos si leemos la dichosa lista y, aunque sea sólo por unos instantes, nos resulta ser terroríficamente fiable.

Una Crítica de Gerard Fossas Nogueras.

Acerca de Rafael Calderón

Crítico de cine, Director y Redactor jefe en Cineralia. Admito que soy un enamorado del séptimo arte que no duda en recordar que como dijo aquel, "Nadie es perfecto"

Mira esto

Crítica de No dormirás

Crítica de No dormirás. La falta de sueño produce monstruos

Los psiquiátricos y hospitales de todo tipo, especialmente si se encuentran abandonados, se han convertido …

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.