jueves , octubre 18 2018
Home / Críticas de cine / Crítica de La casa mágica. Una película animada destinada a toda la familia

Crítica de La casa mágica. Una película animada destinada a toda la familia

3

Crítica de La casa mágica

Refleja la importancia de la risa en los más pequeños, posiblemente por ello el personaje adulto en sí sea un mago.

Una reflexión sobre la amistad, los celos, el respeto, la gratitud, el compañerismo y la bondad.

Con el verano llegan las propuestas infantiles, ahora nos toca La casa mágica proveniente de Bélgica de los directores Ben-Stassen y Jeremie Degruson, una película dirigida a toda la familia por su contenido y moralejas intrínsecas en el guión.

Trueno es un gato abandonado en medio de una carretera, en su búsqueda de un refugio se topa con una casa un tanto extraña pero que le atrae. Es la casa de Lawrence, un viejo mago, que le gusta vivir con animales que luego utiliza en sus números, además de tener en su mansión una gran variedad de autómatas y juguetes que harían las delicias de los más pequeños.

Crítica de La casa mágica

 

El mago le acoge de buena gana, pero el conejo Jack y la ratita Maggie no ven con buenos ojos la nueva incorporación al hogar del gato, le ven como una competencia e intentarán librarse de él. Además a la vuelta de un espectáculo Lawrence sufre un accidente y en su hospitalización su sobrino aprovechará para tratar de meterle en una residencia y hacerse con sus bienes, ahora los habitantes de la casa tendrán que defender su hogar.

El guión esconde todas esas partes dirigidas a los adultos que los niños posiblemente pasarán de soslayo, y no es para menos pues la dinámica visual es lo que les va atrapar, las aventuras y desventuras de los personajes, para la reflexión del argumento de fondo ya estamos los demás, para no quedarnos out del todo, y complementar nuestra parte de niños que mantenemos durante el metraje, sin dejar que la distancia de la edad nos haga perder la referencia.

Una reflexión sobre la amistad, los celos, el respeto, la gratitud, el compañerismo y la bondad, todo ello de la mano de la imaginación y la animación que nos hace situarnos en un plano distante, pero confortable para poder tener buena perspectiva de todo.

Buena época la del verano, para este planteamiento de película, donde el abandono tanto de animales como de personas es algo más habitual de lo que se debiese, siendo suave. La casa mágica lleva implícita en ella pequeñas lecciones de moral que no están de más de resaltar e inculcar a los más pequeños de la casa, siempre desde un tono suave y afable para que el aprendizaje sea agradable.

El ritmo de la cinta es bueno, dotando a los personajes de una gran vitalidad, y variación de papeles, los simpáticos, los gruñones y los dulces. Poco a poco todos se van acoplando en una cinta de animación con los propios tintes cómicos para los más peques, y viendo cómo se fusionan entre ellos para llegar a buen puerto con puntos educativos además de puro entretenimiento.

La casa mágica refleja la importancia de la risa en los más pequeños, posiblemente por ello el personaje adulto en sí sea un mago, para buscar las carcajadas en este caso de los más desamparados (como si dijéramos aquí el Doctor Sonrisa de un hospital).

Recuerda por momentos a muchas películas de animación, algunas clásicas como Pinocho y otras no tanto como puede ser Toy Story, una emulación de todos los juguetes cobrando vida por lo que no puedes dejar de pensar en dicha película. Otro punto a favor son varias canciones que de repente irrumpen en la cinta que van dirigidas a los más adultos con canciones de Madness.

 

Acerca de Susana Peral

Mira esto

Crítica de El capitán

Si en estos momentos está en marcha el festival de San Sebastián en la pasada …

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.