jueves , julio 19 2018
Home / Críticas de cine / Aprendiendo a conducir. Agradable relato humano

Aprendiendo a conducir. Agradable relato humano

Hacía mucho que no veía nada de Isabel Coixet. Tampoco es que sea un gran fan de esta directora, pero su anterior propuesta, Mi otro Yo, con Sophie Turner, me resultó interesante, porque se alejaba de lo que la directora catalana nos tiene acostumbrados.

Igual ocurre con este nuevo producto, el cual, sospecho que es de encargo. A lo mejor me equivoco, pero la película destila un cierto halo que transmite la sensación de que tampoco es algo que Coixet hubiese tenido muchas ganas de dirigir. Presiento que lo ha hecho para poder hacer, la próxima vez, algo que sea más de su cosecha propia. Pero también creo que la internacionalización la ha venido muy bien, porque así ha podido hacer películas más amplias en el sentido de que van dirigidas a públicos más generales y no son cosas tan de nicho de mercado concreto.

Crítica de Aprendiendo a conducir

Elucubraciones particulares aparte, creo que Aprendiendo a Conducir es una propuesta muy agradable, y eso que nos está contando una historia algo durilla por lo dramática que es. Pero es que cada vez me gustan más este tipo de films, que nos cuentan cosas tristes pero sin buscarnos la lágrima, y presentadas con cierto aire optimista y esperanzador que nos de ganas de vivir.

Coixet trabaja aquí con dos auténticos ases de la interpretación. El mítico Ben Kingsley, que interpreta a un inmigrante hindú metido a taxista con el que se nos refleja la situación difícil que viven los inmigrantes en muchos países, un hombre maduro que no se ha casado nunca y que además de conducir el taxi, tiene un negocio particular: ayuda a aspirantes que se quieren sacar el carnet para pasar el examen práctico de conducción. Y por otro lado, tenemos a la genial Patricia Clarkson, que interpreta a una escritora y crítica literaria en la madurez que quiere darle un vuelco total a su vida. Empezando por sacarse el carnet de conducir, algo que la hará redescubrir quizás el amor y a confiar de nuevo en los seres humanos.

Una cinta de lo más agradable y que es una propuesta diferente y al margen de los estrenos más comerciales, dirigida a aquellos que quieran ver historias con un carácter más humano y realista.

Acerca de Ramiro González

Mira esto

Crítica de No dormirás

Crítica de No dormirás. La falta de sueño produce monstruos

Los psiquiátricos y hospitales de todo tipo, especialmente si se encuentran abandonados, se han convertido …

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.