jueves , abril 26 2018
Home / Críticas de cine / Crítica de Una semana en Córcega

Crítica de Una semana en Córcega

Lo mejor de la cinta es la exposición de los límites morales de la sociedad, a veces encorsetada y manipulada

Dotarse de buenos actores para generar un remake puede ser la clave para que la película funcione, y así también dar un rumbo distinto a la historia pasados los años.

Una semana en Córcega, remake de Un moment d’égarement, cuenta con la firma de Jean-François Richet, siendo ésta su primera comedia.

Crítica de Una semana en Córcega

Antoine y Laurent son dos amigos de toda la vida que están pasando una crisis existencial, Laurent divorciado y a Antoine, aunque no lo quiera ver, su mujer le ha abandonado. Ahora deciden pasar unas vacaciones junto con la hija de cada uno, y así los cuatro poder desconectar de su vida y relajarse. Cuando todo parecía idílico se torna complicado Louna, la hija de Antoine se enamora de Laurent y ahí comenzarán las peripecias de una historia que no se sabe muy bien a qué puerto llegará y a quién de los cuatro afectará más.

Lo mejor de la cinta es la exposición de los límites morales de la sociedad, a veces encorsetada y manipulada por unos cánones y reglas que no van más allá de la apariencia. Aunque todo está planteado en una comedia ligera se nota que quiere tratar el tema en profundidad, pero sin aparentarlo, y por ello finalmente la comedia se queda aparcada en unas cuantas secuencias y fondos que no sobresalen por encima del quid de la cuestión.

Viniendo ya de ser una película remake, la temporalidad y época ha hecho que el director haya podido incluir en el guión aspectos que en las anteriores no estaban. La sociedad y las épocas cambian y con ello las personas, aunque no quiere decir que las mentes lo hagan, y aquí es algo en lo que incide bastante.

El hecho que al director Jean-François Richet le acompañe en el guión Lisa Azuelos le da una gran solvencia y frescura, ella en sus trabajos aborda de manera muy inteligente el tema de la adolescencia y sus cambios, aquí eso se deja notar sobre todo desde la mirada femenina.

En cierto modo, es un viaje al pasado a reencontrarse con uno mismo y con su interior, por parte de los adultos, y de las adolescentes un paso adelante en su mente, abriendo camino y corazón sin parar a pensar. Reflexión en varias tomas de cómo influye la familia y los status de las mismas en las personas y no lo hace de soslayo, incide bastante en ello, tanto en diálogos como en imágenes.

Una_semana_en_C_rcega-608178771-large

La combinación de actores consagrados, (Vincent Cassel, François Cluzet,) con actrices más noveles (Alice Isaaz, Lola Le Lann: es su primera película) está bien planteado, ellos dan la experiencia en cámara y ellas la frescura y soltura que sus personajes requieren, no tener inhibiciones ante los planteamientos que se muestran.

Además lo bueno que se ha realizado en el film es plasmar las diferencias generacionales, pero también las que pueden existir entre las personas de la misma edad, pues no siempre el fin y la objetividad es la misma, sobre todo cuando le invaden su terreno emocional.

 

 

Acerca de Susana Peral

Mira esto

Crítica de Campeones

Crítica de Campeones. Gracias Fesser, el mundo necesita películas así

Me siento en deuda con Javier Fesser, su mejor trabajo hasta la fecha destila honestidad, …

Deja un comentario