martes , septiembre 25 2018
Home / Críticas de cine / White God. Pese a su alargado metraje resulta una experiencia fascinante

White God. Pese a su alargado metraje resulta una experiencia fascinante

El comienzo te deja impresionado sin saber muy bien por donde van a ir los tiros.

Gracias a Sensacine y Golem pudimos disfrutar en Cineralia de White God la propuesta más relevante para este fin de semana de la mano del director Kornél Mundruczó.

Lili tiene que convivir unos días con su padre, no tienen mucho contacto desde que el matrimonio se separó y ahora los días que van a estar juntos no serán fáciles. El primer problema que van a tener va a ser Hagen, el perro de Lili, su padre un buen día decide dejarle en la calle, y ambos, perro y ama, se ven indefensos ante tal fechoría.

Crítica de White God

Hagen tiene la mala suerte de ser capturado para ser perro de pelea y entrenado para ello, pero antes de ello ha convivido en la calle con otros perros callejeros. Después de su primera pelea huye y busca a los que antes fueron sus aliados, todos los perros indefensos que se encuentran en la perrera y es entonces cuando llega la hora de la revolución canica contra el ser humano y sobre todo contra aquellos que abusaron de ellos.

Metafóricas palabras las del título que se esconden debajo de la piel y sentimientos de los protagonistas incluidos los caninos, aunque en ciertos momentos y de fondo salgan a relucir la ira y la venganza como telón de acero y como bandera y estandarte del guión, pero al final vemos como está inmerso todo en el alma pura que el quid y fondo de la película, todo envuelto en la vorágine de nuestros días y de situaciones a veces poco creíbles pero con su aquél.

Un desarrollo pausado, por momentos incluso algo excesivo, recreándose en muchas situaciones e incluso repitiendo algunas, y quizás echando de menos otras más emotivas en torno a la relación paterno filiar que hay de trasfondo y que esconde mucho más de lo que nos cuenta de primeras.

El comienzo te deja impresionado sin saber muy bien por donde van a ir los tiros, soltando una incógnita de tal manera que estás pensando en todo momento que cuando se van a volver a presentar esas imágenes, que no pueden haber sido puestas sin más. Es algo que el director ha sabido manejar muy bien, el enganche del espectador con la temática y la forma de llevarla, y ahí es cuando las carencias de ritmo incluso uno las olvida.

Si comenzamos con la ira del padre en contra del animal, por pertenecer a la que fue su mujer y la persona amada, comprobamos como se muestra aquí que las pérdidas emocionales se convierten a veces en rechazos y situaciones inverosímiles que la razón no mida.

La cinta es dura en la exposición que nos presenta el paso de animal de compañía y fiel al ser humano, a meramente ser un trozo de carne que se enfrente a sus semejantes y pierde su candidez y alma pura.

White_God_Dios_blanco-935058731-large

Además de metafóricas palabras, también son las situaciones y los cambios de papeles como quien dice al comienzo el padre como un animal, despectivamente hablando, chillando sin corazón, mientras que el perro un ser delicado y fiel, pide ser cuidado cual semejante, como antes le hicieron sentir. Cambio de rolles y papeles muy planteados.

Los cambios que trascurren en el film están muy bien grabados y mostrados, uno ve la evolución hacia el mal y la ira del perro principal, y de repente nos encontramos ante una tremenda revolución de su especie que deja desolada una ciudad, ahora la tiranía está de su parte, pero ¿estará todo perdido o todavía les queda corazón?

Las situaciones que se muestran por momentos no son demasiadas creíbles pasadas a la realidad, pero estamos ante una ficción y una metáfora de los maltratos del ser humano hacia los animales y sus posibles consecuencias, no estaría mal reflexionar ante ello.

Crítica de White God.

 

Acerca de Susana Peral

Mira esto

Crítica de El Pacto

Crítica de El pacto. La peluca de Belén Rueda

Los tratos y acuerdos con el Diablo han sido abordados en numerosas ocasiones por la …

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.