miércoles , noviembre 21 2018
Home / Críticas de cine / Crítica de Jack. Un regalo cinéfilo repleto de emociones

Crítica de Jack. Un regalo cinéfilo repleto de emociones

3.5

Crítica de Jack

…el joven Ivo Pietzcker arrolla en pantalla con su actuación, es todo él, todo gira en torno a él, incluso cuando no está, uno le busca…

Karma Films es de esas distribuidoras que te sorprenden con películas de corte social con una gran profundidad emocional.

Ahora nos brindan Jack de Edward Berger, todo un regalo cinéfilo donde las emociones fluyen por sí solas en cada secuencia.

Jack con tan solo 10 años, sabe mucho más que muchos adultos de la supervivencia diaria. Todos los días tiene que cuidar de su hermano pequeño de seis años, Manuel, mientras que su madre va por libre sin reparar demasiado en ellos dos, aunque cuando está con ello se desvive, el problema que el tiempo es mínimo. Un día a la vuelta de la escuela cuando están en el baño, Manuel se quema con el agua y ahora Jack será internado en un centro social. Allí la vida no será fácil incluso siendo acosado por parte de sus compañeros. La difícil convivencia hace que Jack se escape y vuelva a su casa, pero se encuentra con que su madre no está y ahora Manuel y él, deambularán por las calles en busca del refugio del amor maternal tan anhelado.

Crítica de Jack

El poder de captación de Jack radica en la sencillez, en la narrativa visual que impacta con secuencias incluso que te dejan sin aliento y sin palabras, dura hasta el extremo pero siempre con una perspectiva de positividad y supervivencia nata en el papel del protagonista que se enfrenta a su primer papel con la valentía de la serenidad y un semblante embaucador en pantalla.

El joven Ivo Pietzcker arrolla en pantalla con su actuación, es todo él, todo gira en torno a él, incluso cuando no está, uno le busca en imágenes y en sentimientos, cautiva de una manera espectacular con la templanza del buen hacer y de un personaje nada fácil de digerir sin sobrecogerse.

El director Edward Berger, mucho más ducho en la televisión, nos sorprende con una calidad intimista impresionante dentro de una dramática infantil nada exenta de realismo y verdad. La intensidad plasmada en la película va en aumento a medida que avanza el metraje, y nada queda exento de la actualidad que podamos vivir hoy en día.

Plasma la necesidad de cariño por parte de la infancia impartida por los padres, así como la complejidad del mundo infantil, sus extremos y sus dificultades de adaptación. La infancia puede ser cruel de necesidad, sin medir las consecuencias, y aquí se ve como esa edad es la que marca en demasía el resto de la vida, aunque también podemos evidenciar que una buena fuerza de voluntad y de la propia persona podrá luchar contra los avatares de la vida, del destino y mucho más.

Jack-575008989-large

Edward Berger nos encara un cine social sin juzgar solo mostrando lo evidente y real, así como lo suelen hacer los hermanos Dardenne y se nota mucho la influencia de su cine no solo en la temática también en la forma de rodar, en cómo la cámara sigue a los personajes, observándoles sigilosamente cada movimiento y cada paso, conteniendo un mensaje especial en cada momento.

En la película lo más importante no son los diálogos, que aun así son profundos, si no las miradas de esos dos niños perdidos en el egoísmo de la vida adulta sin que nadie repare en su daño.

 

 

Acerca de Susana Peral

Mira esto

Crítica de Sin fin. La incapacidad de sentir

La fatalidad de no saber trasmitir los sentimientos en el ser humano es algo cada …

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.